Noticias e Historias de las Misiones

La Crisis de los Refugiados de Siria se Complica por la Crisis de la Deuda Griega

23 de julio de 2015

Los refugiados sirios no han sido bien recibidos en Grecia.

Se espera que la crisis internacional de la deuda de Grecia exprima aún más a los refugiados de Siria devastados por la guerra, pero los mismos refugiados y un ministerio autóctono que los ayuda están aceptando el desafío.

El 20 de julio, después de tres semanas de paralización, los bancos de Grecia reabrieron, mientras el gobierno se apresuraba a obtener un plan de rescate de los acreedores internacionales. Sin embargo, los primeros días de la paralización dejaron al Puente, un ministerio que ayuda a los refugiados sirios, con una escasez de efectivo.

Ilias y Voula Antouan, los directores del Puente, consideraron saltear la distribución de comestibles un miércoles debido a la crisis. Ellos le explicaron la situación a su grupo central de refugiados sirios, aprovechando la oportunidad para informarles sobre las cuestiones europeas.

Los directores se sorprendieron gratamente cuando los mismos sirios por los que han trabajado tan duro ofrecieron ayudarlos.

Voula Antouan dijo: "Ellos nos miraron y dijeron: 'Tengo algo de dinero. Se lo voy a prestar, y usted me lo devolverá cuando esto termine'". Realmente tenemos que admitir que Dios ha sido nuestro escudo y protección, ya que pasamos a través de los controles de capital como si nunca hubieran existido. Ese miércoles pudimos proveer alimentos a aproximadamente 209 personas".

A lo largo de junio el ministerio proveyó alimentos y ropa a 850 sirios.

En junio llegaron unos 31,000 refugiados a Grecia, la mayoría de ellos procedentes de Siria. Los controles de capital que comenzaron el 29 de junio incluyeron el cierre de las oficinas de transferencia de dinero, como Western Union, de las que los refugiados dependen.

Todavía se pueden ver refugiados sirios viviendo en las calles de Atenas.

"Los refugiados utilizan principalmente, si no exclusivamente, Western Union para la transferencia de dinero", dijo Antouan. "Según mi punto de vista, esto fue en parte bueno, ya que de esta manera no pudieron transferir dinero a sus contrabandistas".

Después de ver sus hogares en Siria bombardeados y a sus familiares asesinados, los refugiados ahora luchan en Grecia para pagar la vivienda y los alimentos. Esa tarea se hizo más dura esta semana, ya que los términos de rescate de Grecia incluyeron un impuesto del 23 %, por encima del 13 %, en alimentos y otros artículos. A cambio de los créditos puente para hacer los pagos de la deuda al Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea, Grecia accedió al aumento de los impuestos, así como privatizaciones, que se espera que conducirán a precios aún más altos.

"Pronto veremos otros efectos, ya que vamos a tener un aumento del 10 % en muchos de los alimentos, además de otros servicios", dijo Antouan.

El ministerio trabaja con varias agencias sociales, médicos y otros, no sólo para satisfacer las necesidades básicas de los refugiados, sino para abogar en su nombre. Aunque pequeño, el ministerio es uno de los grupos más eficaces que ministran a los refugiados en Grecia; los Antouans a veces se ríen cuando las agencias más grandes a los que refieren a los refugiados les sugieren a estos que regresen al Puente para recibir ayuda.

"Cuando enviamos a los refugiados a otras agencias para buscar ayuda, vuelven con una hoja de papel, riéndose, y nos dicen: "Me dijeron que si quiero obtener ayuda tengo que llamar a Ilias, y me escribieron su nombre y teléfono aquí'", dijo Antouan.

La mayoría de los refugiados pasan a través de Grecia en camino a otros destinos, por lo que sus prioridades son alimento y refugio, así como obtener estatus legal para facilitar su viaje a otros lugares. El Puente les ayuda con estas necesidades, especialmente viviendas temporales, mientras se ocupa de sus necesidades espirituales más profundas. Los refugiados regularmente ponen su confianza en Jesús.

"Durante junio tuvimos la alegría de llevar a muchos sirios a Jesús y bautizar a cuatro de ellos", dijo Antouan. "De ellos, tres ya están en otros países europeos construyendo su nueva vida".

A veces los directores sienten que es imposible comprender plenamente las dificultades que los refugiados enfrentan. Antouan dijo que ella y su marido le preguntaron a la cuarta persona bautizada, un ex musulmán, si iba a compartir su fe con su esposa, que todavía se encuentra en Siria. Él respondió: "Si lo hago por teléfono, hay dos posibilidades: Mi mujer y mis hijos pueden ser secuestrados o asesinados".

El nuevo cristiano ha pedido oración para sacar a su esposa e hijos fuera de Siria y llevarlos a Grecia.

Todos los días cientos de refugiados llegan a las islas griegas. El ministerio recibe llamadas de gente de Siria y de otros lugares - Egipto, Turquía y Jordania, entre otros - buscando ayuda de un país aturdido por la crisis económica y que, incluso en el mejor de los casos, está mal equipado para recibirlos. Los refugios, los servicios médicos y los empleos son escasos.

Antouan dijo que los contrabandistas se están haciendo ricos con la desesperación de los sirios. A pesar de su dificultad y vulnerabilidad, los que llegan tratan de dar tanto como lo que reciben.

Ella dijo: "Tenemos un niño de 5 años de edad, que está aquí con su madre. Sus padres están divorciados. Él perdió su voz cuando su casa fue bombardeada antes de salir de Siria, y le están haciendo pruebas psicológicas. La madre misma se ha legalizado en Grecia y nos está ayudando con la distribución de alimentos y ropa, la organización de nuestro almacén y visitas a domicilio, ya que todavía no ha conseguido empleo".

Cada vez que puede, el ministerio apoya financieramente a la madre, ya que ésta trabaja de todo su corazón con el equipo del ministerio.

El mes pasado, al menos 25 refugiados ayudados por el Puente fueron a otros países europeos, pero el número de personas que asiste a los cultos del ministerio se mantiene constante por la corriente continua de recién llegados. Los directores se esfuerzan por permanecer en contacto con los que se van, y han considerado iniciar ramas del ministerio en los países europeos donde los refugiados se están instalando. Los que salen les preguntan a cuando los Antouan llegarán a países como Bélgica, Alemania o Suecia.

Antouan dijo: "Hemos sido bendecidos al oír sus voces antes de irse, diciendo: '¡Usted nos debe ayudar a comenzar lo mismo allí!'. Hemos sido bendecidos al ver cómo Jesús cambia corazones y reconstruye vidas rotas, que luego se convierten en siervos de los demás".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP