Noticias e Historias de las Misiones

La Crisis de ISIS Crea Oportunidades Únicas Para Compartir a Cristo en Iraq

13 de octubre de 2014

La crueldad del Estado Islámico (ISIS) ha dado lugar a una receptividad sin precedentes en Iraq hacia el mensaje de Cristo.

Trabajando en la región día y noche para ayudar a satisfacer las necesidades de las personas desplazadas por las amenazas y la violencia del Estado Islámico (ISIS) en Mosul y otras áreas kurdas del norte de Iraq, miembros de un equipo ministerial iraquí recientemente se pusieron en contacto con un coronel de la fuerzas kurdas que luchan contra ISIS.

El coronel se desempeñaba como comandante de división de los Peshmerga, las fuerzas armadas del Gobierno Regional de Kurdistán, que han contribuido a frenar a ISIS en su brutal empuje para establecer un califato e imponer una versión estricta del Islam suní. Con la ayuda de los ataques aéreos de Estados Unidos, los Peshmerga también han retomado lentamente algunos territorios. Ellos están ayudando a proteger a la capital kurda de Erbil, donde un ministerio apoyado por Christian Aid Mission está proveyendo a los desplazados alimentos, ropa, camas y medicamentos.

El coronel tenía algunas preguntas para los miembros del equipo: ¿Cuál es la razón de que ofrecen toda esta ayuda? ¿Cuál es la motivación, ¿Cuál es la fuente de la misma?

"Hablamos con él de forma explícita, explicándole todo, diciéndole que Cristo nos enseñó a amar y a expresar nuestro amor a la gente de una manera práctica", dijo el director del equipo, quien también informó al funcionario que todos los artículos de socorro habían sido donados o comprados localmente.

El coronel, cuyo nombre es omitido por razones de seguridad, no tardó en responder.

"Ustedes ven que los árabes que les rodean en los estados del Golfo, que dicen ser musulmanes religiosos, no nos han enviado nada, sino terroristas", le dijo a los miembros del equipo. "Pero los que siguen a Cristo muestran amor, paz y bondad a la gente todos los días".

La conversación continuó, dijo el director del equipo del ministerio.

"Después de que tuvimos una larga conversación con él acerca de Cristo, él se inclinó y oró, pidiendo que Cristo entrara en su vida", dijo el director. "Y él dijo: 'Hoy soy la persona más feliz - He tenido el privilegio de tomar esta decisión’, y recibió una copia de la Biblia".

La experiencia del coronel es sólo una de las muchas que tienen lugar en Iraq. En las ciudades de refugio como Erbil para personas desplazadas de sus hogares en otras partes de Iraq, la gente está recurriendo a Cristo a un ritmo impresionante. En los campamentos improvisados están surgiendo iglesias en carpas. En circunstancias normales, las estrategias de la misión se centran en cómo anunciar a Cristo de manera eficaz, pero el reto ahora es mantener el ritmo con el número de personas que Le recibirían, dijo el director.

"El mayor reto del ministerio en este momento no es si estas personas aceptarán a Cristo o no", dijo. "En todos nuestros viajes para entregar la ayuda y predicar la Palabra de Dios, no hemos encontrado a nadie que se opusiera o rechazara nuestro mensaje. El desafío es cómo y cuándo vamos a llegar a todas aquellas personas con el mensaje de salvación en las plazas, aceras, caminos, dentro de las carpas y fuera de ellas, y en todas partes”.

Un ministerio autóctono iraquí distribuye alimento y sustento espiritual a los iraquíes desplazados.

El director de Christian Aid Mission para el Medio Oriente dijo que como resultado de esta situación, algunos líderes de iglesias y misioneros de organizaciones ministeriales permanecen en Iraq, incluso frente a las prácticas crueles de ISIS – ellos decapitan a los niños iraquíes que se niegan a negar a Cristo en Qaroqosh, y a periodistas occidentales en otras partes - obteniendo una gran notoriedad.

"Pienso en los misioneros que se quedaron en Mosul y sus alrededores porque hay mucha gente receptiva al evangelio", dijo. "Ellos están dispuestos a correr el riesgo de estar en una zona dominada por ISIS por el privilegio de traer más fruto para Cristo".

Obligados a confiar en Dios más que nunca antes, estos cristianos están creciendo en su relación con Dios en formas que nunca habían imaginado, dijo.

"Yo los respetaba antes de la Primavera Árabe, ya que estaban sirviendo en las zonas islámicas, pero ahora están sirviendo más y maduran aún más", dijo. "Tenemos que interceder por estos misioneros. Todos ellos están siempre en peligro. Necesitan el poder de Dios para mostrar su amor a las miles de personas indefensas".

El agregó: "Cuando los misioneros del ministerio iraquí asistidos por Christian Aid Mission obtienen más fondos para alimentos, agua, medicinas y otros suministros, tienen la oportunidad de demostrar el amor de Cristo de una manera tangible".

"Dios ha puesto dentro de los corazones de miles de musulmanes un deseo de leer Su Palabra," dijo. "Podemos ser los instrumentos de proporcionarles el Nuevo Testamento y audio Biblias".

Provea socorro a los refugiados iraquíes.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP