Noticias e Historias de las Misiones

Los Misioneros Autóctonos de Nepal Están en la Mejor Posición Para Ayudar a las Víctimas del Terremoto

30 de abril de 2015

Llevará años reconstruir los edificios dañados durante el terremoto del 25 de abril en Nepal.

El terremoto en Nepal el sábado 25 de abril es un desastre que ha afectado a millones de personas con efectos duraderos. Aunque muchas organizaciones se están apresurando a ayudar a la república del Himalaya, Sarla, la directora de Christian Aid Mission para el Sur de Asia, dijo que el desafío principal no es recolectar alimentos y carpas para enviar a Nepal.

Sarla, que viaja a su país natal esta semana para alentar a los líderes de los ministerios y evaluar los daños, dijo: "Durante este tipo de desastres, recolectar suficiente ayuda es un reto, pero conseguir que la ayuda llegue a la gente es otro. A algunas de estas áreas sólo se puede llegar a pie".

Ella dijo que los ministerios autóctonos de Nepal que Christian Aid Mission asiste están bien posicionados para distribuir ayuda a los supervivientes del terremoto de magnitud 7.8 que hasta ahora cobró la vida de más de 7,000 personas e hirió al menos a otras 10 mil. Las lluvias y los deslizamientos de tierra han cortado el acceso por carretera a muchas áreas, pero los misioneros cristianos locales saben cómo llevar la ayuda a las personas privadas de sus hogares y llegar junto a los supervivientes traumatizados.

Los ministerios que asiste Christian Aid pueden comprar comida barata, agua y carpas de fuentes locales, agregó.

Después del terremoto, las lluvias afectaron muchas áreas, y con la estación de los monzones cerca, hay temor de que las enfermedades se propaguen rápidamente. Bhai Anugraha, el líder de un ministerio autóctono, informó que cuando su equipo fue a Bhaktapur, en las afueras de Katmandú, encontró que ya hay una epidemia de diarrea.

Él dijo: "Por lo menos 100 personas viven en una sola carpa de 6 por 4 metros. El tiempo tampoco es bueno, ha estado lloviendo continuamente. Ellos no tienen inodoros. Es un lío. Nosotros fuimos los primeros en proporcionar al menos un poco de ayuda...."

Cerca de las placas tectónicas que crearon la cadena montañosa más grande del mundo, el Himalaya, y su pico más alto, el monte Everest, la tierra se movió con un estruendo ensordecedor. El terremoto derrumbó tanto hogares humildes como sitios históricos. El terremoto también afectó a la India (72 muertos) y China (25 muertos), y las decenas de réplicas han afectado a 10 de los 33 millones de habitantes de Nepal. Ellos han perdido seres queridos, hogares, negocios o granjas tanto por el sismo como por sus efectos posteriores, los deslizamientos de tierra.

El primer ministro Sushil Koirala dijo que el número total de muertos podría supera los 10,000, y al menos 450,000 personas ya han sido desplazadas de sus hogares.

En el distrito de Gorkha, en el epicentro, a 83 kilómetros de Katmandú, la capital, la aldea Barpak fue totalmente destruida.

Sarla dijo: "De las 1,200 casas, sólo cuatro siguen en pie. La gente se está yendo de la aldea. También en la zona de Sindhupalchok se perdieron muchas iglesias".

Gopaljee, el líder de un ministerio en Katmandú habla sido invitado a hablar en una iglesia de la capital cuando ocurrió el terremoto; dijo que él y las 70 personas que asistieron sobrevivieron, pero una reunión en el séptimo piso de un edificio de una iglesia en la zona de Copán en Katmandú terminó en catástrofe.

Él dijo: "De repente se derrumbó y 28 personas murieron".

Un fundador de iglesias, sólo identificado como un graduado del Instituto Bíblico de Nepal en Katmandú, fue una de las víctimas del terremoto.

Dos templos cercanos fueron destruidos, y en Ramechap, al oeste de Nepal, tres personas murieron cuando otros dos templos se vinieron abajo.

Él dijo: "Muchos de los organismos de socorro están trabajando en diferentes lugares, pero no pueden cubrir todas las zonas afectadas. Hablamos con gente de Ramechap y dijimos: 'OK, vamos a ir a Ramechap'. No todos los caminos estaban pavimentados, llovía, era muy difícil, a partir de un cierto punto los miembros de nuestro equipo tuvieron que caminar".

Sarla dijo que en Nepal las iglesias se reúnen los sábados, y muchos cristianos en Katmandú y sus alrededores sobrevivieron porque estaban en templos construidos a prueba de terremotos, a diferencia de las personas que se hallaban en casas endebles cuando ocurrió el sismo a las 11:56 am. El líder de un ministerio con sede en Katmandú agradeció a Dios que los 600 miembros de su iglesia, que se sientan en el piso de una estructura de hormigón de dos pisos, no sufrieron lesiones o muertes.

Sita Poudel dijo: "El terremoto golpeó mientras estábamos terminando el culto, antes de la bendición y la oración final. El edificio se sacudió muy duro durante casi tres minutos, fue una experiencia aterradora".

Poudel pidió oración por aquellos que perdieron seres queridos y bienes, y por los que participan en los esfuerzos de rescate y socorro.

Ella dijo: "El desastre es enorme y generalizado, y es difícil imaginar la magnitud de los daños. La magnitud de la catástrofe está más allá de nuestra capacidad o comprensión, pero vamos a tener que actuar para ayudar como podamos. Le invitamos a colaborar con nosotros en el socorro y rescate".

La historia de Christian Aid Mission con Nepal se remonta a los orígenes de la organización y la introducción del cristianismo en ese país. En 1948 Bob Finley, el fundador de Christian Aid Mission, oró que iba a ver a la gente de Nepal venir a Cristo durante su vida. En ese momento en Nepal había una monarquía hindú, sin cristianos conocidos.

En 1951 Prem Pradhan de Nepal viajó a la India, escuchó el evangelio, y regresó a su país para predicar a Cristo. Es ampliamente reconocido como el primer apóstol de Nepal. Christian Aid asistió a Pradhan, que continuó su ministerio luego de pasar seis años en la cárcel por predicar a Cristo. Hoy en día el número estimado de cristianos en Nepal es casi 1 millón.

La directora de Christian Aid para el Sur de Asia dijo que la casa de sus abuelos maternos sobrevivió tanto el épico sismo de Nepal en 1934 como el del 25 de abril. Ella está ansiosa por ver cómo Christian Aid puede ayudar a que los misioneros asistan a las víctimas del desastre en el nombre de Cristo. Algunos ministerios se encuentran en zonas remotas, como Gorkha, donde el terremoto ha cortado la comunicación.

"Estoy realmente orando por las personas de Gorkha, que están muy cerca del epicentro", dijo Sarla. "Y ellos no van a ser una prioridad para obtener ayuda del gobierno".

Los retos inmediatos son enormes, y las necesidades a largo plazo extenderán la capacidad de los ministerios.

"Los monzones están llegando, y probablemente la situación va a empeorar por el peligro de todo tipo de enfermedades a causa de los mosquitos y otros problemas", dijo Sarla. "Y la reconstrucción va a ser difícil porque en el país no hay una infraestructura de apoyo. Los nepalíes en la diáspora enviarán ayuda, pero los que están en las áreas afectadas van a necesitar ayuda a largo plazo para la reconstrucción".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP