Noticias e Historias de las Misiones

Siria: Martirio o Vive "Para Luchar" Otro Día

17 de septiembre de 2015

Refugiados sirios sobrevivientes se mantienen cerca los unos de los otros.

Tres años después de que un pastor trasladara a su familia de una ciudad devastada por la guerra en Siria a la ciudad más serena de Sweida, una bomba mortal allí la semana pasada trajo la violencia al hogar. Junto con otros líderes cristianos en Siria, el pastor debe decidir si quedarse o huir.

Al igual que los miembros de su congregación, el pastor debe evaluar constantemente los riesgos de su estancia - con el peso añadido de tener que elegir entre huir para proteger a su familia o quedarse para discipular a los conversos que componen la mayor parte de su iglesia. El atentado con un coche bomba el 11 de septiembre mató a un clérigo prominente druso y a otras 25 personas en las afueras de Sweida, y según los informes, la violencia por venganza mató a otras 21 personas. En el ataque inicial, un segundo coche bomba explotó cerca de un hospital en un barrio donde había internadas al menos 50 personas heridas. Nadie ha asumido la responsabilidad de los atentados.

La provincia de Sweida es un territorio codiciado por el Estado Islámico (ISIS), dijo el pastor, cuyo nombre está retenido por razones de seguridad.

Él dijo: "Sweida es un objetivo por dos razones. En primer lugar, motivos religiosos - los drusos no son musulmanes. Ellos son muy educados y modernos, las mujeres drusas visten muy modernamente. En segundo lugar, los drusos son considerados leales al gobierno, lo que hace de Sweida un gran blanco para ISIS...."

Los militantes de ISIS se encuentran cerca Tadmore, a menos de 20 millas de Sweida, dijo.

Después de liderar una iglesia en Daraa, en el sur de Siria, durante ocho años, se había trasladado a su pueblo natal de Kharaba, a unas 30 millas al este, cuando en 2011estalló la guerra civil. Allí todavía podía servir a su iglesia en Daraa, pero el siguiente año las milicias rebeldes se hicieron cargo de Kharaba, prohibieron el culto cristiano o incluso el repique de campanas de la iglesia. La mayoría de los cristianos huyeron, y las milicias reasentaron a 500 familias musulmanas en sus hogares.

El pastor trasladó a su familia otras 30 millas al este a Sweida. Él ha podido seguir visitando su iglesia en Daraa una vez al mes mientras lidera una nueva iglesia entre drusos en Sweida. Los drusos representaban un 3 % de la población total antes de la guerra de Siria, pero representan el 96 % en Sweida.

A diferencia de su congregación en Daraa, donde la mayoría de la gente provino de familias cristianas, los miembros de su iglesia en Sweida son ex musulmanes sunitas desplazados de otras zonas y ex drusos, cuya religión se originó a principios del siglo 11 como una mezcla gnóstica de diversas filosofías y religiones. El ministerio de la iglesia de Sweida se ha expandido para servir a personas desplazadas por la guerra. Los cristianos representan el 2 % de la población de Sweida.

"Cuando hablamos con los cristianos encontramos que el 80 % de ellos quiere irse", dijo el pastor. "Pero hay dos cosas que los mantiene aquí, en primer lugar, la mayoría no tiene la capacidad financiera de irse. En segundo lugar, ¿a dónde ir?"

Los drusos de Sweida se están preparando para defender su tierra contra los rebeldes y los soldados del gobierno, pero tienen simpatizantes en ambos lados. Los drusos han formado una milicia para defenderse de los rebeldes pero, según los informes, el apoyo inicial de los drusos al régimen de Bashar al-Assad ha disminuido. El clérigo druso que fue asesinado, el jeque al-Wahid Balous, se había pronunciado contra el régimen de Assad. Después de su muerte, los manifestantes drusos culparon al gobierno y rompieron una estatua de Hafez al-Assad, el padre fallecido de Bashar Assad, que anteriormente gobernó al país.

"Los drusos están en contra de la guerra, no están de acuerdo con ISIS o las milicias armadas de los extremistas, no quieren la guerra", dijo el pastor. "Sin embargo, formaron grupos bajo la observación del gobierno para proteger sus tierras. Por lo tanto, están dispuestos a ponerse de pie en contra de cualquier ataque contra ellos".

Los drusos tratarán de defender su tierra, a pesar de que no tienen armas pesadas para resistir un ataque de ISIS, otros grupos rebeldes o las fuerzas del gobierno, dijo.

El director de Christian Aid Mission para el Medio Oriente dijo que en caso de que ISIS avance en Sweida, los cristianos, y especialmente sus líderes, serían los blancos en el empuje del grupo de establecer un califato gobernado por el Islam sunita, dijo.

"A medida que ISIS empuja hacia el oeste dentro de Siria, los cristianos están en la mira", dijo. "Se están quedando sin lugares donde huir de forma segura".

El año pasado, cuando dos misioneros cristianos sirios asistidos por Christian Aid Mission fueron asesinados, la organización ayudó a sus esposas e hijos a escapar al Líbano. Desde entonces, otros cuatro misioneros con ministerios apoyados por Christian Aid han sido capturados y asesinados. Muchos de estos misioneros autóctonos se sienten llamados a arriesgar sus vidas para permanecer en Siria, mientras que otros pueden querer quedarse, pero no pueden soportar la posibilidad de que las mujeres y niñas de sus familias sean capturadas, violadas, vendidas como esclavas sexuales, y los varones torturados o asesinados.

Tratando de ayudar a estos misioneros y sus familias a sobrevivir, Christian Aid ha creado un fondo de evacuación con recursos listos para cuando los misioneros autóctonos deban moverse rápido.

Algunos refugiados de Siria terminan en campamentos de desplazados, como éste en Erbil, Iraq.

El director de Medio Oriente dijo: "Christian Aid Mission ha recibido súplicas de misioneros cristianos en Siria de que saquemos a sus familias. Tenemos conexiones en países adyacentes a Siria que saben cómo sacarlos. Hemos establecido un fondo de emergencia para rescatar a los cristianos antes de que sean masacrados. Estos fondos serán enviados a los ministerios que tienen conocimientos técnicos de cómo hacer el trabajo".

El objetivo no es quitar a los misioneros autóctonos de sus ministerios, sino proveer una ayuda para que continúen, dijo.

"No estamos ayudando a los ministerios a abandonar Siria, sino a confiar en que Dios tiene otros planes para llegar con el evangelio al pueblo de Siria, incluso a los terroristas más radicales", dijo el director. "Los cristianos sirios evacuados pueden servir como testigos entre las personas que están reasentadas en otros países, o pueden evangelizar a los que siguen en Siria a través del Internet y de los ministerios a través de los medios de comunicación. Casi todos los refugiados desean regresar a su patria, por lo que podrían llevar un testimonio autóctono a Siria algún día cuando vuelvan, si el país se vuelve estable en el futuro".

Los cristianos sirios que permanecen en el país podrían encontrar una manera de llegar a sus compatriotas, incluso si Siria es invadida por militantes que descargan su odio a Jesucristo, agregó.

"El Espíritu de Dios no está sujeto a los ejércitos y las ideologías hostiles", dijo.

El pastor en Sweida dijo que los pueblos que bordean las zonas de la milicia ya están sufriendo ataques terroristas en que personas inocentes son asesinadas.

Él no está dispuesto a dejar un ministerio fructífero. De las 90 personas que asisten a los servicios en Sweida, 70 provienen de otras confesiones religiosas. El año pasado bautizó a 32 personas - 3 de iglesias tradicionales (ortodoxos y católicos) y 29 de familias islámicas o drusas.

Los misioneros cristianos en Siria dijeron que no dejarán sus ministerios a menos que hayan tomado medidas para que la obra siga adelante.

El líder de un ministerio apoyado por Christian Aid en Siria dijo: "No permitiremos que los ministerios sean destruidos. Nos aseguraremos de que el ministerio siga en marcha".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP