Noticias e Historias de las Misiones

Los Refugiados de Siria e Iraq Necesitan Ayuda Para Sobrevivir

17 de diciembre de 2015

A refugee returns to her tent in Adana, Turkey with vital supplies from an indigenous ministry.
Una refugiada regresa a su carpa en Adana, Turquía con suministros vitales provistos por un ministerio autóctono.

Mientras los países del Golfo Pérsico cerraron sus puertas a los sirios e iraquíes que huyen de la guerra y de las atrocidades del Estado Islámico (ISIS), los misioneros autóctonos de otros estados del Medio Oriente se preparan para ayudar a los refugiados a sobrevivir el invierno, y a llevarles la esperanza de la Navidad.

Los líderes de ministerios de Turquía, Iraq y Líbano informan que este año muchos refugiados sirios e iraquíes que abandonaron el Islam estarán celebrando su primera Navidad, ya que han visto el poder de Cristo en medio de su desesperación. Ellos han abierto sus ojos al evangelio.

El líder de un ministerio autóctono de Iraq dijo: "Lo que ISIS está haciendo hoy es dictado por el Corán y los libros islámicos, y eso se ha hecho visible y público a la gente", dijo. "Todos los días escuchamos testimonios de musulmanes que han aceptado a Cristo".

A pesar de las restricciones al influjo de refugiados a Europa después de los ataques terroristas del 13 de noviembre en París, la bienvenida que muchos musulmanes de Siria e Iraq han experimentado en algunos países europeos, ha suavizado su disposición para el evangelio.

El director del ministerio dijo: "Algunas comunidades europeas acogieron a inmigrantes y los albergaron, mostrándoles amor. Esto agitó los sentimientos del mundo musulmán, ya que empezaron a ver la diferencia entre los países europeos, que tienen los principios y la historia del cristianismo, y los países musulmanes como Arabia Saudita y los Estados del Golfo, que se negaron a recibir a los refugiados".

Rechazados por los estados del Golfo Pérsico, y enfrentando las hostilidades de ISIS, muchos sirios e iraquíes han denunciado las enseñanzas islámicas en los medios de comunicación sociales, y en los últimos meses cientos de musulmanes han recibido a Cristo. Uno de sus amigos de la infancia se vio obligado a huir de Iraq y le contó cómo fue tratado en Europa. Él llegó a Turquía, y a continuación sobrevivió un viaje traicionero a Atenas en uno de los débiles "barcos de la muerte" antes de llegar a Alemania, desde donde le telefoneó.

"Él me dijo: 'Encontré el amor, el respeto y el aprecio de los cristianos, y todo lo que vi de los creyentes en Cristo fue pureza y sinceridad de corazón, y amor incondicional'. Y entonces me preguntó cómo podía seguir a Cristo. Él entregó su vida a Cristo por teléfono. Él y su esposa oraron y pidieron al Señor que entrara en sus corazones y les ayudara en su nueva vida".

Aunque los refugiados sirios e iraquíes pueden enfrentar prejuicios y dificultades sociales en los países de Medio Oriente que los aceptan - Jordania, Líbano y Turquía - los cristianos están abriendo sus brazos hacia ellos. En el Líbano, el líder de un ministerio autóctono abre las puertas del templo los viernes por la noche invitando a las familias refugiadas a tomar café, socializar y compartir acerca de Jesús.

"A menudo vemos respuestas milagrosas a la oración", dijo, y agregó que un miembro de su equipo se había estado reuniendo para estudiar la Biblia con una musulmana llamada Yana, que empezaba a creer que la Biblia era la verdad de Dios.

Sin embargo, su hermano estaba muy enfermo y un médico le había dicho que debía ser hospitalizado de inmediato o moriría. Al no tener dinero, Yana pidió oración por su hermano. Poco después de orar, la fiebre del hermano bajó y dejó de toser sangre.

Yana rápidamente fue al médico para contarle las buenas nuevas de que su hermano ya no tendría que ser hospitalizado, pero el médico no creyó su historia.

Juntos fueron a la casa del hermano de Yana, y el médico pudo ver por sí mismo que la enfermedad había desaparecido por completo. El doctor estaba completamente sorprendido y lo describió como un milagro. Yana aceptó al Señor Jesús y compartió la buena noticia con todos sus vecinos.

Él dijo: "El resultado fue que más de 15 mujeres del barrio se han acercado a nuestro equipo pidiendo oración y visitas a sus hogares. 'La oración cristiana es tan poderosa', declararon. ¡Alabado sea el Señor Jesús, que Su gloria se ha revelado en medio de esta comunidad!"

Este mes el ministerio planea distribuir entre 30,000 y 50,000 Biblias, Nuevos Testamentos y Biblias para Niños como parte de campañas evangelísticas de Navidad, dijo. Al menos 20 misioneros están viajando a diferentes ciudades para los esfuerzo de este año; por medio de estas campañas el año pasado muchas personas aceptaron a Cristo.

El año pasado en Turquía, un ministerio autóctono proveyó una cena de Navidad que llevó a musulmanes que nunca habían escuchado el evangelio a recibir a Cristo. Este año esperan ampliar el evento, dijo el director.

El líder del ministerio dijo: "Oramos que podamos reservar el mismo lugar que tuvimos para la cena de Navidad. El año pasado invitamos a 100 personas no alcanzadas. Ahora queremos invitar a entre 400 y 500 personas, para que más personas puedan llegar al Señor".

Refugee children in Turkey need food, medicine and shoes.
Los niños refugiados en Turquía necesitan alimentos, medicinas y zapatos.

Las visitas del ministerio a los campamentos de refugiados cerca de la ciudad de Adana se centran en proveer para las necesidades de invierno, ya que familias en 90 carpas necesitan urgentemente calentadores, leña y alimentos.

"Ellos necesitan ayuda inmediata, ya que nadie puede trabajar en invierno, y sus vidas son cada vez más difíciles", dijo el director. "En una carpa que visitamos una madre tenía un hijo de 10 días de edad. Ellos estaban helados, y el bebé estaba tosiendo, por lo que lo llevamos a un médico, pagamos los gastos y nos dieron medicamentos para el frío y la bronquitis".

Cuando los refugiados en otras carpas ven a los miembros del equipo, se acercan y piden calentadores y otros elementos críticos, dijo. Los miembros del equipo les dicen que confían que Dios proveerá para ellos. Los misioneros se conmovieron viendo a niños pequeños descalzos fuera de sus carpas en el frío, y esperan poder proveerles calcetines y zapatos.

"También hemos recibido llamadas telefónicas de refugiados, y siguen hablando de la necesidad urgente de artículos básicos para mantenerlos con vida", dijo, y agregó que encontraron dos familias interesadas en estudiar la Biblia.

"Hicieron algunas preguntas acerca de Jesús", dijo. "Dijeron que sabían acerca de Jesús por el Corán, y les explicamos desde los versos de su libro que la salvación sólo viene de Jesús. Oramos por ellos. También estamos orando que pronto podamos ayudar a los refugiados de las 90 carpas que sufren, y que ppuedan abrir sus corazones al Señor Jesús".

Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP