Noticias e Historias de las Misiones

La Crisis de los Refugiados Aumenta con la Expansión del Califato de ISIS

11 de junio de 2015

Los sirios representan la gran mayoría de los 1.25 millones de refugiados en el Líbano, un país con una población de 5.9 millones.

En el último mes el Estado Islámico (ISIS) se apoderó de ciudades importantes en Irak y Siria, mientras los refugiados en el Líbano enfrentan un nuevo obstáculo para su supervivencia en un país donde el gobierno ha hecho poco para ayudarlos.

La crisis humanitaria se profundizó en toda la región cuando el 17 de mayo ISIS tomó la ciudad iraquí Ramadi y la ciudad siria Palmira. En el Líbano, donde han llegado cerca de 1.2 millones de refugiados de Siria, las facciones dentro de la gobierno se han negado a proveer campamentos. Aproximadamente la mitad de los refugiados ha encontrado refugio con familias, grupos comunitarios o carpas establecidas por organizaciones no gubernamentales (ONG); la otra mitad ha luchado por cualquier departamento y puestos de trabajo que pueda encontrar.

El líder de un ministerio en el país dijo que a principios de este año surgió un nuevo problema. El gobierno comenzó a exigir que los refugiados mayores de 15 años pagaran US$ 200 cada seis meses para renovar su permiso de permanecer en el Líbano. Los sunitas sirios musulmanes, que han sufrido la pérdida de seres queridos, se encuentran luchando por sobrevivir en una tierra donde los musulmanes shiítas son el grupo religioso más grande, y los elementos del partido Hezbolá (shiíta) en el gobierno probablemente están detrás de la política de hacer que los refugiados paguen, dijo él.

"Cerca de Semana Santa varios refugiados fueron detenidos", dijo. "Ellos tenían una especie de tarjeta de seguro que les permitía renovar su estadía cada seis meses. Así que fueron a la frontera para renovar sus papeles. Se suponía que debían pagar los US$ 200 pero no pudieron pagar y fueron arrestados".

El impuesto es parte de un esfuerzo más amplio de Siria para vigilar más de cerca a los refugiados, ya que las autoridades y los vigilantes del Hezbolá que allanaron campamentos improvisados encontraron que algunos refugiados eran rebeldes sirios armados. El director del ministerio autóctono dijo que el impuesto ha afectado tanto a los refugiados y como al ministerio.

"Eso ha creado un problema, porque la mayoría de los refugiados, aun si consiguen un empleo, reciben una paga muy baja", dijo. "Los hombres no pueden caminar porque no tienen papeles, o no pueden venir al estudio bíblico, o tienen miedo. Eso les afecta mucho emocionalmente. Es una carga. Se están volviendo cada vez más pobres, y no podemos apoyarlos financieramente".

El creciente número de refugiados ha estirado los recursos del ministerio autóctono, que ha provisto una amplia ayuda a los refugiados a pesar de que fue fundado como un ministerio de fundación de iglesias.

"Hace un par de días recibí una llamada telefónica preguntando si podíamos ayudar a una señora que estaba a punto de tener un bebé", dijo el director. "Al final, la señora tuvo al bebé en la carpa porque no podía pagar 2 millones de libras libanesas, que es algo así como US $ 1,300, para ir al hospital. Se oyen historias como ésta todo el tiempo, todos los días".

El ministerio provee alimentos y ropa, además de ayuda médica y empleo, y para alcanzar a las personas en su mayoría analfabetas utiliza grabaciones del Nuevo Testamento en reproductores de MP3, CD y cintas de audio. El dirigente dijo que 25 ex musulmanes esperan ser bautizados. Con el fin de mantenerse al día con las iglesias caseras que han surgido, el ministerio conduce clases de capacitación para nuevos cristianos, para que funden y dirijan nuevas iglesias.

El rápido crecimiento de los refugiados y nuevos cristianos ha dado lugar a una demanda abrumadora, dijo. Él y su equipo pueden capacitar sólo a 80 personas a la vez para la fundación de iglesias, pero recientemente 150 expresaron interés en asistir.

Una niña refugiada en el Líbano encuentra ropa en el centro del ministerio en el Líbano.

"Yo dije que no podemos tener más de 80. Así que por un lado es una ventaja, pero por otro es negativo. Es un trabajo pesado. Es un ministerio abrumador".

Como un ministerio autóctono, el grupo tiene la ventaja de mezclarse culturalmente sin llamar la atención y, a diferencia de las grandes ONG, sus operaciones más pequeñas ofrecen una atención más personal en el nombre de Cristo, dijo.

La necesidad de cuidado personal es intensa. En Alepo, Siria, un joven padre de cuatro hijos, uno de ellos recién nacido, puso su confianza en Cristo y pudo llegar a los musulmanes a través de un ministerio a sus hijos, dijo el director. Dentro de los tres meses de comenzar su ministerio miles de personas, en su mayoría musulmanas, venían a eventos de divulgación para escuchar la predicación bíblica.

El ministerio del cristiano y su experiencia como ex musulmán no pasaron desapercibidos. Un hombre no identificado entró a la casa del joven padre y lo mató.

"La viuda de inmediato se puso en contacto con nosotros", dijo el director. "No tuvimos más remedio que llevarla al Líbano. ¿Quién la va a ayudar con comida y alojamiento? ¿Quién la va a ayudar a lidiar emocionalmente después de ver cómo mataron a su marido? ¿Quién la va a ayudar a criar a sus hijos y proveerles educación? "

Todos los refugiados han experimentado trauma, dijo. Muchos refugiados han visto como miembros de sus familias fueron asesinados o mutilados. Los miembros del equipo del ministerio han sido entrenados para escuchar sus historias, para orar con ellos en el nombre de Cristo - darles la bienvenida, dijo - y referirlos a otro tipo de ayuda si el ministerio no puede proveerles lo que necesitan.

"Los refugiados prefieren una atención personalizada, no sólo una ayuda", dijo. "A menudo solicitan un Nuevo Testamento y quieren escuchar el evangelio y asistir a las reuniones. Los cristianos autóctonos que muestran amor abren los corazones a la verdadera ayuda".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP