Noticias e Historias de las Misiones

Superando un Mundo de Desesperación en Zimbabue

3 de marzo de 2016

 Native missionary giving girl a meal in Zimbabwe.
Como parte de un esfuerzo evangelístico, misioneros de un ministerio autóctono proveen alimentos, bebidas y ropa a niños necesitados en Zimbabue.

La crisis económica, la sequía severa, la pobreza generalizada y el SIDA afligieron a una zona remota de Zimbabue, donde el año pasado un pastor renunció a su iglesia debido el estrés de tratar de servir a una congregación que no podía apoyar financieramente a su familia.

La sequía del 2015, que este año ha seguido afectando al sur de África, fue emblemática del quebrantamiento espiritual que condujo al pastor de 38 años de edad Mupungion Kudzanai Makanyaire, a dejar su rebaño en julio pasado. La Iglesia del Evangelio Completo que pastoreó se encuentra en un puesto rural cerca de la pequeña ciudad de Chivhu, en el centro de Zimbabue, a 150 Km. al sur de Harare.

"Yo no pude continuar debido a la difícil situación económica. Era muy duro tratar de mantener a mi esposa e hijos, especialmente con las cuotas escolares de los niños", dijo el pastor Makanyaire, padre de tres niños de 6, 11 y 15 años de edad. "Vivimos en una zona rural, y la gente del campo no podía mantenerse a sí misma, y mucho menos apoyar a un pastor.

Abatido, incapaz de alimentar a su familia, y sin nadie que lo alentara, perdió la esperanza e hizo poco más aparte de quedarse en casa. Como otros en un país con una tasa de desempleo del 85 %, estaba deprimido. Cuando la sequía, considerada la peor en la historia del sur de África, se extendió más allá de la temporada de cosecha, él se unió a los 2.4 millones de personas (el 26 % de la población de Zimbabue) que enfrentaron escasez de alimentos.

La tercera semana de febrero, después de que la sequía provocara que el presidente de Zimbabue de 92 años de edad, Robert Mugabe, declarara el estado de desastre en las zonas rurales, el pastor apático pasaba frente a la sede de un evento evangelístico cuando escuchó al líder de un ministerio autóctono de Zimbabue predicar acerca de ser "herido, pero seguir volando".

Martin Bernard, director de Ministerios Venga tu Reino (Thy Kingdom Come Ministries - TKCM), estaba predicando sobre 2 Corintios 4:17, "Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria", y Pastor Makanyaire no dudó en unirse a la multitud que escuchaba.

"Cuando se dio el llamado al altar", dijo Bernard, "él vino y lloró amargamente y me dijo que era un pastor, pero estaba teniendo un momento difícil y se estaba quedando en casa porque las cosas eran demasiado duras para él. Dijo que nunca había escuchado un mensaje de motivación como este, que estaba directamente en línea con lo que estaba experimentando".

El Pastor Makanyaire oró con Bernard y volvió a dedicar su vida a Cristo. Esa semana Alrededor de 60 personas en la zona pusieron su confianza en Jesús como Señor y Salvador, y el pastor accedió a regresar a su iglesia y guiar a los nuevos cristianos.

"Oré con él y le dije que el Señor le pediría cuenta de las ovejas que se habían dispersado", dijo Bernard. "Nosotros le dijimos que sería en su interés y el de Dios que recuperara las ovejas e incluyera a las 60 ovejas nuevas. Dijo que iría a visitar a las ovejas y que también seria fiel a las 60 almas recién entregadas a Cristo".

La esposa del pastor Makanyaire, Irene José Makanyaire, de 31 años de edad, se asombró cuando fue testigo de esa transformación. Bernard dijo que ella cayó de rodillas expresando su agradecimiento al equipo del ministerio.

Impoverished villagers in Zimbabwe enjoy a meal from an indigenous ministry.
Aldeanos empobrecidos en Zimbabue, donde el desempleo es superior al 85 %, disfrutan una comida provista por un ministerio autóctono.

"En la iglesia oré y oré que un día como este viniera, en que mi marido diera su vida de nuevo a Jesús y le sirviera como solía hacerlo", le dijo al equipo. "Él era un hombre que tenía una pasión, un fuego por las cosas de Dios. Estoy muy agradecida a todos ustedes y a los que Dios envió esta noche. Voy a cantar a mi Señor".

Bernard, a su vez, agradece a los patrocinadores de Christian Aid Mission por su apoyo.

Bernard dijo: "Lo que dijo su esposa se lo decimos a ustedes. Si no hubiera sido por Christian Aid, el Pastor Mupungion se habría perdido para siempre. Gracias por vuestro apoyo, oraciones y amor para ver almas salvadas. Vuestras ofrendas definitivamente no son en vano".

Bernard ha incluido un sueldo para el pastor en el próximo presupuesto que presentará a Christian Aid.

Además de las campañas de evangelización y fundación de iglesias, TKCM también lleva a cabo capacitación de liderazgo, opera una clínica médica y, cuando hay fondos disponibles, ofrece comida y ropa a los niños pobres, muchos de ellos huérfanos a causa del SIDA. Recientemente la BBC informó, citando el Consejo Nacional del SIDA, que, aunque las muertes relacionadas con el SIDA en Zimbabue se han reducido en más de dos tercios desde el 2001, más de 60,000 personas mueren cada año a causa del virus.

Según la BBC, alrededor de 1.4 millones de personas en Zimbabue, el 15 % de los adultos, están infectados con el virus HIV, y sólo 618,000 tienen acceso a tratamientos antirretrovirales.

En Mutoko, a 250 Km. al norte de Harare, dos pastores y ocho voluntarios de TKCM hacen evangelismo, visitas a domicilio y distribución de alimentos para las viudas, los huérfanos y otras personas necesitadas, incluyendo muchos que quedaron desprotegidos después de que el SIDA cobrara las vidas de sus padres o cónyuges. En Hopley, a unos 25 Km. al sur de Harare, 10 pastores de TKCM y 25 voluntarios ayudan a atender a 6,000 personas del grupo étnico Shona. Recientemente, en un evento evangelístico de 4 días, 65 personas se entregaron a Jesús.

En Marondera, una zona urbana al este de Harare, cuatro pastores de TKCM y nueve voluntarios sirven a personas que luchan para comprar medicamentos.

Bernard dijo: "El pastor y los voluntarios hacen una tremenda obra visitando a las viudas, los huérfanos y las personas desconsoladas. Tienen grupos celulares en los alrededores de la zona, pero carecían de líderes con capacidad de liderazgo. Ellos también llegaron al seminario de liderazgo que conducimos".

Después de una reciente campaña evangelística de 4 días en Marondera, 85 personas se entregaron a Cristo.

Bernard dijo: "Había pastores de diferentes iglesias, y ellos eligieron a que iglesias querían ir. Gracias por la ayuda que nos enviaron para que pudiéramos alcanzar a pastores como el Pastor Mupungion".

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 594TKCM ¡Gracias!

Apoye el ministerio de los misioneros autóctonos en Zimbabue.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP