Noticias e Historias de las Misiones

Una Iglesia de Siria Ayuda a los Desplazados a Encontrar Nueva Vida

28 de julio de 2016

Syrian Refugee encampment.
En Tartus, los desplazados por la guerra en Siria viven en chabolas en barrios marginales, en departamentos abandonados o en las calles. (Foto de archivo)

A pesar de los ataques del Estado Islámico en mayo con bombas en dos de las ciudades del litoral de Siria, la región costera del país devastado por la guerra es relativamente tranquila, y un imán para las personas desplazadas - presentando un enorme desafío para un ministerio local que ya está luchando para satisfacer las necesidades abrumadoras.

El ministerio autóctono, que ha estado ayudando a los desplazados internos desde que estalló la guerra en 2011, planea fundar una nueva iglesia en la ciudad costera de Tartus, compuesta en su totalidad por recién llegados.

El director del ministerio (nombre omitido por razones de seguridad) dijo: "A veces existen barreras entre las personas ya establecidas de Tartus y las personas desplazadas, con sus enormes necesidades. Lo ideal sería que se establecieran iglesias separadas para los recién llegados, especialmente cuando su número sigue aumentando".

Un funcionario provincial le dijo a la Agencia France-Presse (AFP) que se estima que 700,000 personas de otras partes de Siria han huido a Tartus, con alrededor del 60 % provenientes de la provincia de Alepo, donde las batallas entre las fuerzas del presidente Bashar al-Hassad, las unidades de la oposición y grupos terroristas como el Estado Islámico (ISIS) están en su apogeo.

El director del ministerio dijo: "Ellos viven en chabolas improvisadas, carpas o en las calles de Tartus. La iglesia se desborda. Se necesitan nuevas iglesias para servir a los desplazados que buscan un refugio seguro".

Huyendo de un conflicto que ya ha cobrado más de 280,000 muertos y desplazado a la mitad de la población de Siria, la mayoría de los recién llegados viven fuera de los campamentos oficiales de refugiados, que son demasiado pocos y pequeños para darles cabida.

El director del ministerio dijo: "Ellos viven en chabolas improvisadas, carpas o en las calles de Tartus. Los más afortunados encuentran un departamento con muchas habitaciones, que comparten con otras familias. La iglesia existente se está desbordando, por lo que se necesitan nuevas iglesias para servir a los desplazados que buscan un refugio seguro en Tartus".

Los 15 misioneros capacitados del ministerio serán enviados a las casas humildes y las carpas de los desplazados con alimentos, atención médica y artículos básicos de supervivencia, creando un puente de amor para compartir el evangelio. A medida que las personas reciben a Cristo, se forma una iglesia. Si y cuando puedan regresar a sus lugares de origen en Siria, su crecimiento en el discipulado y ministerio les permitirá fundar nuevas iglesias, mientras que los que se queden en Tartus estarán equipados de la misma manera para reemplazar a los líderes que partieron.

Tartus, que durante mucho tiempo fue un bastión de los Alauitas, la rama chiita a la que pertenece Hassad, y Jableh, otra ciudad en la región costera, el 23 de mayo fueron blancos de bombardeos por ISIS. Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, ambas ciudades, sedes del gobierno, sufrieron siete atentados suicidas. Según informes de prensa, fue como si los terroristas sunníes trataran de hacer una declaración de que ningún lugar es seguro. Ellos pusieron bombas en estaciones de autobuses, entradas del hospital y otros lugares de civiles, matando a cerca de 80 personas en Jableh y a 50 en Tartus.

Sin embargo, cientos de miles de personas han llegado a Tartus de zonas de guerra donde los combates y las atrocidades son más comunes. Tantos desplazados han recibido a Cristo en la iglesia existente del ministerio autóctono, que la gente se hacina en el patio del templo. Aunque la creación de una nueva iglesia para las personas desplazadas aliviará el hacinamiento, algunos de los recién llegados permanecerán en la iglesia existente, y el director planea expandirla para satisfacer sus necesidades y las del creciente número de armenios, kurdos, ex yazidis, ex alauitas y ex musulmanes que ponen su fe en Cristo.

El ministerio necesita asistencia para ampliar la instalación existente y añadir un segundo servicio los domingos, aumentando la participación de 150 personas a 400 personas. Como parte de la expansión, la iglesia existente en Tartus está llegando a los niños, y quiere ofrecerles la Escuela Bíblica de Vacaciones. Ellos planean proveer mochilas, libros y prendas de vestir a los niños que carecen de esos elementos y tener cultos y la escuela dominical diseñados especialmente para ellos.

Syrian children with old woman.
La guerra ha desgarrado a las familias en Siria, dejando el cuidado de los niños a menudo a cargo de parientes mayores. (Foto de archivo)

La expansión de la iglesia en el área del patio ayudará a servir a la comunidad, proveyendo un lugar para el ministerio entre los niños durante la semana y para la atención médica, dijo el director. El alcance a los niños por 25 misioneros incluirá historias bíblicas para enseñar alfabetización, la Escuela Bíblica de Vacaciones y cultos los sábados para niños.

Los misioneros autóctonos esperan establecer al menos un grupo casero por mes.

"Estos grupos caseros serán la base de nuevas iglesias, que en última instancia se reunirán en una casa o edificio reformado adecuado para los propósitos de la iglesia y la extensión", dijo.

La iglesia ya ha llegado a los 2,000 gitanos Domari de Tartus, y se propone establecer una iglesia carpa para ellos. La mayoría de los gitanos Domari son musulmanes, pero los musulmanes corrientes de Siria no los aceptan como parte de su clan, dijo el director del ministerio. Ellos carecen de atención médica y por lo general no se les permite la entrada a los hospitales.

Como el hijo del pastor es un médico, el equipo médico de la iglesia autóctona está perfectamente posicionado para alcanzarlos.

El director del ministerio dijo: "Nuestro pastor ha desarrollado tres maneras estratégicas para compartir el evangelio con los gitanos Domari: Fundar una iglesia dentro de la comunidad gitana, ofrecer clases de alfabetización para adultos y niños y la asistencia médica. Un gitano convertido ha sido entrenado en la fundación de iglesias, y él y su esposa están listos para ser misioneros".

Como los gitanos Domari no tienen un estado y en su mayoría son analfabetos, a menudo la gente se aprovecha de ellos. Ellos firman sus nombres sólo con una "X", y muchos gitanos han sido estafados por firmar documentos sin conocer su contenido. Los estudiantes del ministerio autóctono ofrecerán clases de alfabetización, usando la Biblia como parte del plan de estudios para la lectura y la escritura.

El director del ministerio dijo que el pastor de la iglesia (no identificado por razones de seguridad), ha trabajado en Tartus durante varios años apoyado por Christian Aid Mission, y es un líder cristiano muy respetado en Siria. Él y su equipo, incluyendo su hijo médico, están profundamente comprometidos en proveer sanidad física y espiritual a una comunidad en proceso de cambio con un aumento de las necesidades.

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 400CPME ¡Gracias!

Apoye al ministerio de fundación de iglesias en Siria.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP