Noticias e Historias de las Misiones

El Este de Ucrania Paralizado en el Limbo Político

19 de noviembre de 2015

La guerra en el este de Ucrania ha dejado a muchas personas sin hogar.

Desde que los separatistas tomaron el control de las provincias orientales de Ucrania de Donetsk y Luhansk, las personas no tienen efectivamente ningún gobierno para ayudarlos a sobrevivir, y mucho menos para asistirlos en la recuperación.

La comida sigue siendo escasa y los precios de los artículos de primera necesidad están aumentando en momentos en que la guerra ha destruido o paralizado muchos puestos de trabajo; las escuelas carecen de dinero para pagar los sueldos de los maestros que no han huido; muchas personas mayores ya no reciben sus pensiones.

"La guerra no ha terminado; la situación es muy mala", dijo un líder cristiano autóctono de Ucrania que supervisa a los ministerios que sirven en las zonas de conflicto. "La gente tiene miedo de lo que va a pasar, pero al mismo tiempo, nosotros estamos trabajando".

Según las Naciones Unidas, desde que en abril de 2014 los separatistas comenzaron a luchar contra el gobierno de Ucrania, cerca de 8,000 personas han muerto y 1.4 millones de personas han sido desplazadas.

Los ministerios cristianos han estado ayudando a satisfacer las necesidades, y seguirán sirviendo cuando la lucha termine. Uno de ellos provee alimentos a 1,000 personas por día en cocinas móviles instaladas en carpas en las provincias de Donetsk, Lugansk, Makiivka, Krasnodon, Rubizhne, Yenákiievo y otros lugares.

"La situación no es muy buena: La gente sufre, la gente tiene hambre", dijo el líder cristiano. "La gente sólo recibe US$ 40 en pensiones y US$ 80 en salarios por mes; y de 10 personas, sólo una consigue un trabajo en Ucrania".

Los ministerios asistidos por Christian Aid Mission envían paquetes de alimentos y ropa a las personas en el nombre de Cristo. Algunos ministerios se establecieron originalmente como organizaciones de fundación de iglesias.

El líder cristiano dijo: "Dios ha ayudado a los ministerios a fundar 214 nuevas iglesias y 234 iglesias caseras. Así que en un año habrá casi 450 iglesias, y el año pasado a través de estos proyectos se fundaron 430 iglesias".

El líder de un ministerio de fundación de iglesias con sede en Ucrania dijo que se sorprendió al encontrar que en muchas áreas de Ucrania no hay ninguna congregación cristiana.

"Hay muchas ciudades y pueblos sin iglesias evangélicas, donde las personas no han oído hablar de Jesús", dijo. "Damos gracias a Dios de que en nuestro país hay gente lista para ir a las regiones en guerra y predicar el evangelio".

Durante el verano el ministerio realizó 20 reuniones de niños en el este de Ucrania, distribuyó 2,500 Biblias, y este mes enviará a 22 misioneros autóctonos a 10 pueblos para hacer el seguimiento de los que pusieron su fe en Cristo.

"Nuestros misioneros trabajan día y noche para ayudar a las personas en las zonas de guerra peligrosas, y les hablan acerca de la salvación", dijo.

Las personas desplazadas desde el este de Ucrania ven poca esperanza de recuperación a corto plazo.

El líder cristiano que supervisa a los ministerios en Ucrania señaló que los misioneros autóctonos enviados previamente desde el oeste de Ucrania a las provincias orientales fueron golpeados y expulsados.

"Ahora la gente del este de Ucrania dice: 'Usted nunca va a ganar a un hermano cuando están bombardeando', pero el 95 % de las personas que acuden a las reuniones toman una decisión por Cristo, incluyendo el alcalde de una ciudad", dijo.

Entre los ministerios que satisfacen las necesidades de las víctimas de la guerra está un orfanato en el oeste de Ucrania que a la vez funciona como un centro para personas desplazadas del este de Ucrania. El líder cristiano dijo que un hombre y su novia llegaron de Donetsk en busca de refugio y terminaron como voluntarios en el centro. En poco tiempo el hombre aceptó a Cristo, luego su novia lo hizo, y dos meses después se casaron.

Él dijo: "Dos meses después fueron a la escuela bíblica durante tres meses. Poco después volvieron y dijeron: 'Ahora estamos listos. ¿Nos pueden enviar al mismo lugar de donde escapamos? Queremos ser misioneros y fundar nuevas iglesias en nuestra ciudad natal'. Todo el proceso se llevó a cabo en un año".

Los misioneros autóctonos distribuyen Nuevos Testamentos cuyas páginas son hechas con los mismos materiales duraderos utilizados para fabricar papel moneda.

"El equipo le preguntó a un soldado si quería una Biblia", dijo el líder cristiano, "y él respondió: 'No, no quiero ninguna'. Le preguntaron por qué no, y él abrió su chaqueta y dijo: 'Porque ya tengo una. Casi me matan, pero las balas no pasaron a través ella. Los francotiradores apuntaron a mi corazón, pero la bala no la pudieron atravesar'".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP