Noticias e Historias de las Misiones

Las Micro-inversiones Fortalecen a las Mujeres en Bangladesh

11 de septiembre de 2014

“Pero yo y mi casa serviremos a Jehová,” (Josué 24:15)

Mita* necesitaba ayuda. Ella había hecho todo lo posible para criar a sus dos niños después de que su marido abandonó a la familia unos años atrás. Ellos perdieron contacto con él cuando se volvió a casar y se mudó a otra ciudad.

Siendo la única proveedora, Mita trabajaba largas horas como sirvienta. Los callos en sus dedos ofrecen una prueba de su arduo trabajo. Ella era recompensada con una comida al día y una pequeña cantidad de dinero, muy por debajo de lo que necesitaba para cuidar a sus hijos. La sola idea de lo que tendría que hacer sólo para pagar las facturas la hacían estremecer.

La joven sabía que la prostitución no era la respuesta. Ella oró fervientemente que Jesucristo la ayudara. En 2012 se convirtió al cristianismo y comenzó a asistir a una iglesia del pueblo. Esa fue la gota final para su marido, que vio su rechazo de la fe musulmana como traición. Desde ese momento ella había dependido de Jesús para su supervivencia, confiando en que Él fuera delante de ella. Hasta ahora no la había decepcionado.

Un ministerio que se centra en alcanzar a los musulmanes en Bangladesh proporcionó la solución del cielo. Mita se enteró de que la organización ayudaba a mujeres indigentes como ella a comenzar pequeños negocios. Mita recibió fondos iniciales para hacer dulces y los vende en los alrededores de los mercados de las aldeas. En el último año ha ganado suficiente dinero como para satisfacer las necesidades de sus dos hijos y enviarlos a la escuela.

"Estoy feliz y agradecida a los que me ayudaron a hacer posible este negocio", dijo.

Amor en acción

Mejor conocida por los desastres naturales y los disturbios políticos, Bangladesh está clasificada como una de las naciones más pobres del mundo. Más del 80 % de su población es musulmana, y muchos practican una forma nominal de la religión. Aunque el gobierno nacional defiende la libertad religiosa, eso no impide que las jurisdicciones locales y las familias individuales presionen a los conversos como Mita para que regresen a sus raíces musulmanas.

En 1999, un joven evangelista de Bangladesh que tenía una carga por llegar a los millones de musulmanes de su país con el evangelio, comenzó su propio ministerio. Su estrategia fue simple, visitar tantos pueblos como pudiera, llevar a la gente a Cristo, y luego levantar un grupo de misioneros dedicados que a su vez discipularan y equiparan a otros creyentes para servir en el ministerio.

Christian Aid Mission ha apoyado sus esfuerzos en muchas maneras, incluyendo ayuda financiera para los misioneros, la capacitación de líderes de la iglesia, y programas de capacitación vocacional como el que marcó una diferencia en la vida de Mita. Ella fue una de las 62 mujeres que recibieron fondos del ministerio para iniciar su propio negocio.

El líder del ministerio dijo: "En la actualidad hay una gran necesidad de cuidar a las viudas y las mujeres divorciadas con hijos. Las viudas y las mujeres divorciadas que vienen a la fe y se unen las iglesias viven vidas muy difíciles”.

"Los hombres musulmanes practican la poligamia, y divorciarse de sus esposas es una práctica común. Cuando los esposos mueren o abandonan, dejan a sus esposas e hijos pequeños sin apoyo financiero", explicó. "Hay pocas oportunidades de empleo para las mujeres, y ellas no tienen dinero para satisfacer las necesidades de su familia. Muchas ejercen la prostitución para sobrevivir y mantener a sus hijos".

Como resultado de los programas del ministerio, 120 mujeres han llegado a la fe en Cristo en tan sólo el año pasado y se unieron a iglesias caseras locales.

El ministerio también quiere ayudar a satisfacer sus necesidades materiales. Si el apoyo se elevara, ellos planean dar a cada mujer 100 dólares como capital inicial para operar su propia granja de pollos en su casa. Los pollos y los huevos les permitirán mantener a sus familias.

Transformando vidas, una aldea a la vez

La idea central del ministerio es la fundación de iglesias caseras y la capacitación de los creyentes locales para dirigir esas congregaciones. La mayoría de los pastores son ex musulmanes que entienden bien los desafíos que enfrentan los creyentes de trasfondo musulmán.

Conscientes de la necesidad de que los pastores reciban cuidado y estímulo, nueve años atrás el ministerio comenzó una "Conferencia anual de Parejas".

El evento de tres días que tuvo lugar en marzo de este año atrajo a una de las mayores multitudes, 325 parejas y cerca de 200 niños. Los participantes fueron bendecidos por la enseñanza de la Biblia, la oración, y la camaradería.

"El objetivo principal de la conferencia es edificar a los líderes de trasfondo musulmán y animarles a tener familias cristianas modelos que sirvan al Señor, a que mantengan abiertas sus puertas para continuar con las iglesias caseras, a que den testimonio y discipulen a otros, funden más iglesias, y construyan una generación cristiana a largo plazo entre los musulmanes de trasfondo musulmán", dijo el líder del ministerio. "La gente estaba muy emocionada de tener comunión y aprender la Palabra de Dios".

Un pastor que dirige tres iglesias caseras trajo a su esposa y a sus hijos a la conferencia. Omar* se convirtió al cristianismo cinco años atrás y recibió capacitación bíblica a través de un curso del ministerio. Su esposa, sin embargo, no era creyente.

Mientras escuchaba la Palabra de Dios y disfrutaba de la camaradería, el Señor comenzó a trabajar en su corazón. Ella se abrió a otras esposas de pastores acerca de un problema de salud de larga data, y oraron con ella. Alabado sea Dios, ella recibió la sanidad durante la conferencia, y el dolor ya no ha plagado su cuerpo. Esa experiencia la llevó a recibir a Jesús como su Salvador, y más tarde fue bautizada.

De acuerdo con su visión de establecer fuertes familias cristianas como testigos para el Señor, el ministerio también ofrece orientación para niños. El 2 de agosto fue un día muy esperado, ya que el ministerio celebró la apertura de su escuela en una aldea musulmana. Actualmente 65 niños y niñas asisten, y esperan más.

Christian Aid Mission ayudó a financiar la construcción del edificio, que también sirve por las noches como un centro de evangelización y un salón de adoración los fines de semana.

El líder del ministerio dijo a Christian Aid Mission: "La escuela va a ser una gran bendición para todo el pueblo. Aparte de dos familias que vinieron a la fe, el resto de la comunidad no ha oído nada acerca de Jesús. A través de la escuela vamos a poder llegar a los padres con el evangelio y hacer discípulos".

El ministerio quiere empezar por lo menos una iglesia casera en todas las aldeas de Bangladesh en un plazo de 15 años. En el país hay alrededor de 85,000 aldeas. Ellos han tenido un buen comienzo, ya que ya han fundado 865 iglesias.

El líder del ministerio solicitó asistencia financiera para satisfacer las siguientes necesidades:

  • Proyectos de generación de ingresos para las viudas y las mujeres divorciadas con hijos (US$ 100 a cada una para el capital inicial).
  • Capacitación y seminarios para líderes de Iglesias (un evento de cuatro días para 60 personas cuesta alrededor de US$ 2,250)
  • Una van del ministerio para que los misioneros puedan llegar a aldeas remotas y transportar Biblias y los materiales de los talleres de capacitación (US$ 25,000)

*(nombres cambiados)

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP