Noticias e Historias de las Misiones

Los Iraquíes que Huyen de ISIS Enfrentan Enfermedades y Pocos Suministros

13 de noviembre de 2014

Una niña en el norte de Iraq sufrió una infección y fiebre cuando un clavo penetró en su pie.

Los trabajadores humanitarios locales informan que a medida que las temperaturas nocturnas comienzan a bajar, las enfermedades están profundizando el sufrimiento de muchas personas desplazadas internamente, ya desalentadas por la falta de perspectivas de regresar a casa.

"Las necesidades son grandes, y los desplazados están muy decepcionados", dijo el director de un ministerio iraquí proporcionando ayuda en la región del Kurdistán, en el norte de Iraq. "Ellos pensaron que volverían a sus hogares en cuestión de días, pero la espera es cada vez más larga. Ahora saben que no van a volver pronto, y su condición está empeorando con la llegada del invierno y el bajo nivel de ayuda”.

En Erbil, Dohuk y Zajo, donde la gente llegó cuando los militantes del Estado Islámico los obligaron a dejar sus casas en Mosul y otras zonas de Irak, los desplazados internos están sufriendo infecciones respiratorias agudas, gripe y casos graves de diarrea. Ellos necesitan medicamentos para estas enfermedades, para la presión arterial alta, enfermedades del corazón y diabetes, así como antibióticos y tratamiento para las quemaduras.

El ministerio autóctono podría comprar los medicamentos a nivel local si tuviera fondos.

"Una pequeña niña se clavó un clavo en su pie porque no tiene zapatos, lo que causó muchas infecciones en su cuerpo, y sufrió fiebre alta", dijo. "Compré un antibiótico para ella, y eso es todo lo que pude hacer. Hay necesidades muy grandes, porque el número de niños es enorme, y la lista de pacientes en cada campamento es de más de 200 niños".

Otro niño sufrió una infección en su oído que le produjo una inflamación en la parte izquierda de su cabeza que le impidió hablar. "Y la lista continúa", dijo.

Un portavoz de las Naciones Unidas dijo esta semana que se espera que las enfermedades, especialmente entre los niños, aumenten cuando el invierno traiga temperaturas bajo cero para cientos de miles de personas en las zonas altas de Kurdistán.

El ministerio apoyado por Christian Aid Mission ha estado distribuyendo mantas y calentadores a las personas que se ha refugiado en edificios en construcción de hormigón y los que viven en carpas y áreas al aire libre.

Los Yazidis, miembros de una religión minoritaria que mezcla el cristianismo con rituales islámicos y zoroastrianos, junto con cristianos nominales de iglesias históricas y musulmanes, son algunos de los que recibieron la ayuda y oportunidades de escuchar el mensaje del sacrificio salvífico de Cristo.

Durante las últimas visitas a los yazidis desplazados hubo una larga lista de personas enfermas, y la mayoría de ellas eran niños. Sus familias no pueden permitirse el lujo de llevarlos a los hospitales, y no tienen medicamentos.

En Duhok las iglesias han proporcionado médicos voluntarios que están dispuestos a ayudar, una vez que tengan suministros.

"Hasta el momento tenemos dos médicos voluntarios, y creemos que hay más que quieren ayudar - incluso médicos voluntarios de todo el mundo quieren ayudar por un tiempo", dijo.

En Erbil, Duhok, Zajo y pueblos de los alrededores, el ministerio en los últimos tres meses ha distribuido cerca de US$ 5,000 en medicamentos; 3,500 colchones, a un costo de alrededor de US$ 70,000; 3,500 mantas a un costo de unos US$35,000; 1,000 calentadores que cuestan US$ 30,000; 2,000 cajas de alimentos para 2,000 familias a US$ 25 c/u, o US$ 50,000; 1,000 comidas y bocadillos por US$ 2 c/u, o $ 2,000; 10,000 Biblias, folletos, Biblias para niños, libros para colorear por US$ 5,000; 10,000 radios y reproductores de audio de la Biblia por US$ 5,000;

Se necesitan más fondos para calentadores, mantas, alimentos y medicamentos.

Un líder de otro ministerio apoyado por Christian Aid Mission dijo que en Erbil vio a 1,000 personas en un edificio sin terminar.

Las mantas compradas para las personas en esta tienda les ayudarán a sobrevivir las noches frías.

"Al vivir en un sitio en construcción, muchos sufren de infecciones respiratorias y problemas de la piel y de los ojos", dijo. "No tienen nada. Ellos comparten un tanque de gas para cocinar sus escasas comidas".

Las calles de Erbil están llenas de niños pidiendo dinero y comida. En todas partes se ven familias desplazadas - en tiendas, iglesias y edificios sin terminar.

Muchas de las personas desplazadas son médicos, ingenieros, propietarios de negocios y profesionales que han perdido todo a causa de ISIS.

Algunos de ellos caminaron durante días para llegar a Erbil y Duhok. El líder compartió: "Nuestra gente se siente muy agradecida por la ayuda que les ofrecen. Y aunque es difícil para nosotros mencionar nuestras fuentes de asistencia por muchas razones, ya que trabajamos con musulmanes, todos, sin excepción, ven el amor de Dios en los suministros, lo cual fue una bendición para la salvación de muchos".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP