Noticias e Historias de las Misiones

El Invierno Trae un Frio Mortal Para los que Huyeron de la Muerte en el Medio Oriente

15 de enero de 2015

Los niños, como este en un campamento fuera de Erbil, Irak, se encuentran entre los que tienen las mayores necesidades en el Medio Oriente.

Los misioneros autóctonos dijeron que el frio invierno ha comenzado a cobrar vidas entre los que huyeron de Irak y Siria frente a las atrocidades del Estado Islámico (ISIS) y otros militantes.

Entre las víctimas se encuentra una niña de 2 meses de edad llamada Layla, nacida de una familia kurda de Kobani, Syria, que falleció la semana pasada.

"La pequeña niña murió a causa del frío", dijo el director de un ministerio para refugiados sirios en Turquía. "Me afecta aún más porque la vi con su madre en su carpa. Por favor oren por nosotros, para que podamos hacer algo por ellos”.

Miles de personas que fluyen de Siria a Turquía necesitan fórmula para bebés, pañales y ropa para niños, especialmente calcetines y zapatos, que los misioneros pueden comprar localmente. El ministerio también desea coordinar la atención médica y la compra local de calentadores y mantas, dijo.

El líder de un ministerio en el Valle de Bekaa en el Líbano, que dirige una escuela para refugiados cerca de la frontera con Siria, también informó la semana pasada sobre el fatal frío.

"Ayer por la noche murió un niño de 4 años de edad, congelado cerca de la escuela", dijo. "Por favor, oren con nosotros por nuestros hermanos en el valle de la Bekaa en el Líbano, que enfrentan temperaturas muy bajas. Por favor oren también por la escuela; está cerrada porque no podemos calentar las aulas".

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha advertido que el invierno podría traer una crisis para hasta 1 millón de personas desplazadas por la guerra civil en Siria e Isis en Irak. Los misioneros en los centros para personas de ambos países han comenzado a ver sus que sus peores temores se hacen realidad.

"El invierno es doloroso y tiene efectos desastrosos en los desplazados, especialmente los que viven en carpas y edificios en construcción", dijo el director de un ministerio que trabaja en los campamentos para personas desplazadas en dos ciudades en el norte de Iraq, Erbil y Dohuk. "La gripe está muy extendida, y hay muchos niños que sufren de ella. Han habido algunos casos de muertes entre niños y ancianos”.

Dohuk está enclavada en una zona montañosa, donde las temperaturas pueden caer por debajo de cero, sometiendo a las personas sin vivienda adecuada y nutrición a enfermedades y otros riesgos de salud. El director del ministerio iraquí dijo que algunas personas no pueden mudarse de las carpas a edificios debido a los altos costos del alquiler y la falta de disponibilidad. Aquellos que pueden, terminan en edificios superpoblados que no tienen calefacción o ventanas.

"Ciertamente no es fácil. El número de familias que viven en una misma casa o departamento es de entre 10 y 20, y esto lleva a consecuencias dolorosas", dijo.

La necesidad de calentadores eléctricos, calentadores a querosén, y querosén es "muy urgente", dijo. "Este mal tiempo afecta en mayor medida a los enfermos crónicos".

Irak tiene 1.9 millones de personas desplazadas internamente (PDI), así como miles de refugiados de Siria, con más que ahora llegan de Kobani. El ACNUR estima que alrededor de 800,000 personas en Irak necesitan refugio y 940,000 necesitan artículos básicos para soportar el crudo invierno; se espera que solo se pueda asistir a menos de una cuarta parte de los afectados.

En un campo de refugiados abierto recientemente para cerca de 4,000 personas en Turquía, cerca de la ciudad fronteriza siria de Kobani, el director de otro ministerio encontró a niños con sandalias en las gélidas temperaturas.

"Les compramos zapatos con el resto del dinero que traíamos con nosotros", dijo. "Realmente hay mucho dolor y sufrimiento. Los bebés están todo el tiempo enfermos, y por desgracia las muertes han comenzado a aumentar rápidamente".

El costo de los zapatos de niños es de US$ 14 por par, y para adultos, US$ 21, dijo. El ministerio quiere comprar 1,100 pares de zapatos para niños y 800 pares de zapatos para adultos, así como 1,500 abrigos para niños y bebés por US$ 15 cada uno, 500 abrigos para adultos a US$ 25 cada uno, y el mayor número de pares de calcetines que sea posible a 40 centavos cada uno.

En un complejo de oficinas y centro comercial cerca del centro de Erbil, donde se han refugiado muchos desplazados internos de Mosul, Qaraqosh y otras partes de Irak atacados por ISIS, un padre de familia dijo que los niños están perdiendo más que la ropa de invierno.

"Ellos no tienen escuela", dijo Ayad Neha de Qaraqosh. "La escuela comenzó hace meses. Probablemente van a perder un año o dos años de escuela".

Todos los iraquíes desplazados quisieran volver a casa, dijo, pero eso no es posible, siempre y cuando ISIS controle ciudades como Mosul y Qaraqosh, que tenían grandes poblaciones cristianas. Las aflicciones y la incertidumbre han profundizado su fe, dijo.

“Ahora tengo más fe en Jesús", dijo Neha. "Estamos dispuestos a morir por nuestra fe. Decidimos irnos porque no nos queríamos convertir".

En el mismo edificio un pastor que pidió anonimato dijo que los cristianos que han nacido en familias de iglesias tradicionales en Irak, pero no practican la fe, tienen mayores problemas para enfrentar las dificultades.

"Lo más difícil es cuando uno es perseguido por alguien que no conoce - él es un cristiano de nombre, pero no sabe por qué está siendo perseguido, porque verdaderamente no conoce a Jesús," dijo el pastor. "Esas personas están sufriendo mucho. Y en Qaraqosh ni siquiera sabían que DAESH [ISIS] venía. Algunos de ellos, literalmente, se despertaron oyendo el cántico yihadista, "Allahu Akbar, Allahu Akbar [Dios es más grande]", en todas partes - que es la peor pesadilla que uno puede escuchar".

Lo cristianos practicantes, por el contrario, han visto crecer su fe, dijo el pastor.

"La gente en las iglesias ha dicho": ‘Solíamos escuchar la predicación de que Dios como Padre cuida de sus hijos, pero ahora lo estamos viviendo. Hoy tenemos confianza en el Señor más que nunca. El Señor no nos abandonó'".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP