Noticias e Historias de las Misiones

Después del Fallido Golpe de Estado en Turquía Nadie Piensa en los Refugiados

1 de septiembre de 2016

Multitudes claman por democracia en una protesta en Estambul, Turquía.

El reciente fallido golpe de estado en Turquía ha desviado la atención de la crisis de refugiados del país, a pesar de que muchos de ellos ven a Turquía como su única opción, a pesar de un recrudecimiento de las hostilidades hacia ellos.

Tras el fallido intento de golpe de estado el 15 de julio por una facción de las Fuerzas Armadas turcas, el gobierno anunció un estado de emergencia de tres meses y se embarcó en una purga de las instituciones estatales que sacudieron a una amplia gama de sectores, desde los militares a la educación y a los medios de comunicación.

"Debido al reciente golpe y al ataque a la democracia, durante los próximos tres meses nuestro país estará bajo presión, y nadie muestra interés en la situación de los refugiados sirios", dijo el director de un ministerio basado en Turquía. "Debido a esto estamos tratando de duplicar nuestros esfuerzos para ayudar".

Mientras los países europeos cierran sus puertas a los sirios e iraquíes que huyen de la guerra y de las atrocidades de grupos extremistas islámicos como el Estado Islámico (IS), los refugiados están empezando a ver a Turquía como su única opción, a pesar de la creciente hostilidad de la sociedad y las dificultades de adaptarse a una cultura e idioma diferentes.

Él dijo: "Muchos huyeron a Europa, pero murieron a lo largo del camino. Los que estaban yendo ahora están regresando a Turquía, pero la mayoría de los turcos no quiere que los sirios se conviertan en ciudadanos turcos. Ellos gritan esto en las calles, y nos entristece. Los sirios dicen que cuando termine la guerra volverán a su tierra natal".

También señaló que los refugiados de habla árabe que han tratado de aprender turco se vuelven más amables y de confianza. Otros confían en la capacidad de sus hijos de aprender turco.

"Debido al reciente golpe y al ataque a la democracia, durante los próximos tres meses nuestro país estará bajo presión, y nadie muestra interés en la situación de los refugiados sirios", dijo el líder. "Debido a esto estamos tratando de duplicar nuestros esfuerzos para ayudar".

"Los niños están aprendiendo turco muy rápido y ayudan a sus familias", dijo el director del ministerio. "También nos ayudan a nosotros. Cuando llegamos con los camiones a las carpas gritan a todo el mundo: '¡Los ayudantes cristianos han llegado!'. Ellos ayudan a que las personas se agrupen para que podamos distribuir las cosas en forma ordenada y eficaz. No solía ser así antes".

Cuando el ministerio visita los campamentos no oficiales en el sur de Turquía dos veces al mes con medicinas, vitaminas, artículos de higiene femenina, agua potable y otras ayudas para 3,500 personas, los niños refugiados también traducen las oraciones de los misioneros a las personas en sus carpas. Después de meses de servirlos, los misioneros del ministerio están empezando a ver cambios en el vocabulario espiritual de los refugiados.

"En Turquía, los musulmanes utilizan las palabras Hazreti Isa para expresar que Jesús fue un profeta", dijo el director. "Pero ahora los refugiados están diciendo "Jesucristo", como nosotros, en lugar de profeta Jesús. ¡Gloria a Dios las semillas están comenzando a echar raíces! En cada carpa, cuando hablamos de Jesús, estamos viendo ese cambio en su vocabulario. Ellos usan la palabra Jesucristo más a menudo".

Muchos niños refugiados están traumatizados después de presenciar atrocidades cometidas contra familiares y amigos. No tienen nada y buscan maneras de pasar sus días en las carpas. El ministerio ha comenzado a comprar libros para colorear para ellos basados en la Biblia.

"También queremos comprar juguetes diseñados específicamente para ayudar a los niños a lidiar con problemas traumáticos", dijo el líder. "Estos niños nunca olvidarán las cosas buenas hechas por ellos. Servir a los niños ayuda a llevar un poco de paz y consuelo a sus padres en estos tiempos difíciles".

El ministerio está proveyendo leche de fórmula para bebés y trigo, arroz, aceite y azúcar a las mujeres que han perdido a sus maridos. Con el fin de animar a los niños a leer los libros para colorear, el líder del ministerio se comprometió a dar un trozo de chocolate a cada uno que lee.

"Cuando vamos a los campos, corren hacia nosotros y muestran los libros que han leído y los cuadernos llenos de imágenes. Eso nos trae alegría, al ver que utilizan esas cosas", dijo. "Todos ellos colorean muy bien y nos muestran lo que han hecho. Con el fin de mantener nuestra promesa, damos chocolate a los niños, luego oramos por ellos en el nombre de Jesús y los despedimos".

 .
Un niño está feliz de recibir ayuda en un campo no oficial en el sur de Turquía.

El habló de una mujer de refugiados que había perdido a su marido y regularmente llevaba a sus hijos de 14 y 7 años de edad con ella al trabajo que había encontrado en una granja. Sus patrones amenazaron con echarla a menos que ella "se convirtiera en la esposa" de uno de los supervisores, que ya estaba casado.

"Esta mujer tuvo que elegir entre perder su trabajo y perder su honor," dijo. "Ella tomó a sus hijos y volvió al campamento. Todas sus cosas habían sido tomadas por otros refugiados".

El equipo la encontró sentada bajo una manta para protegerse a sí misma y a sus hijos del sol. Ella corrió hacia el equipo de ayuda y les pidió dinero para ir a un campamento en otra ciudad para estar cerca de sus familiares.

Él dijo: "Dijimos a esta mujer: 'Te damos este dinero en forma incondicional, porque Jesús te ama incondicionalmente'. Ella comenzó a llorar, y cuando otras madres vieron la situación, también comenzaron a llorar".

El director del ministerio dijo que tampoco pudo contener sus propias lágrimas.

"La madre miró a sus hijos, les mostró la ofrenda que los patrocinadores de Christian Aid le habían dado y sonrió", dijo él: "Estoy seguro de que esta mujer nunca antes experimentó la gracia y el amor incondicional. Por favor, oren que esta semilla crezca en su corazón. Os doy las gracias por ayudarnos a traer el Reino de Dios a estas personas".

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 400REF ¡Gracias!

Ayude a satisfacer las necesidades físicas / espirituales de los refugiados del Medio Oriente.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP