Noticias e Historias de las Misiones

Las Respuestas Gentiles del Pastor Ablandan la Ira en la India

19 de Febrero de 2015

Niños participando en un evento de Navidad de un ministerio.

Acostumbrado a responder suavemente a las hostilidades de hindús radicales, musulmanes amenazantes, y autoridades gubernamentales sospechosas, en diciembre pasado un pastor en el norte de la India se encontró frente a una pregunta inflamatoria de los medios de comunicación.

En medio de una controversia sobre conversión religiosa en la India, un periodista de un canal de televisión en Delhi le preguntó al pastor Sanjay Sankar*, líder de un ministerio evangelístico en Uttar Pradesh, si se deben permitir las conversiones. Los nacionalistas hindúes de alto nivel están proponiendo que las conversiones sean prohibidas.

Trabajando en un área donde los radicales hindúes cancelan eventos evangelísticos público y cerca de la mitad de los residentes son musulmanes cuya prohibición de dejar el Islam conduce a veces a la violencia, el pastor parecía estar arrinconado. Cualquier cosa que dijera echaría leña a los fuegos de controversia.

Sankar sorprendió al periodista contestando que él no sólo está en contra de la conversión forzada, sino que se opone a toda conversión religiosa, porque el cristianismo no es una "religión", una cosmología artificial acompañada de un conjunto de deberes, sino fe en una persona.

"Jesús nunca enseñó acerca de la conversión religiosa", dijo Sankar. "Él enseñó acerca de la conversión del corazón, y eso es lo que nosotros predicamos".

El entrevistador insistió, preguntándole si él convirtió a personas.

"No puedo convertir a la gente. Yo les enseño la Biblia, lo que creemos, y la ley en nuestro país dice que cada uno es libre de predicar su religión, y cada uno es libre de cambiar de religión", dijo. "Pero si quieres hablar de eso, yo comparto lo que yo creo, y es Jesús quien los convierte. Es Jesús el que cambia sus corazones, y si empiezan a venir a mi iglesia, no es mi problema. Es su problema. ¡Vaya y pregúnteles!"

Cuando el entrevistador le preguntó qué quería decir con la conversión del corazón, él respondió que, si bien el concepto de dharma del hinduismo implica comportamientos y deberes, el cristianismo es ante todo una fe, de la que salen las buenas obras.

"El cristianismo no es un deber de ir a la iglesia, convertir a la gente, o hacer esto o aquello", el pastor le dijo. "El cristianismo es creer, y cualquiera puede hacerlo, incluso usted puede creer en Jesucristo".

Así, el pastor hizo a un lado la polémica y se mantuvo fiel a sus convicciones. Después de que la entrevista se emitiera esa noche, amigos hindúes y musulmanes lo elogiaron por sus respuestas. Así él creó puentes para seguir proclamando el evangelio.

Una granja lechera permitiría que internado del ministerio fuera autosuficiente.

El énfasis del pastor en el intercambio de bendiciones, en lugar de levantar barreras, ha dado lugar a un ministerio que ha entrenado a 127 misioneros y pastores autóctonos, fundado 200 iglesias (10 entre el grupo étnico bhojpuri, en gran medida no alcanzado), establecido un hogar y escuela para 800 niños, capacitación profesional de las mujeres, campamentos juveniles, clases de alfabetización, orientación familiar, películas evangelísticas y distribución de literatura y bombas manuales para agua potable.

El gobierno federal, una coalición liderada por el partido nacionalista hindú Bharatiya Janata, también está muy interesado en saber si Sankar “convierte” a la gente.

Él dijo "Un día me llamó un oficial del departamento de registro, donde se registran las sociedades. Me preguntó cuántos niños tengo, cuántos son hindúes, cuántos son cristianos, a cuántos he convertido. Y realmente me reí, dije que yo no he convertido a nadie, es Dios en Jesús, que convierte la gente”.

La gente en la India, dijo, no quiere oír hablar de Cristo. Ellos ya saben de él, muchos le cuentan entre sus cientos de dioses. Más bien quieren verlo, dijo. Los alcances son cruciales para mostrar a la gente el amor de Cristo en una zona donde las grandes cruzadas evangelísticas ya no son posibles. En los últimos dos años, dijo, los radicales hindúes arrojaron piedras o interrumpieron este tipo de eventos.

La hostilidad musulmana también es un problema. El internado del ministerio incluye un niño de 14 años de edad, de una familia musulmana que, junto con sus padres, puso su confianza en Cristo mientras vivía en su aldea a 120 kilómetros (74 millas) de distancia. Cuando el muchacho fue a casa para las fiestas, los familiares se dieron cuenta que leía la Biblia y no asistía a la mezquita, y en poco tiempo el imán local emitió un llamado para que él y sus padres fueran asesinado a menos que regresaran al Islam y a la aldea.

Sankar dijo que es un asunto de oración ferviente, porque él debe decidir qué hacer si los familiares vienen por el chico. El pastor lo llamó a su oficina y le preguntó qué pensaba.

"Él dijo: 'Estoy dispuesto a morir, pero no voy a volver. Ahora sé que no quiero volver a mi casa, incluso durante los días festivos. Pero yo no voy a dejar a Jesús Cristo'", dijo. "Su fe es tan fuerte. Así que le dije que tal vez un día gracias a ti todo el pueblo vendrá al Señor. Y él dijo: 'Sí, yo creo que en cuanto termine mis estudios, voy a ser lo suficientemente fuerte y lo suficientemente audaz para ir allí y predicar el evangelio en mi propio pueblo'".

Sankar dijo que está considerando enviarlo a otro internado cristiano, aunque él no está seguro de si eso es posible.

"Él está a salvo con nosotros, pero puede ser peligroso, porque la mafia puede venir del pueblo", dijo. "Este imán vendrá con 20 personas y dirá que tiene que salir, y entonces ¿qué haremos? Así que vamos a orar por este chico. Definitivamente no puedo dejarlo solo".

Él dijo que los extremistas hindúes han amenazado a algunos de los pastores de la zona.

"Un pastor dijo que estaban celebrando la Navidad en su iglesia en el pueblo. De repente, un grupo de jóvenes vino y comenzó a arrojar piedras y a gritar y crear problemas, y tuvieron que interrumpir el programa", dijo. "Este tipo de cosas está sucediendo en todos los pueblos".

Una de las principales prioridades de Sankar ahora es comenzar una granja lechera. El pastor de 63 años de edad dijo que para cuando cumpla 65 él le gustaría ver que la escuela es autosuficiente para que, en caso de escasez de fondos, al menos, los niños estén alimentados y los 23 profesores reciban sus salarios. En la actualidad la escuela cuenta con sólo 11 miembros del personal pagados. Una granja de 25 vacas proveería la leche, y el estiércol podría ser utilizado como combustible para cocinar y fertilizante, y la orina se usaría en medicamentos e incienso.

Él tiene cinco vacas, pero para 25 cabezas de ganado necesitaría un terreno de 13 acres (5 hectáreas) a un costo de alrededor de US$ 50,000. Otras 20 vacas le costarían alrededor de US$ 500 cada una.

"¿Pero por qué una granja lechera?", Dijo. "La razón principal es que estas personas hindúes pueden ir en contra de una escuela, iglesia u otro ministerio, pero no pueden ir en contra de una granja lechera. Debido a que estamos cuidando las vacas 'sagradas', sería un pecado de su parte. Así que la granja lechera seria como un seguro para nuestro ministerio”.

* (Nombre cambiado por razones de seguridad)

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP