Noticias e Historias de las Misiones

Los Evangelistas Enfrentan más Obstáculos en Birmania

29 de enero de 2015

En un orfanato en Birmania, niños provenientes de familias animistas mostraron un gran interés en las canciones y la enseñanza cristiana.

En un país donde los cristianos enfrentan hostilidades por parte de la mayoría budista, la semana pasada la cámara alta del parlamento de Birmania aprobó un proyecto de ley que requiere que toda persona que desee convertirse a otra religión debe obtener la aprobación de un comité gubernamental de 11 miembros. El proyecto de ley de conversión religiosa también obligaría a los que tratan de convertirse en Birmania a proporcionar una amplia lista de información personal, responder a preguntas intrusivas y esperar 90 días para su aprobación.

Según a la Comisión sobre Libertad Religiosa Internacional (USCIRF), el castigo por solicitar la conversión "con la intención de insultar, faltar el respeto, destruir o abusar de una religión" sería de hasta dos años de cárcel. USCIRF señaló que no está claro cómo podría ser probada tal intención, y los miembros de la religión abandonada tendrían motivos convenientemente vagos para presentar cargos criminales contra los que los dejaron.

La legislación, ampliamente condenada por la comunidad internacional de derechos humanos, añadiría un enorme obstáculo para llevar el mensaje de Cristo a pueblos donde los misioneros autóctonos ya enfrentan amenazas, privación y violencia por parte de los monjes budistas, los seguidores de creencias animistas y las autoridades de las aldeas. Una misionera autóctona que fundó una nueva iglesia el mes pasado en la ciudad de Da Pin Zah, estado de Shan, enfrenta regularmente amenazas de violencia.

El director de un ministerio autóctono de Birmania que entrena y envía misioneros dijo: "Por la gracia de Dios, ha sido fundada una iglesia del Señor en la ciudad Pin Da Zah, donde los budistas luchan contra otras religiones. Por favor, oren por ellos, ya que sus vidas están en peligro".

La misionera autóctona se acercó a los pobladores ofreciéndoles lecciones de la escuela en su casa para unos 15 niños. De esa manera ella conoció a sus padres y a otros familiares, ganando gradualmente la oportunidad de compartir a Cristo con ellos. Ella y algunos otros misioneros nativos entonces formaron una iglesia que comenzó a reunirse el 16 de diciembre con tres familias.

Los budistas y los animistas han influido en los funcionarios locales.

El director del ministerio dijo: "El municipio la llamó dos veces y le dijo que sólo podía enseñar lecciones de escuela, pero no canciones o creencias cristianas. Sin embargo, algunos padres aprecian su trabajo sacrificial, y ahora muchos la conocen en su área".

El líder de otro ministerio autóctono asistido por Christian Aid Mission dijo que los misioneros tienen más libertad de movimiento que en años anteriores, aunque todavía tienen que andar con cautela. Ahora enfrentan la oposición de algunos de monjes.

"En el pasado, los monjes instalaron un altavoz a propósito frente a la iglesia", dijo el líder. "Ellos comenzaban a cantar temprano en la mañana (a las 4 am). Por alguna razón desconocida para nosotros se fueron".

La mayoría de los problemas surgen en zonas remotas, dijo.

"Con nuestra prolongada presencia en la comunidad, más y más padres comienzan a relacionarse con nosotros en un nivel más profundo, y esta relación se ha creado con la comunidad en general", dijo. "Esto sin duda facilita que hablemos a la gente".

En la última lista de Open Doors de países en los que es más difícil ser cristiano, sólo Kenia ocupa un puesto más alto en la lista de un año que Birmania. Entre otros 50 países, Birmania ocupa el puesto 25. Kenia ocupa el puesto 19.

Según Open Doors, el nacionalismo religioso es el factor principal detrás de la persecución en Birmania. Los birmanos étnicos, que constituyen la mayoría de la población, equiparan su etnia con ser budistas, y el gobierno promueve esa idea en sus esfuerzos por unificar al país. Los funcionarios permiten las hostilidades de los grupos budistas radicales y los no budistas son considerados una amenaza a la estabilidad social.

Un líder misionero birmano asistido por Christian Aid Mission dijo que algunos miembros de su equipo están sufriendo principalmente de funcionarios de la aldea que tienen la aprobación tácita del gobierno nacional para atacar a los no budistas.

"Los golpearon, y los expulsaron de la aldea", dijo. "Eso es lo que estamos enfrentando en este momento. En muchos, muchos pueblos se oponen los budistas y los dirigentes de la aldea. Pero podemos ir a una aldea vecina y predicar al evangelio".

En julio del 2014 el Departamento de Estado de Estados Unidos declaró a Birmania como un "país de especial preocupación" a causa de las violaciones de los derechos religiosos - como lo ha hecho desde 1999.

El director del ministerio autóctono dijo: “En nuestro campo los niños son obligados a asistir a la escuela en monasterios budistas. Y ellos dicen: ‘Si usted es un misionero no puede vivir en nuestra aldea’. Ellos dicen que usted no puede estar en una iglesia. Pero los budistas pueden hacer de todo".

A los fundadores de iglesias les resulta especialmente difícil edificar un templo o una casa para un misionero. El líder del ministerio los anima a vivir con familias cristianas, para que los budistas o animistas antagónicas no puedan objetar o privarlos de alojamientos. En otras ocasiones los misioneros han podido obtener la aprobación de los líderes locales.

El líder del ministerio dijo: "Cuando vamos a una aldea, primero vamos a las autoridades para compartir el evangelio y preguntarles si podemos permanecer en su aldea. A veces tenemos que darles pequeños regalos, como una camisa, o lo que podamos. Y después de que sonríen, sabemos que todo va a estar bien".

Las dificultades son pequeñas en comparación con conocer a Dios y hacer Su voluntad, dijo.

"Unas cuantas personas han muerto, pero no muchas", dijo. "Así que si vienen las persecuciones, Dios está obrando más y más y nos da más fuerza para permanecer allí y aguantar. Algunas aldeas en este momento no quieren escuchar el evangelio, pero más tarde lo escucharán. Estoy listo para enfrentar cualquier peligro; no me importa, siempre y cuando compartamos el evangelio".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP