Noticias e Historias de las Misiones

En Vietnam los Cristianos Enfrentan Palizas, Prisión

14 de julio de 2016

Vietnamese church service.
Las iglesias no registradas en Vietnam evitan los controles que las autoridades utilizan para impedir su crecimiento.

El líder de un ministerio autóctono dijo que las autoridades vietnamitas han encarcelado al menos a 108 pastores por su fe, y estos pueden ser asesinados si no tienen cuidado con lo que comen.

De los líderes encarcelados de aldeas en las tierras altas centrales Vietnam, en los últimos 10 meses 66 habían huido de la provincia de Dak Lak a Kampuchea o Tailandia y, después de haber sido obligados a regresar, se presume que están presos; se ha establecido su repatriación a Vietnam, pero se desconoce su paradero actual.

"Las autoridades llamaron al líder de la iglesia registrada para decirle que lo llevarían a verlos, pero cuando llegaron al centro no había nadie", dijo Su*, el líder del ministerio.

Esto sucedió dos veces - la primera vez con 44 líderes de iglesias repatriados, y más tarde con otros 22 pastores que habían sido devueltos.

Las autoridades habían golpeado y / o amenazado con encarcelar a los pastores por negarse a obedecer órdenes de gobierno de consolidar sus iglesias caseras no registradas en una sola iglesia registrada, dijo Su. Por ejemplo, a un grupo de iglesias caseras con una membresía combinada de 3,000 se le ordenó fusionar sus congregaciones y reunirse en un centro con capacidad para no más de 500 personas.

"El gobierno quería combinarlos para limitar su crecimiento y tener más control", dijo. "Si los pastores se negaban a firmar un papel diciendo que combinarían sus iglesias y que en sus reuniones no habría más de 500 personas, serían golpeados o arrojados a la cárcel".

Las condiciones de reclusión son duras y primitivas. El incumplimiento de todas las órdenes y reglamentos puede acarrear un castigo letal.

En las zonas rurales, donde las autoridades controlan la actividad de la iglesia con más fuerza que con las congregaciones urbanas, dijo, las iglesias registradas tienen prohibido reunirse en grupos pequeños: no hay clases de escuela dominical para niños o adultos, no hay grupos de jóvenes y otras reuniones, aparte de la adoración de la congregacional entera. A los niños sólo se les puede enseñar sobre el cristianismo en el país. Está prohibido tomar la Santa Cena y recolectar ofrendas, los sermones son monitoreados por la policía para asegurar que no se diga nada contra el comunismo, y está prohibido el liderazgo plural; sólo se permite un líder por cada congregación.

En la vecina provincia de Gia Lai, que al igual que Dak Lak está en la frontera con Camboya, las autoridades obligaron a 12,000 cristianos de 20 iglesias no registradas a combinarse en una sola instalación con capacidad para 1,600 personas, dijo Su. Sin embargo, en lugar de encarcelar a los que se resistieron, las autoridades de la provincia de Gia Lai les impusieron multas.

"La última Pascua, cada iglesia que se negó a combinar sus congregaciones en una iglesia registrada fue multada con US$ 60", dijo, una cantidad más de la mitad del ingreso promedio mensual de muchas tribus de la montaña.

Occult ritual in rural Vietnam.
Un ritual oculto en zonas rurales de Vietnam, común entre los pueblos tribales.

Junto con los 66 pastores tras las rejas, otros 42 permanecen en prisión a pesar de que cumplieron sus sentencias de 15 años que recibieron en el 2001 por practicar su fe, dijo. El director sospecha que las autoridades se niegan a liberarlos a causa de las protestas de los cristianos por la incautación de sus tierras en el momento de la detención.

Las condiciones de reclusión son duras y primitivas. El incumplimiento de todas las órdenes y reglamentos puede acarrear un castigo letal, dijo Su, que estuvo a punto de morir cuando pasó un total de siete años y dos meses en prisión entre 1975 y 1985.

"Si usted no sigue estrictamente las reglas, pueden poner veneno en su comida", dijo. "Así que come un bocado, y si siente algo o tiene ganas de vomitar, deja de comer. Unas cuantas personas han muerto".

A pesar de los riesgos, los equipos del ministerio de Su van a varias áreas a anunciar a Cristo y capacitan a líderes de la iglesia. En las tierras altas centrales hay 22 tribus que no tienen una fuerte presencia cristiana, y el ministerio se ha puesto en contacto con 10 de ellas. Durante años el ministerio seleccionó una persona abierta al evangelio de cada aldea, lo guio a Cristo y lo envió de vuelta a evangelizar a su aldea. Su detuvo el método cuando la policía comenzó a interceptar a los evangelistas que regresaban y les ordenaron que se abstuvieran de predicar a Cristo, aunque algunos de ellos continuaron haciéndolo de todos modos.

Ahora el ministerio trae a un máximo de 10 nuevos cristianos a la vez de varias aldeas a su base urbana para la capacitación varias veces al año, y luego los envía de vuelta a sus comunidades para difundir el evangelio.

"Esto impide que la policía local sepa lo que estan haciendo y dónde interceptarlos", dijo.

Los estudios bíblicos evangelísticos se dan en diferentes casas de la aldea para impedir que las autoridades locales los descubran, agregó.

En sus esfuerzos por anunciar a Cristo a las tribus no alcanzadas, el ministerio también se encarga de que los conversos de una tribu lleguen a una tribu cercana.

"Ellos se conocen entre sí como vecinos, y pueden hablar diferentes idiomas y entenderse entre sí lo suficientemente bien como para comunicarse", dijo Su.

Fundamental para el discipulado y la capacitación de evangelismo y liderazgo son 12 libros de una serie llamada Extensión de la Educación Teológica (EET), que las autoridades permiten que se impriman sólo en vietnamita. En este momento 7,850 personas están comenzando a estudiar el segundo nivel de la EET (los últimos seis libros), incluyendo 2,250 usuarios en sus idiomas tribales, Su necesita ayuda para imprimir el segundo set.

El ministerio regala los libros a la gente en las aldeas de la montaña que no pueden comprar EET, que debe ser completado para entrar en los seminarios aprobados por el gobierno. El ministerio necesita US$ 13,500 para imprimir 3,000 ejemplares de los tres primeros libros de la segunda serie. Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 740VEC ¡Gracias!

*Nombre cambiado por razones de seguridad.

Libros EET para creyentes autóctonos ($ 7 c/u).
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP