Noticias e Historias de las Misiones

Muchos Musulmanes en Grecia y Turquía Reciben a Cristo

16 de junio de 2016

Refugee family in cramped quarters.
Los refugiados en Grecia buscan viviendas desesperadamente.

Miles de refugiados en Grecia están buscando ayuda después de que la vecina Macedonia cerró sus fronteras, mientras que en Turquía las necesidades han crecido debido en parte a un acuerdo con Grecia para enviar de vuelta a los refugiados que lleguen de Turquía.

Aunque apremiados por la enormidad de la necesidad, los ministerios griegos y turcos dan la bienvenida a la oportunidad de servir a tantos musulmanes.

"La necesidad de alojamiento es cada vez más abrumadora, ya que más y más personas se acercan a nosotros pidiendo ayuda para encontrar viviendas", dijo la co-directora de un ministerio autóctono de Grecia. "Estas personas están desesperadas, sin esperanza y sin información".

Más de 53,000 refugiados quedaron atrapados en Grecia después de que la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) cerró su frontera en marzo, después de haber permitido que unos pocos cientos entraran. Muchos refugiados que esperaban entrar a ARYM estaban alojados en un campamento improvisado en Idomeni, que las autoridades griegas cerraron y evacuaron el mes pasado, dispersando a la multitud.

Algunos de los evacuados de Idomeni ahora están alojados en campamentos en las inmediaciones de Polykastro, Grecia que, al igual que otros puntos de reasentamiento en ruinas y fábricas abandonadas, carecen de instalaciones sanitarias adecuadas.

"Una vez más, Dios había usado nuestras migas de pan para alimentar a estas personas espiritual y físicamente", dijo la co-directora del ministerio.

"La mayoría de los campamentos son muy pobres", dijo la co-directora. "Algunos ni siquiera tienen electricidad o duchas. La comida es de mala calidad, y la falta de información realmente está desesperando a estas personas."

El ministerio ha estado recibiendo llamadas telefónicas de toda Grecia pidiendo ayuda, dijo la co-directora.

Ella dijo: "Al principio nos emocionamos, ya que tendríamos la oportunidad de conocer e influenciar cada vez a más personas, pero hay desafíos. Ayer nuestra voluntaria iraquí, cuando se dirigía a la plaza cercana, se encontró rodeada por un grupo de sirios que lloraban: 'Por favor, ayúdenos a registrarnos, por favor ayúdenos'".

Gracias a la gran afluencia, ahora los líderes del ministerio tienen una congregación que consiste en su totalidad de musulmanes y ex-musulmanes.

Ella dijo: "Hace tres semanas tuvimos la oportunidad de bautizar a seis de ellos, y ahora estamos preparando el siguiente grupo".

Reciente, después de un servicio religioso, se sorprendió al ver que un refugiado despeinado pasó al frente y declaró que era musulmán, pero quería dar gracias a Dios porque Jesús había ayudado a su familia. En la cena que siguió ella supo que él era del sur de Iraq. Había llegado al centro de ministerio el miércoles anterior, y no había comido por dos días.

Refugees receiving aid from the back of the truck.
Algunos refugiados en Turquía dependen totalmente de la ayuda de los misioneros autóctonos.

"Mi hija estaba durmiendo, cansada de preguntar cuándo íbamos a comer", le dijo, y agregó que cuando vio a las multitudes, decidió volver más tarde. "Cuando volví a las 7 p.m. no sólo la multitud se había ido, sino también la comida. Me dieron unas galletas que mi hija comió cuando nos fuimos".

Cuando se iba, un desconocido se le acercó y le dio 200 euros (US $ 225).

"Yo sabía que eso era de parte de Jesús", dijo. "Fui al supermercado y compré todo para mi familia. Por eso vine aquí hoy, para dar gracias a Dios, que provee. Sólo sabía que eso era de Dios, de Jesús".

La co-directora le dijo que no recordaba haberlo visto.

"Cuando estaban dando los comestibles, había tanta gente, y era tan ruidosa, y las personas que estaban haciendo la distribución tuvieron que cerrar la puerta para hablar", le dijo. "Entonces usted bajó y dijo: 'Esta puerta no se debe cerrar. La puerta siempre está abierta'. Mientras usted decía eso me di cuenta de que eso es lo que pasa con Dios. La puerta siempre está abierta. La puerta a Jesús y a la iglesia siempre está abierta".

Ella y su marido, el co-director, dijeron que no recuerdan haberle dado una galleta después de distribuir los comestibles del día.

"Una vez más, Dios había usado nuestras migas de pan para alimentar a estas personas espiritual y físicamente", dijo. "No predicamos, sino que Dios utilizó nuestras palabras; no le ofrecimos comida, Él pero multiplicó las galletas, bendiciendo a esta preciosa familia".

En virtud de un acuerdo firmado el 20 de marzo, Turquía recibe US$ 3.3 billones en ayuda para prevenir que los refugiados crucen las aguas del mar Egeo, y para reubicarlos directamente en países europeos, sin pasar por Grecia. El líder de un ministerio de Turquía dijo que un equipo que visita los campos improvisados cerca de Adana recientemente preguntó a los refugiados si alguien del gobierno había llegado a ayudarles.

Él dijo "Todos ellos afirmaron que habían estado allí más de tres años sin ninguna ayuda del gobierno. Ellos dijeron: 'Si no tenemos alguna ayuda individual del público o de ustedes, nunca vamos a conseguir nada. Podemos morir día a día en frente del gobierno'".

La mayoría de los que estaban en las carpas eran mujeres y niños, dijo.

"Las madres nos mostraban sus bebés recién nacidos y nos rogaban que satisficiéramos sus necesidades", dijo. "Ellas siguen pidiendo fórmula para bebés, pañales, y medicinas. La necesidad más importante también es comida, para mantenerlos vivos".

El director dijo que los refugiados sienten que todo el mundo, incluyendo Alá, los ha olvidado, y cuando los misioneros les dicen que Jesús dijo que nunca los abandonaría y se ofreció a sí mismo como el Pan de Vida, ellos los invitan a explicarles con más detalle. Después de hablar más sobre Jesús, los misioneros prometen traerles Biblias en árabe para que aprendan más y le hagan preguntas a Dios mismo.

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 400REF ¡Gracias!

Ayude a satisfacer las necesidades físicas / espirituales de los refugiados en el Medio Oriente.
Email this page Print this page
SC: MIR