Noticias e Historias de las Misiones

Cómo Alcanzar a los Quechuas "99% Cristianos Profesantes" de Perú

19 de febrero de 2016

 Peruvian children praying.
Los niños se acercan a Dios en una reunión de oración en una aldea en el norte de Perú.

En la aldea de montaña Uyurpampa, en el norte de Perú, situada entre tierras de cultivo y los picos andinos más distantes, un pequeño grupo de misioneros autóctonos se bajan de un autobús destartalado en el frío de la madrugada. Han estado viajando durante más de cinco horas.

La noche anterior, los cuatro cristianos de Perú viajaron en otro autobús desde la ciudad de Reque, a 804 Km. al norte de Lima y cerca de 8 Km. de la costa del Pacífico, hasta Ferreñafe. En esa ciudad esperaron con su carga durante unos 20 minutos para abordar el único autobús que llega a la aldea Uyurpampa – y que salía a las 1 a.m.

"Usted no sabe qué tipo de bus que va a llegar," dijo el director del ministerio autóctono. "Podría ser un bus al aire libre con patos, o pollos, o lo que sea. A las 12:40 a.m. descargamos lo que traíamos y esperamos ese autobús que sale a la 1 am. Si no tomas este autobús, no hay otro, tienes que regresar."

En la fría oscuridad de diciembre llegaron a Uyurpampa a las 5 am con sueño y descargaron en la casa de un anfitrión a tres cuadras lo que habían comprado: ropa, zapatos y juguetes para los niños pobres de la zona.

El equipo ayudó a la iglesia de 50 miembros, que el líder del ministerio fundó en 2011, a distribuir los elementos a los aldeanos, iluminando los rostros de docenas de niños y sus padres. La mayor parte de los destinatarios, que no forman parte de la congregación, probaron el amor de Cristo, y la Iglesia, dirigida por un pastor laico local, brillaba como una ciudad asentada sobre un monte que no se puede esconder.

En ese viaje, como lo hacen cada dos o tres meses, los misioneros autóctonos trajeron el evangelio a la comunidad Quechua Lambayeque del pueblo, donde casi todo el mundo fuera de la congregación evangélica practica una mezcla de antiguos rituales paganos y el catolicismo nominal. El Proyecto Josué designa a los quechua Lambayeque como los 99 % "cristianos profesantes", pero el equipo del ministerio sabe que la gran mayoría de ellos nunca han escuchado el evangelio. Junto con otros grupos quechuas suman aproximadamente 4.4 millones, de los 30 millones de habitantes de Perú. Los quechuas Lambayeque del pueblo están influenciados tanto por el animismo y la brujería como por una forma inferior del catolicismo romano.

"Millones de quechuas de montaña y Aymara todavía están atados a supersticiones de origen pagano y cristianas", explica el Manual Misional de Operación Mundo.

Nominalmente católicos desde la colonización española, las generaciones de quechuas andinos han profesado las mismas creencias animistas de todos los pueblos andinos, como la creencia en la Madre Tierra (Pachamama), a quien se deben ofrecer ofrendas para la fertilidad. El director del ministerio autóctono, cuyo nombre se oculta por razones de seguridad, expresó su profundo agradecimiento a los patrocinadores de Christian Aid Mission, que han hecho posible alcanzarlos para el evangelio.

"Hemos podido comprar y distribuir ropa, zapatos y juguetes a más de 140 niños pobres y necesitados en lugares como Pampagrande, Capote y Uyurpampa", dijo. "También hemos compartido el evangelio y enseñado la Biblia en varias ciudades y pueblos de la Región Lambayeque y discipulado y bautizado a nuevos creyentes".

Entre los miembros del equipo que hizo el viaje hasta el pueblo Uyurpampa había un joven que hace tres años había caído en una espiral descendente de alcohol y drogas. Deprimido después de la muerte de su padre, David (apellido retenido), se unió a una pandilla y vivió un estilo de vida pecaminoso, dijo el director del ministerio.

Hace dos años su madre lo trajo a la iglesia del director en Reque. David, que entonces tenía 20 años, asistió a un retiro de tres días de la iglesia fuera de la ciudad. Después de escuchar al líder presentar el evangelio al grupo, pasó al frente para orar.

"Ellos comenzaron a orar por él, y él se puso a llorar, y lloraba y lloraba", dijo el director. "Algunas personas pasan adelante y son reticentes, pero en su caso él no hacía más que llorar. Realmente sentía que el Señor lo liberado de su carga, y después sintió un cambio en su vida, ya que no sentía más esa tristeza y carga en su corazón".

David comenzó a dirigir estudios bíblicos en su casa, donde discipuló a otros jóvenes, y ha comenzado a ayudar a dirigir el ministerio juvenil de la iglesia. Su hermano también ha puesto su fe en Cristo, y, como los dos trabajan en un mercado, después del trabajo anuncian a Cristo allí.

"Cuando terminan su trabajo salen a la calle para hablar con la gente acerca de Jesús", dijo. "Este joven quiere ser un misionero. Lo estoy discipulando. En este último viaje a Uyurpampa, él fue para ayudar, pero también para llevar las cosas, ver cómo se habla con la gente, cómo se evangeliza, cómo se va de casa en casa".

 Peruvian children displaying gifts.
Estos niños muestran con alegría los regalos provistos por un ministerio autoctono en Uyurpampa, Región Lambayeque.

El ministerio, que funciona como una organización central para varios grupos de la Región Lambayeque, equipa a un equipo de 13 miembros que anuncia a Cristo en español, ya que en la zona los quechuas son bilingües, hablando tanto en español como su propio dialecto quechua Lambayeque. El ministerio también opera una estación de radio en la cercana localidad de Olmos.

Algunos oyentes llegan a la estación en persona para aprender más. El líder del ministerio dijo que un guardia de 28 años de edad de un banco local tenía arrebatos de mal genio. Julio llegó a la estación y dijo que casi había perdido su trabajo después de golpear a un compañero de trabajo.

"Deprimido por la situación, había empezado a pasar las emisoras de radio y se detuvo en nuestra estación de radio en un momento en que estábamos compartiendo el evangelio", dijo el director. "El Señor tocó su corazón, por lo que llegó a nuestra oficina y recibió a Jesús como su Señor y Salvador. Luego empezó a reunirse con nuestro grupo local de estudio bíblico, y el Señor está transformando su vida. Él dijo, 'Ahora, con la ayuda del Señor, tengo paz, y mi mal comportamiento, el mal humor y los ataques de rabia se han ido'".

Las emisiones llegan a algunas zonas donde no hay iglesia evangélica, abriendo posibilidades para que se puedan fundar congregaciones. Un oyente, Rosendo Barrios de San Pedro, escribió: "Doy gracias a Dios por su ministerio a través de la radio. Aquí no tenemos una congregación evangélica, pero ahora, a través de sus mensajes, mi familia y yo estamos aprendiendo más acerca de Dios, y yo estoy compartiendo con mis vecinos acerca de Jesús. Su estación de radio es una bendición para mí y para mi pueblo".

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 245NLEM ¡Gracias!

Provea apoyo mensual para los misioneros
Email this page Print this page
SC: WEBCANSP