Noticias e Historias de las Misiones

Alto el Fuego o No, la Crisis de los Refugiados de Siria Persiste

31 de marzo de 2016

A family shares an afternoon meal of peanuts at a makeshift refugee camp outside Adana, Turkey.
Una familia comparte una comida de cacahuetes en un campamento de refugiados improvisado fuera de Adana, Turquía.

Desde que el alto el fuego entró en vigor hace un mes, las muertes de civiles han disminuido en Siria, pero los líderes cristianos autóctonos dijeron que los refugiados, traumatizados por la guerra, continúan fluyendo hacia Turquía en desesperada necesidad de ayuda.

Desde el 27 de febrero, cuando comenzó el alto el fuego, hasta el 27 de marzo, el número de muertes de civiles en Siria se redujo a 363. Sigue siendo una horrible pérdida de vidas, pero según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), son menos que las 1,100 muertes de civiles de un mes antes del alto el fuego.

De acuerdo con el OSDH, de las 363 muertes de civiles, 174 tuvieron lugar en zonas en las que el alto el fuego está en vigor, y las 189 muertes restantes ocurrieron en el territorio controlado por los grupos terroristas rebeldes islámicos como el Estado Islámico (ISIS) y Al Qaeda de Frente Nusra. Los grupos terroristas no eran parte del acuerdo, y cada facción en la guerra civil de Siria acusa a la otra de violaciones esporádicas del alto el fuego.

Turquía ha aceptado a más de 2.7 millones de refugiados sirios, y proveyó más de 8 millones de euros (US $ 8.9 mil millones), más que cualquier otro país, pero miles de recién llegados no pueden acceder a los campos oficiales para beneficiarse de esa ayuda. Uno de los ministerios turcos autóctonos que Christian Aid Mission asiste visita a campamentos no oficiales de carpas improvisadas fuera de Adana para distribuir ayuda.

La semana pasada, un líder autóctono de Turquía nos dijo: "Cada vez que hablamos con los refugiados recién llegados escuchamos otra historia triste que a veces nos hace quedar sin palabras. Hablamos con una familia que tiene tres hijos. La mujer fue capturada por ISIS, y cuando el marido les hizo frente para tratar de evitar que se llevaran a su esposa, fue herido. Nos mostró la cicatriz".

En algunas visitas el ministerio establece prioridades para la distribución de su ayuda limitada. La semana pasada decidió distribuir cajas de comida y zapatos sólo a huérfanos y viudas, especialmente viudas con bebés, y entregó tarjetas indicando quien recibiría la ayuda.

"Muchas madres se acercaron a la camioneta y pidieron cajas de comida, y fue muy difícil para mí decirles que esta vez sólo estábamos entregando a los que habían recibido tarjetas", dijo el director. "Así que nos seguían pidiendo y decían que ellas también eran viudas y tenían seis hijos que esperaban pan para comer. Fue desgarrador también ver a niños que lloraban para tener zapatos, así que les dijimos: 'Esperen a uno lado, después les daré algo, y ellos decían: 'Prométenos, tío, prométenos...'"

Junto con las necesidades urgentes, algunas familias tienen necesidades especiales. Una madre de tres cuyo esposo murió en Alepo en un atentado hace cuatro meses tiene un hijo que no puede caminar. Huyó con su cuñado a un campo fuera de Adana.

"Ellos están pasando por un momento muy difícil para sobrevivir", dijo el director del ministerio. "Ella tiene dos niñas y un niño, y el niño nació con discapacidad. Hay muchos niños nacidos con discapacidades, o que están poco saludables debido a trastornos del desarrollo debido a que no hay suficiente comida, y el niño de 3 años de edad no pueden hablar ni caminar".

El ministerio está extendiendo una mano a esas familias.

Él dijo: "Nuestro Dios nos dio esta oportunidad, y hemos podido tocar los corazones de la gente. Gracias a Dios ellos están haciendo preguntas para llegar a conocerlo. Esta oportunidad es un tesoro para nosotros".

En una visita al campo a principios de este mes el equipo visitó 200 carpas con el objetivo de atender a los bebés y a los niños y anunciar a Cristo.

Él dijo: "Entramos en cada carpa y escuchamos sus historias. Nos partió el corazón cuando escuchamos sus historias, y las condiciones de vida en los campamentos empeoran cada día. Nos quedamos sin palabras. Pero hoy la buena noticia es que tres refugiados sirios aceptaron a Jesucristo, lo que es un milagro de Dios, que nos muestra que todo es posible para Él".

Bundled-up baby and mother.
Los bebés que necesitan pañales y fórmula para su nutrición son de alta prioridad en la distribución de ayuda a los campos de refugiados.

Muchos refugiados han comenzado a preguntar sobre Jesús y el cristianismo, dijo él.

"Nosotros les decimos la diferencia entre el Islam y el cristianismo, y cuando se enteran de la diferencia, me dicen: 'Nosotros no conocíamos al cristianismo de la manera en que ustedes nos explican'. Estamos tan felices de que el Señor nos use a todos nosotros para llegar a ellos, para corregir su camino y redirigirlos. Por favor, oren por nosotros para que podamos llegar a más personas, y también nosotros estamos orando por ustedes para que podamos ayudarlos en su sufrimiento".

Mientras caminan por los campos, los misioneros pueden oler las condiciones antihigiénicas que pueden conducir a enfermedades y ver muchos bebés sin pantalones ni pañales. Cuando los misioneros llegan, los refugiados vienen corriendo hacia ellos pidiendo ayuda - madres que abogan por pañales, fórmula para bebés y asistencia médica.

En una carpa vieron a un recién nacido de 7 días de edad que no se movía.

"El bebé estaba durmiendo y no se movía, y sus padres dijeron que tenía epilepsia, y que el hospital les había dicho que tenían que cambiar su sangre", dijo. "Ellos son gente simple y no saben qué hacer, y la madre del bebé siguió pidiendo que les ayudáramos con el niño".

Los padres mostraron los resultados de las pruebas de laboratorio del hospital.

"Ellos dijeron que tienen ocho hijos, que están sufriendo, y no saben cómo alimentarlos", dijo. "Tenemos que hacer algo de inmediato por ellos y por otras familias que sufren, que también han sido dejadas por su propia cuenta. Ellos dijeron: 'Usted ve que nos estamos muriendo frente al gobierno turco y la gente, pero nadie se preocupa por nosotros".

El director de otro ministerio en Turquía estaba agradecido por las 150 cajas de alimentos, 90 calentadores, 200 mantas, 120 cajas de agua potable y 100 pares de zapatos que los patrocinadores de Christian Aid le ayudaron distribuir a los refugiados sirios, pero confirmó las que las necesidades continúan.

"Cuando la ayuda se terminó, otros refugiados dijeron: 'También queremos y necesitamos'", dijo. "Nosotros les dijimos: 'Oren por nosotros, para que Dios nos de algo que ofrecerles'. Ellos no paraban de decir: 'Aquí somos gente olvidada, nadie se preocupa por nosotros. El gobierno y otras organizaciones nos han abandonado'".

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 400REF ¡Gracias!

Ayude a satisfacer las necesidades físicas / espirituales de los refugiados del Medio Oriente.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP