Noticias e Historias de las Misiones

Misioneros Cristianos en Siria Crucificados y Decapitados

1 de octubre de 2015

Los militantes del Estado Islámico (ISIS) tratan de imponer la ley islámica en todo Iraq y Siria. (Wikipedia, Estado Islámico)

El mes pasado, a pocos pasos en su camino hacia la muerte por decapitación y crucifixión, 11 misioneros cristianos autóctonos cerca de Alepo, Siria tuvieron la opción de irse de la zona y vivir. El hijo del líder del equipo del ministerio, de 12 años de edad, también podía haber salvado su vida negando a Cristo.

Los misioneros autóctonos no estaban obligados a permanecer en la base del ministerio en un pueblo cerca de Alepo, Siria; más bien, el director del ministerio que los entrenó les había suplicado que se fueran. Cuando el Estado Islámico (ISIS), otros grupos rebeldes y las fuerzas gubernamentales sirias convirtieron a Alepo en una zona de guerra con carnicería y destrucción, ISIS se apoderó de varios pueblos de los alrededores. Los misioneros sirios de esos pueblos optaron por quedarse para proveer ayuda a los sobrevivientes en el nombre de Cristo.

"Yo les pedí que se fueran, pero les di la libertad de elegir", dijo el director del ministerio, con la voz temblorosa recordando sus muertes horribles. "Como su líder, debía haber insistido en que se fueran. Se quedaron porque creían que estaban llamados a compartir a Cristo con los que están atrapados en el fuego cruzado".

"Cada vez que hablamos con ellos", dijo el director, decían: 'Queremos quedarnos aquí. Esto es lo que Dios nos ha dicho que hagamos. Esto es lo que queremos hacer'. Sólo querían quedarse y compartir el evangelio".

Los que optaron por permanecer podían haberse dispersado y escondido en otras áreas, como hicieron sus familiares sobrevivientes. En una visita a los familiares sobrevivientes en la clandestinidad, el director del ministerio se enteró de las crueles ejecuciones.

Los familiares dijeron que el 7 de agosto los militantes de ISIS capturaron a los misioneros en un pueblo cuyo nombre se oculta por razones de seguridad. El 28 de agosto los militantes les preguntaron si habían renunciado al Islam por el cristianismo. Cuando los cristianos dijeron que si, los rebeldes les preguntaron si querían volver al Islam. Los cristianos dijeron que nunca renunciarían a Cristo.

El líder del equipo, de 41 años de edad, su joven hijo y dos miembros del ministerio de 20 años de edad fueron interrogados en un sitio de la aldea donde los militantes ISIS habían convocado a una multitud. El líder del equipo había dirigido nueve iglesias caseras que ayudó a establecer. Su hijo estaba por cumplir 13 años. Frente al líder del equipo y sus familiares en la multitud, los extremistas islámicos cortaron las puntas de los dedos del muchacho y lo golpearon severamente, diciéndole a su padre que dejarían de torturarlo si él, el padre, regresaba al Islam. Cuando el líder del equipo se negó, los familiares dijeron que los militantes de ISIS también torturaron y golpearon a él y a los otros dos misioneros. Los tres hombres y el muchacho luego fueron crucificados.

"Todos fueron brutalizados y luego crucificados", dijo el líder del ministerio. "Ellos quedaron en sus cruces durante dos días. A nadie se le permitió sacarlos". Los militantes de ISIS pusieron carteles junto a los mártires identificándolos como "infieles".

Ese día (28 de agosto) otros ocho miembros del equipo del ministerio, entre ellos dos mujeres, fueron trasladados a otro lugar en el pueblo y les hicieron las mismas preguntas ante una multitud. Las mujeres, de edades entre 29 y 33 años, trataron de decirle a los militantes que sólo estaban compartiendo la paz y el amor de Cristo, y preguntaron qué mal habían hecho para merecer el abuso. Los extremistas islámicos luego las violaron públicamente, pero ellas continuaron orando durante la prueba, lo que llevó a los militantes a golpearlas aún más furiosamente.

Mientras las dos mujeres y los seis hombres se arrodillaban para ser decapitados, seguían orando.

"Los pobladores dijeron que algunos estaban orando en el nombre de Jesús, otros dijeron que algunos estaban orando la oración del Señor, y otros dijeron que algunos levantaron la cabeza para encomendar sus espíritus a Jesús", dijo el director del ministerio. "Una de las mujeres levantó la vista y parecía estar casi sonriendo cuando dijo: '¡Jesús!'"

Después fueron decapitados y sus cuerpos colgados en cruces, dijo el director del ministerio, con la voz quebrada. Él había entrenado a todos los misioneros para su ministerio evangelístico y había bautizado al líder del equipo y a algunos de los otros.

Cientos de ex musulmanes en las aldeas sirias están en peligro de ser capturados y asesinados por ISIS, que trata de establecer un califato donde la apostasía se castiga con la muerte. Desde junio del 2014 la iglesia subterránea en la región se ha multiplicado. Los militantes de ISIS aterrorizan a los que no juran lealtad a su califato, sean musulmanes como no musulmanes. En consecuencia, el potencial de las ejecuciones a gran escala ha crecido, junto con las ganancias en el territorio controlado por ISIS.

"Ahora cuando comenzamos un proyecto tratamos de decir: 'Esto es sólo para personas perseguidas; para los que han perdido a una esposa o un esposo y todavía tienen hijos", dijo el director del ministerio. "Es muy duro. El número es grande. Seguimos por fe, pero es abrumador."

Algunos familiares de cristianos asesinados todavía se encuentran en Siria, no pueden salir porque carecen de fondos y / o documentos legales requeridos en los cruces fronterizos. En muchos casos han perdido a seres queridos cuyo trabajo era la única fuente de ingresos. El ministerio asistido por Christian Aid Mission está proveyendo recursos y tratando de encontrar la manera de evacuar a estas familias por otras rutas.

Muchos de los equipos del ministerio también permanecen en Siria. Christian Aid Mission ayuda a aquellos que no pueden salir con medios para sobrevivir y de operar sus alcances.

Sin embargo, Incluso los que se van puede encontrarse con militantes de ISIS y otros delincuentes en los campos de refugiados, dijo el líder de otro ministerio que Christian Aid Mission ayuda. Habló de un musulmán del norte de Siria, que, como todos los hombres en las zonas que ISIS toma, fue obligado a afiliarse al califato o ser asesinado.

Reclutado por ISIS, huyó del país después de que su hermano fue asesinado en los combates. Desilusionado con ISIS, pero todavía creyendo la enseñanza del Islam de que los cristianos y los judíos son inmundos "cerdos", fue a Amman, Jordania, porque supo que sus familiares allí estaban recibiendo ayuda de los cristianos.

El musulmán, cuyo nombre está retenido por razones de seguridad, fue a una reunión cristiana con la intención de matar a los misioneros. Sin embargo algo le impidió cumplir su plan y esa noche vio a Jesús en un sueño, dijo el director del ministerio.

Alepo fue codiciado por las fuerzas rebeldes y gubernamentales desde el comienzo del conflicto en 2011. (Wikipedia)

El director dijo: "Al día siguiente volvió y dijo: 'Vine a matarte, pero anoche vi a Jesús, y quiero saber qué estás enseñando. ¿Quién es este que me impide matarte?'. Él recibió a Cristo con lágrimas, y hoy está ayudando en la iglesia, ayudando a otras personas. Estamos orando que otros Saulos se conviertan en Pablos".

La tristeza del líder del ministerio, que perdió a 11 misioneros y al hijo uno de uno de ellos el mes pasado, ha sido profunda, pero tiene esperanza de que la fidelidad de ellos pueda ayudar a cambiar los corazones de los perseguidores.

"Ellos siguieron orando en voz alta y compartiendo a Jesús hasta su último aliento", dijo. "Lo hicieron frente a los aldeanos, como un testimonio a ellos".

Pidió oración por los familiares sobrevivientes y para sí mismo.

"Estas cosas han sido muy duras para mí", dijo. "¿Qué mal hicieron esas personas para merecer morir? Lo que ocurre es que más y más personas se están salvando. El ministerio está creciendo y creciendo. En el pasado solíamos orar para que una persona de origen musulmán viniera al Señor. Ahora hay tantos que apenas podemos manejar todo el trabajo entre ellos".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP