Noticias e Historias de las Misiones

Nacen Iglesias en los Campamentos de Refugiados Iraquíes

15 de septiembre de 2014

En la zona kurda de Irak, donde personas de diferentes creencias huyeron de las atrocidades del Estado Islámico, el equipo del ministerio iraquí apoyado por Christian Aid Mission encontró personas que necesitaban agua, alimentos y medicinas.

Fátima, una mujer iraquí que huyó de las atrocidades cometidas por el Estado Islámico (ISIS), se sintió atraída por el sonido del canto que provenía de una carpa en un campamento de refugiados en Dohuk, en la región kurda de Irak. Se acercó con cautela.

Aunque se sintió avergonzada cuando los cristianos que adoraban adentro la vieron, ella se acercó y preguntó si podía entrar y escuchar lo que estaban diciendo. A las 4 de la mañana, cuando la reunión terminó, ella ya estaba en camino de abrazar a Cristo como su Salvador, y preguntó si podía traer a sus amigos y familiares a la próxima reunión.

Fátima, su esposo y sus tres hijas pusieron su confianza en Jesús para su salvación. Según un líder del ministerio apoyado por Christian Aid Mission, en pocas semanas ella condujo a otras 60 familias al Señor.

El líder del ministerio dijo: "En todas partes surgen Iglesias en carpas. La semana pasada 68 familias entregaron abiertamente sus vidas al Señor. Con todas sus grandes necesidades y situaciones difíciles que están pasando, dan gracias a Dios por la tener a Cristo en sus corazones. Doce de esas familias eran musulmanas”.

Además, 200 niños que recibieron Biblias y libros para colorear oraron para aceptar a Jesús en sus corazones.

Corazones Quebrados

Cerca de Amerli, la ciudad que los combatientes del Estado Islámico sitiaron durante más de dos meses antes de que las fuerzas kurdas e iraquíes ayudadas por aviones de combate estadounidenses los expulsaran el 1 de septiembre, el líder del equipo del ministerio encontró personas que necesitaban agua, alimentos y medicinas. En una visita a un grupo de familias que pudieron escapar antes del asedio de ISIS, el equipo tuvo la oportunidad de satisfacer tanto las necesidades espirituales como las físicas.

“Allí el Señor nos dio muchas almas que creyeron en Cristo ", dijo el líder del equipo.

Al norte de Erbil el líder del equipo se reunió con yazidis desplazados, un grupo étnico predominantemente kurdo que practica una mezcla de zoroastrismo, Islam, y rituales cristianos. Más de 500 de sus miembros fueron masacrados a manos de ISIS. Unos 130,000 yazidis de Sinjar habían huido a Irbil o más al norte, a Dohuk.

"Nuestros ojos se llenaron de lágrimas y nuestros corazones se rompieron oyendo las historias horrorosas de los niños y mujeres secuestrados y la masacre de los hombres", dijo el líder del equipo. "Nos preguntaron si Dios aún existe para que permita que esto ocurra. Fue muy difícil, pero el Señor nos ha dado gracia para presentarles a Jesús y Su amor. Nos pidieron que volviéramos, y tomaron nuestras Biblias 'en secreto'".

El equipo del ministerio local en el norte de Irak encontró oportunidades para satisfacer tanto las necesidades espirituales como las físicas.

El ministerio iraquí ha preparado 2,000 Biblias, incluidas Biblias para niños, además de 2,500 Nuevos Testamentos en árabe, arameo y kurdo, así como folletos y libros para colorear basados en la Biblia.

"Necesitamos mucho más, como gas, sostén de los misioneros, radios, ropa y artículos diversos para los ministerios", dijo el líder del equipo.

Christian Aid Mission está ayudando al ministerio a proveer dos tipos de alimentos para las personas desplazadas en el interior de Irak - uno para los que tienen instalaciones de cocina, y otro para los que no tienen hogar. Cada caja contiene huevos, sal, aceite, arroz, queso, carne de res, pasta de tomate, leche en polvo, macarrones y pan cuesta US$ 25. Trecientas tiendas de campaña para familias pequeñas cuestan alrededor de US$ 7,500.

El equipo ofrece 800 sándwiches diarios en diferentes zonas y grupos a un costo de US$ 2 por sándwich, lo que equivale a un costo semanal de US$ 11,200. El ministerio ha pedido prestado bolsas de dormir y colchones a una tienda local con la esperanza de pagarlos a US$ 20 por colchón.

"Cuatrocientos colchones cuestan US$ 8.000, y ya casi se nos agotaron", dijo el líder.

El ministerio también provee medicamentos para la presión arterial, diabetes, dolores de cabeza y malestares estomacales, junto con artículos de higiene personal.

"Nuestro objetivo era tener US$ 10,000 para ello. Empezamos con sólo US$ 2,000", dijo. "Muchas gracias por vuestras oraciones y apoyo."

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP