Noticias e Historias de las Misiones

Buscan una Solución Para la "Gente del Bote" que Huye de Birmania y Bangladesh

29 de mayo de 2015

Los rohingya étnicos que huyeron a la India pueden ganarse la vida conduciendo rickshaws provistos por un ministerio autóctono.

Hoy en Tailandia las naciones del sudeste asiático convocaron una conferencia sobre la crisis que aqueja a migrantes de la región a la deriva en el mar, con representantes de uno de los principales países de los que están huyendo - Birmania.

Durante décadas Birmania (también conocida como Myanmar) ha negado derechos a los rohingya étnicos que conforman la mayor parte de los migrantes varados este mes en el mar. Las autoridades se han negado a participar en cualquier conferencia que los mencione. La semana pasada, sin embargo, Birmania acordó asistir a la reunión de hoy sólo después de que los organizadores prometieron evitar la mención de rohingya y referirse a ellos sólo como "migrantes irregulares".

Los rohingya, en su mayoría musulmanes, durante mucho tiempo han enfrentado discriminación y expulsión de Birmania, un país principalmente budista, así como ataques de los militares. Aunque muchos trazan sus raíces en Birmania al siglo 19 y algunos mucho antes, el gobierno se refiere a los más de 800,000 rohingya como inmigrantes ilegales. Algunos 100,000 han huido de Birmania, mientras que otros 100,000 tienen prohibido dejar los campos de desplazados en ruinas que el gobierno les ha asignado.

Thein Sein, el presidente de Birmania, se refiere a los rohingya como bengalíes, lo que implica que procedían de Bangladesh, donde unos 300,000 rohingya son una minoría étnica despreciada. Muchos rohingya dicen que ellos y sus antepasados han vivido siempre en el estado de Rakhine de Myanmar.

El año pasado el gobierno de Birmania dio a los rohingya dos opciones: Solicitar la ciudadanía de segunda clase presentando evidencia de su residencia en Birmania desde 1948, o ser enviados a campamentos de desplazados en espera de ser deportados. Como muchos carecían de documentos de residencia y / o no cumplieron con los amplios requisitos para la residencia, el resultado fue una enorme ola de rohingyas tratando de salir del país el pasado octubre y noviembre.

Al menos 14,500 rohingya fueron a la vecina Tailandia con la esperanza de llegar a Malasia, y la ONU estima que en los tres primeros meses de este año 25,000 rohingyas subieron a bordo de barcos decrépitos - algunos escapando de la opresión en Birmania, y otros huyendo de las dificultades económicas en Bangladesh. La crisis de este mes se desató cuando los contrabandistas, que maltrataron a los rohingya a bordo de los barcos durante meses, los abandonaron cuando Tailandia lanzó una ofensiva contra el contrabando.

La semana pasada un estimado de 7,000 a 8,000 hombres, mujeres y niños, en su mayoría rohingya, que sufrieron malnutrición, agotamiento, deshidratación y enfermedades en el mar, esperaban tocar tierra en países que oficialmente no dan asilo y no han firmado la Convención sobre los Refugiados de la ONU: Malasia, Tailandia e Indonesia. Más de 3,000 de ellos lograron llegar a las costas de Malasia e Indonesia, y dijeron que algunos pasajeros murieron de hambre y sus cuerpos fueron arrojados al mar.

Buques de Estados Unidos, Malasia e Indonesia han llevado a cabo operaciones de búsqueda y rescate, y la armada de Birmania también rescató a 208 bangladesíes a la deriva en el mar; Los funcionarios birmanos dijeron que los devolverían a Bangladesh. Aunque inicialmente les negaron el acceso, Malasia e Indonesia han aceptado a regañadientes dar cobijo por un año a algunos rohingya y a otros refugiados.

Bangladesh también envía a los rohingya a campos de desplazados, y los funcionarios en Dhaka anunciaron esta semana que planean reubicar los "campos de rohingya" a la isla Hatiya, en la Bahía de Bengala.

Christian Aid Mission ayuda a un ministerio que comenzó en 1986 en Bangladesh y sirve a los rohingya.

Un rohingya que aceptó a Cristo como su salvador participa por primera vez de la Cena del Señor.

Sarla, la directora de Christian Aid del Sur de Asia, dijo: "Este ministerio en Bangladesh decidió llevarles el evangelio. Primero nos pidieron redes de pesca, lo que les daría una manera de ganarse la vida. Así que a principios del 2013 recaudamos fondos para las redes de pesca".

Esto ayuda a los rohingya a ganar su sustento, y les ha ayudado a superar la discriminación y las dificultades económicas que llevó a miles de rohingya a los barcos de los traficantes. Con la asistencia de Christian Aid, el ministerio también ofrece bicicletas-rickshaws a los recién llegados para que puedan ganarse la vida.

Anunciar a Cristo en este grupo étnico sigue siendo primordial.

El director del ministerio de Bangladesh dijo: "El primer paso de la traducción y el doblaje de la película Jesús en la lengua rohingya va bien. Pero por favor, oren que el Señor ofrezca el dinero necesario para completar los pasos siguientes. Por favor oren por asistencia financiera para trabajar con el grupo étnico rohingya en Bangladesh".

En la India hay por lo menos 100,000 rohingya, y un rohingya miembro del equipo ministerial en Bangladesh, que se había convertido en Birmania, sintió la responsabilidad de servir a su pueblo en Nueva Delhi. Christian Aid Mission asiste al ministerio que él estableció allí.

"Este grupo está haciendo una obra maravilloso", dijo Sarla. “A través de nuestra ayuda 10 familias aceptaron al Señor en el plazo de un año".

Los rohingya también enfrentan discriminación en la India.

"En el 2014 visité su campamento en Nueva Delhi y vi de primera mano la forma en que estaban sufriendo", dijo Sarla. "Desde entonces hemos estado ayudando con la educación de los niños, la construcción de refugios temporales, la compra de rickshaws y también con la educación de adultos".

El ministerio también está ayudando a los rohingya a aprender hindi, lo que les ayudará a integrarse a la sociedad india (los países que les niegan asilo o residencia comúnmente argumentan que ellos no se asimilan bien).

"La razón para ayudarlos era que se trataba de un grupo étnico no alcanzado por completo, y un ministerio autóctono trabajaba con ellos", dijo Sarla. "Ellos nos pidieron ayuda, y por la gracia de Dios lo hicimos".

El líder del ministerio en la India dijo que los rohingya que reciben a Cristo enfrentan mayores desafíos para ganarse la vida, ya que dejan atrás el apoyo de sus estructuras sociales musulmanas.

él dijo: "Ellos son tentados en cada rincón y son desafiados en sus medios de vida todos los días. Nosotros los cristianos son menos del 1 % de la comunidad rohingya. Creemos que Dios respondió a nuestras oraciones, y ahora el número de creyentes día a día está aumentando”.

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP