Noticias e Historias de las Misiones

El Estado Islámico (ISIS) Conduce a los Yazidis a Cristo

5 de Febrero de 2015

Un culto en un campamento para personas desplazadas internamente en Iraq.

Una comunidad en Iraq era inaccesible a los misioneros iraquíes autóctonos, porque sus miembros vivían en montañas lejanas cerca de la frontera con Turquía. Sin embargo, el año pasado las atrocidades del Estado Islámico (ISIS) los llevaron a huir de sus bastiones. Ahora los Yazidis representan el mayor grupo étnico que se ha entregado a Cristo a través de un ministerio local.

Según el director del ministerio iraquí, aunque las tácticas de terror de ISIS en los últimos 6 meses han contribuido a que muchos musulmanes en Iraq y Siria reciban a Cristo, alrededor del 70 % de los desplazados en las ciudades iraquíes del norte de Erbil y Dohuk que han abrazado a Cristo a través del ministerio son Yazidis.

Él dijo: "Cuando fueron expulsados de su área, todos se dirigieron al sur de Dohuk y Erbil. Había sido muy difícil para nosotros ir a esa área para llegar a estas personas, por lo que el Señor los trajo a nosotros".

Con creencias y rituales arraigados en el zoroastrismo, mezclados con elementos del cristianismo y el Islam, los Yazidis habitaban a gran altitud en la cadena montañosa Sinjar, que se extiende desde la gobernación Nínive de Iraq hasta el segmento más bajo y corto en Siria. En agosto pasado el Estado Islámico masacró a 500 Yazidis en una ofensiva en la ciudad iraquí de Sinjar y sus alrededores.

En los últimos 6 meses, alrededor de 80 familias desplazadas que el ministerio ha alcanzado en las áreas de Erbil y Dohuk, han puesto su confianza en Cristo, dijo. Estas son grandes familias de 7 a 10 personas cada una. Aunque más musulmanes que Yazidis están recibiendo a Cristo entre los desplazados alcanzados por otros ministerios, el director de este ministerio (no identificado por razones de seguridad) ha visto que la mayoría de los que responden son Yazidis. Entre otros conversos, alrededor del 20 % provino de iglesias tradicionales que habían crecido con poco conocimiento de la Biblia y no tenían relación con Cristo, y el restante 10 % de familias musulmanas.

"Alrededor del Kurdistán hay muchas iglesias y ministerios, y creo que el número de conversos es enorme", dijo el director, quien agregó que el total probablemente asciende a varios miles.

Entre ellos se encontraba un niño Yazidi de no más de 15 años de edad, llamado Shirkahn, cuyas dos hermanas fueron secuestradas por ISIS. Cuando el director del ministerio se reunió con él en Dohuk, el muchacho estaba tratando de ayudar a su madre y a su padre preguntando a la gente si podía lustrar sus zapatos por el equivalente de menos de 25 centavos de dólar.

"Él me contó su historia con lágrimas", dijo el director. "Su padre estaba paralizado por lo que sucedió cuando ISIS los echó. Shirkahn me dijo que no había comido por cuatro días”.

Los miembros del equipo del ministerio oraron con él y le preguntaron si podían visitar a su familia y orar por su padre. Él los llevó a su carpa.

"Hablamos con la madre y con el padre", dijo. "Oramos con ellos. Les dijimos que Jesús puede sanar, y de inmediato entregaron sus corazones al Señor. Shirkhan estaba muy conmovido por este ministerio y dijo: ‘¿Puedo ser misionero como ustedes y ayudar a la gente?’ Shirkhan entregó su vida al Señor y oró con nosotros”.

Los ministerios llevan el amor de Cristo a las carpas por medio de provisiones para sobrevivir el frío invierno.

Los que vienen a Cristo son conectados a las iglesias en carpas, mientras que algunos que viven lo suficientemente cerca de una iglesia establecida pueden ir caminando. Así personas de diversos orígenes y etnias se reúnen para el culto, y la enseñanza es en kurdo y árabe. Los Yazidis hablan principalmente kurdo.

"La mayoría de las mujeres Yazidis fueron tomadas", dijo. "Así que mucha gente pasó por tiempos difíciles y están con el corazón roto. De inmediato hablamos con ellos”.

Los musulmanes desplazados, mientras tanto, siguen abiertos al mensaje de Cristo, incluyendo un aparente simpatizante de ISIS. Un equipo del ministerio apoyado por Christian Aid Mission estaba distribuyendo ayuda y se perdió en un área de ISIS. Ellos se dieron cuenta del error cuando un hombre comenzó a preguntarles qué hacían allí.

"Él era un extremista, se podía ver por la barba", dijo el director. "Dijimos que estábamos dando un poco de ayuda a las personas. Él dijo: ‘Sí, pero veo que en su coche tienen Biblias y materiales cristianos’. 'Sí, dijimos, trabajamos con una iglesia y les entregamos Biblias. Pero si quieres nos vamos’. Él dijo: '¿Por qué le das a toda esa gente Biblias y no me das una a mí?' Así que nos sorprendió que este hombre que era extremista nos pedía una Biblia. Le dimos una y comenzamos a hablarle sobre el Señor, y luego inmediatamente nos fuimos de la zona".

Los musulmanes en la región kurda del norte de Iraq que se han negado a jurar lealtad a ISIS o fueron sospechosos de ser moderados o informantes de las fuerzas de seguridad iraquíes han sufrido atrocidades, y han visto la base religiosa de la injusticia.

"Estos kurdos se decían: 'Un momento, todo el mundo nos está atacando en el nombre del Islam, y nosotros somos musulmanes’”, dijo el director. "Así que todos se están alejando del Islam, y se acercan a Cristo. Así que tan pronto como usted habla con cualquier kurdo acerca de Jesucristo, él dirá inmediatamente, 'OK, ¿cómo lo hago, dime, ¿qué hago?’ "Y ellos entregan sus vidas al Señor, se unen a iglesias y piden Biblias".

Antes de que llegara ISIS, los musulmanes de la zona no dudaban en mostrar su repudio al evangelio.

Él dijo: "Discutían con usted. Pero ahora su corazón está roto. Están muy abiertos al evangelio".

Él dijo: Nueve de cada 10 musulmanes con los que tenemos la oportunidad de compartir el mensaje de Cristo escucha con interés. Con temperaturas invernales bajo cero, las mantas, estufas, calentadores de aceite, cajas de alimentos y comidas han demostrado a las personas desplazadas el amor y la compasión de Cristo”.

"Nos ha dado muchas oportunidades para compartir acerca de Jesús", dijo. "Ministramos a más de 1,500 niños que fueron salvos a través de los eventos de Navidad. El mes pasado 12 familias musulmanas entregaron sus vidas al Señor. Y hay un montón de historias como esa”.

Email this page Print this page
SC: MIR