Noticias e Historias de las Misiones

Un Evangelista en un Lugar Remoto de la India se Transformó en un Médico muy Necesario

6 de octubre de 2014

El pastor Sukeswar Nayak necesita suministros médicos que no están disponibles en su remoto puesto de ministerio.

En una aldea remota en el este de la India, un pastor que se convirtió en misionero en su propio país, también se ha convertido en el médico de cientos de familias.

Los pueblos tribales de la zona Pokari, en el distrito de Kandhamal, en el estado de Odisha (anteriormente Orissa), están a 60 kilómetros (37 millas) del hospital público más cercano, en Balliguda. Ellos forman líneas de la mañana a la noche para que el pastor Sukeswar Nayak los atienda. Él trata enfermedades tan graves como la disentería, la anemia de células falciformes y la tuberculosis.

"Muchos vienen a mí en busca de servicios médicos. A veces no tengo tiempo para comer o tomar un descanso", dijo Nayak.

Nayak tiene una comprensión visceral de las palabras de Jesús: "Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra". (Juan 4:34), pero está más preocupado por la comodidad de las personas a las que sirve.

"Mi casa es pequeña, y no tengo suficiente lugar para que las personas se sienten a esperar", dijo. " Si se quedan más tiempo no les puedo dar ningún alimento".

Aunque no ha recibido una educación formal como médico, Nayak es la única persona capacitada para brindar atención médica básica a la gente de la zona, que incluye tanto a tribales animistas como a cristianos. Un misionero médico estadounidense que se dedica a tiempo completo a entrenar a evangelistas en la atención médica, proporcionó seis meses de instrucción a Nayak en el transcurso de tres años.

Otros 15 evangelistas del distrito de Kandhamal también recibieron instrucción médica. El director de la misión autóctona que supervisa a los evangelistas médicos dijo que Nayak está atendiendo a más de 1,000 familias.

"Nos alegra saber que muchos pacientes gravemente enfermos, que no pueden ir al hospital debido a la distancia, están siendo tratados por él", dijo el director. "Alabado sea Dios".

Nayak puede tener exceso de trabajo, pero se siente alentado cuando ve cuerpos y almas sanadas.

"Si las enfermedades están más allá de mi capacidad, les pido que vayan a los hospitales públicos", dijo. "Pero me alegra ver que muchos pacientes que regresan del hospital del gobierno sin ser sanados, se sanan a través de mi servicio, por la gracia y la intervención de Dios".

Además de tratar enfermedades comunes, como resfriados, sarna y diarrea, Nayak ha tratado a personas con malaria, neumonía y anemia. Él no confía solo en la medicina para la curación.

"Tarde por la noche, cuando los padres traen a sus hijos enfermos en busca de ayuda (son pobres y no pueden darse el lujo de llevarlos a los hospitales del gobierno) oro a Dios antes de administrarles cualquier medicamento", dijo. "Luego los examino y les doy medicina, y Dios los sana milagrosamente".

El director de la misión dijo que Nayak y otros evangelistas, que proveen atención médica en el distrito de Kandhamal, necesitan más suministros.

"Ellos necesitan medicamentos para las enfermedades, vitaminas, antibióticos, analgésicos y pomadas para infecciones oculares y del oído, para que puedan ayudar a los pobres y necesitados con alegría", dijo. "Con esto se puede llegar a muchos pueblos con el evangelio. Cada uno de estos evangelistas tiene experiencias muy emocionantes en este ministerio, porque la gente está siendo sanada milagrosamente".

Bisnu Nayak, el hijo de Nayak, también trabaja como pastor, misionero y doctor en otras dos aldeas. Con base en la aldea Gadgaballi, él atiende a 200 familias, incluyendo hindúes y cristianos.

Otro médico misionero, Bipra Nayak, sirve en la aldea Pangali, prestando atención médica a 150 familias. En la aldea de Gotangi, Sanjit Nayak trata a 100 familias. En ambos casos, los misioneros autóctonos tratan a hindúes y a cristianos.

La gente forma filas de sol a sol para recibir atención médica del pastor.

Según Operación Mundo, en la India el 74% la población es hindú, y en el estado de Odisha el 94% es hindú, aunque esa cifra incluye a muchos con creencias y prácticas animistas. En 2008, tras el asesinato de un líder hindú del área, el distrito de Kandhamal fue el lugar de una violencia anti-cristiana que mató a más de 100 cristianos y desplazó a más de 50,000.

Nayak dijo que su esposa y la iglesia lo sostienen espiritualmente.

"La iglesia local donde soy pastor es mi base espiritual para el servicio médico", dijo. "El enemigo siempre está ahí para desanimarme, pero cuando oro y confió en Jesús, el me libra del enemigo".

"El Señor en Su plan ha puesto a este hombre para cuidar de Sus hijos en momentos de necesidad", añadió el director de la misión. "Dios está salvando a muchos de morir debido a este ministerio en el nombre de Jesús".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP