Noticias e Historias de las Misiones

Las Artimañas de los Hindúes en la India Contra las Conversiones

3 de diciembre de 2015

At a village in Jharkhand state, a woman prays for salvation in Christ.
En una aldea en el estado de Jharkhand, una mujer ora por la salvación en Cristo.

Un evangelista en el norte de la India debe estar atento a algo más que a extremistas hindúes violentos. El gobierno cada vez es más hostil hacia la conversión cristiana, y los hindúes de línea dura tratan constantemente de hacerlo caer en trampas legales.

En la ciudad norteña de Chandigarh, Kanak Chauhan*, un evangelista que dirige un ministerio regional y supervisa iglesias, dijo que recibe por lo menos una llamada a la semana de hindúes que tratan de engañarlo para que haga declaraciones para luego acusarlo de coacción o de seducir a la gente para convertirla. A menudo las personas que llaman están grabando las conversaciones.

"Recibí una llamada de una señora que dijo: 'He leído acerca de Cristo y quiero cambiar mi religión'. Ella me estaba empujando para que dijera algo así como: 'Voy a ayudarla a cambiar de religión', y una vez que lo digo, eso en la India puede convertirse en un problema".

El pastor, que dirige un ministerio autóctono que ha fundado más de dos docenas de congregaciones, dijo que responde a ese tipo de llamadas con prudencia.

"Tratamos de utilizar palabras sabias, así que en vez de 'cambio de religión', decimos que no se trata de un cambio de religión, sino de corazón. Tenemos que ser muy cuidadosos. No voy a decir lo que ellos están tratando de que diga. En cambio digo: 'Bueno, podemos hablar de esto, venga a reunirse con nosotros. Podemos sentarnos y hablar'. Si son auténticos, vienen y me conocen. Pero nunca vienen. Solo tratan de usar trucos".

El hindú nacionalista Bharatiya Janata Party, del partido BJP, lidera una coalición que está tratando de introducir una legislación en el parlamento para criminalizar las conversiones religiosas forzosas y no aprobadas, creando una atmósfera en la que los vigilantes hindúes se sienten con derecho de atacar a los evangelistas y a los nuevos conversos. Aunque la India aún tiene que aprobar una ley que prohíba la conversión forzada o inducida, ya existen leyes nacionales contra la intimidación criminal y los intentos de obligar a una persona a convertirse a otra religión.

Aunque Chandigarh no pertenece a ninguno de los cinco estados que tienen leyes contra la conversión religiosa forzada o inducida, los hindúes antagónicos podrían utilizar las leyes nacionales de intimidación criminal para tratar de atrapar a los evangelistas con falsas acusaciones de conversiones por la fuerza o seducción.

"Hay algunos que piden el bautismo, y después de ser bautizados, te acusan, diciendo: 'Este pastor me bautizó y me ofreció dinero'", dijo el pastor Chauhan. "Ellos simplemente hacen estas declaraciones falsas".

Evangelistic event in northern India.
Según el director de un ministerio que realiza eventos evangelísticos como éste en el norte de la India, los hindúes que aceptan a Cristo tienden a ser creyentes fuertes.

Dos miembros del BJP han presentado proyectos de ley en el parlamento que prohíben la conversión religiosa no pre-aprobada por el gobierno y castigan las conversiones forzadas e inducidas (por seducción). "Forzar" incluiría una amenaza de daño, como "amenaza de descontento divino", que prohibiría las doctrinas cristianas de la salvación, el cielo y el infierno. "Seducción" podría interpretarse como cualquier ayuda de emergencia para los pobres que los cristianos puudieran ofrecer.

Según los líderes cristianos autóctonos con sede en el país, esta legislación crearía una atmósfera de intolerancia justo cuando el gobierno del primer ministro Narendra Modi ha comenzado el seguimiento de las organizaciones caritativas no hindúes en busca de pretextos legales para quitarles su estatus legal de ser sin fines de lucro.

"El gobierno está observando a todas las organizaciones y el tipo de trabajo que hacen, especialmente las muy activas en las actividades espirituales", dijo el pastor Chauhan. "Han empezado a atacarlas y a cerrar sus cuentas, y por eso es importante tener un equilibrio entre los programas que satisfacen las necesidades físicas y las necesidades espirituales. Nos ayuda a lograr un buen nombre dentro del gobierno".

En Chandigarh, un territorio que sirve de unión entre la capital de Haryana y el estado de Punjab, el Pastor Chauhan y su equipo han fundado 11 iglesias, 6 congregaciones en el estado de Uttarakhand, y 7 en el estado de Punjab. El ministerio también ofrece comida a los pobres, incluyendo a padres que trabajan duro pero no ganan lo suficiente para alimentar a sus familias. Un programa para niños a veces provee alimentos, ropa y juguetes. Los miembros del equipo del ministerio distribuyen alimentos durante las visitas regulares al hospital, y una misión de alfabetización ayuda a educar a niños y a adultos pobres.

El ministerio necesita apoyo financiero (US$ 200 al mes c/u) para 22 de los 30 miembros del equipo que aún están trabajando de manera voluntaria. Muchos de ellos, ex hindúes como el Pastor Chauhan, conocen las lenguas locales y las costumbres religiosas, lo que les ha ayudado a fundar iglesias. Las congregaciones se han formado principalmente como resultado de que los miembros del equipo comparten el evangelio con amigos, pero el ministerio también organiza eventos evangelísticos.

"Los eventos evangelísticos son los más arriesgados, pero el riesgo es el otro nombre de la fe, así que tenemos que hacer eso", dijo. "Los eventos evangelísticos requieren una gran cantidad de recursos y finanzas, pero logran grandes resultados; recientemente 3,000 personas asistieron a una campaña en Punjab, y alrededor de 250 se arrepintieron el primer día".

Si bien este tipo de eventos provee blancos fácilmente identificables para los ataques, los extremistas hindúes atacan cada vez más las reuniones privadas más pequeñas. A principios de este año, en un barrio pobre de una aldea de Punjab, el pastor de una de las iglesias del ministerio estaba orando con hindúes que habían visitado los servicios de adoración. Ellos estaban reunidos frente a la cabaña de la familia cuando una turba de extremistas hindúes los atacó.

"Él estaba orando por algunas personas, y de repente un grupo de hindúes llegó con varas, cadenas y piedras, y lo golpeó hasta dejarlo inconsciente," dijo el pastor Chauhan."Cuando volvió en sí estaba en la cárcel con todo tipo de falsas acusaciones en su contra, como por ejemplo que destruyó sus ídolos y libros religiosos".

El ministerio pudo obtener la liberación del pastor con la ayuda de conexiones políticas, pero él estaba gravemente herido y no pudo oír de su oído izquierdo por 45 días, dijo el pastor Chauhan. Durante el ataque los asaltantes también abofetearon fuertemente a una anciana.

A la vez que hacen esas acusaciones falsas contra los cristianos, los extremistas hindúes están llevando a cabo eventos en masa Ghar Wapsi ("Homecoming") diseñados para obligar a la gente a "reconvertirse" al hinduismo.

"Ellos literalmente están forzando a la gente a volver al hinduismo, y nadie dice nada al respecto", dijo el pastor.

En un país con una población estimada de 1.3 mil millones, el 74 % de la misma es hindú y un 6 % cristiana (4.2 % evangélica). El Pastor Chauhan nació en una aldea en el estado de Uttarakhand donde no había cristianos. Él era un adorador ardiente del dios Hanuman con cara de mono.

"Para los hindúes, es como Superman, puede volar, tiene una cola que puede crecer en cualquier medida, puede tener cualquier tamaño y tiene un cuerpo como el de He-Man", dijo el pastor. "En el hinduismo hay 330 millones de dioses, por lo que la mayoría de la gente aceptará a Jesús y lo añadirá a los 330 millones. No van a odiar a Jesús. Pero mi experiencia es que la gente en la India tiene hambre de Dios, y una vez que se enteran de que Él es el verdadero Dios, le siguen de todo corazón".

* (Nombre cambiado por razones de seguridad)

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP