Noticias e Historias de las Misiones

Las Prostitutas del Templo Aprenden a Servir al Señor Jesús

9 de septiembre de 2016

Indian women washing feet.
Mujeres que una vez sirvieron a deidades hindúes en el norte de Karnataka, India, ahora aprenden lo que significa servir a Cristo.

Una mujer empobrecida que había ofrecido sexo a los hombres como un servicio a los dioses hindúes en el estado de Karnataka, también había dedicado a su hija Tehmina* como una prostituta del templo cuando ésta sólo tenía 4 años de edad, condenándola por la tradición al mismo destino, dijo la directora de un ministerio autóctono. Pocos años después, Tehmina servía a los dioses hindúes, ofreciendo sexo.

"Su padre la llevaba de la mano a la medianoche en busca de clientes, y luego durante el día, su madre le llevaba por las calles", dijo ella. "Sus ganancias mantenían a toda la familia".

Condenada a una vida de deshonra, enfermedad y muerte prematura, Tehmina entró al cuidado del ministerio cuando su madre puso su fe en Jesucristo.

"Ella se dio cuenta de que si su hija tenía alguna esperanza, era a través de Jesucristo", dijo la directora. "Así Tehmina fue a la escuela, se quedó con nosotros durante 11 años y ya ha completado el grado 10. Después quiso volver a cuidar de su madre e ir a la universidad. Pensamos que sería un gran testimonio a su propia gente, por lo que ahora ella está en la universidad y cuida su madre".

'Cuando la madre práctica la prostitución de noche, los niños tienen que permanecer debajo de la cama y esconderse", dijo la directora. 'Si es de día los arrojan a las calles mientras la madre entretiene a los hombres".

El ministerio también la está ayudando con su educación, ofreciéndole una beca, dijo la directora, quien junto a su esposo en 1995 comenzó el ministerio entre las prostitutas del templo y sus familias. Ellos decidieron que tenían que hacer algo cuando se enteraron de que los niños permanecían en las mismas habitaciones con sus madres mientras éstas entretenían a los hombres.

"En muchas casas, cuando la madre practica la prostitución de noche, los niños tienen que permanecer escondidos debajo de la cama," dijo ella. "Si es de día los arrojan a las calles mientras la madre entretiene a los hombres. Así que el ministerio desea darles un lugar seguro donde estén protegidos y puedan estudiar y ser amados".

Esas mujeres son conocidas como devadasis, un término que implica que son esclavas de dioses. Aunque fuera de la ley en 1988, el ritual de iniciación devadasis, en el que las jóvenes son "casadas" con los dioses del templo, persiste, condenándolas a vivir en templos hindúes hasta que mueren de enfermedades de transmisión sexual o son expulsadas, convirtiéndose en prostitutas callejeras.

La capacitación vocacional es un elemento crucial del ministerio, ya que si esas mujeres extremadamente pobres carecen de habilidades para generar ingresos, volverán a la prostitución. El ministerio ha enseñado a las niñas y a las mujeres rescatadas, entre otras cosas, costura y conocimientos de informática.

El número de niños rescatados en el hogar de niños fluctúa, pero el ministerio está cubriendo las necesidades básicas de alimentos, ropa y medicinas de 40 niñas y 10 niños. El hogar comenzó a aceptar niños en el 2005, cuando los líderes se enteraron de que los hijos de las prostitutas del templo también estaban siendo sometidos a ambientes insalubres y peligrosos.

La líder del ministerio dijo que una niña de 8 años de edad, que recientemente entró en el hogar de niños, tiene un hermano de 5 años de edad al que desean ayudar.

Indian childen
Un ministerio autóctonos ofrece a los niños de prostitutas del templo una alternativa segura a los entornos insalubres y peligrosos.

"Cada vez que un cliente llega trae algo de alcohol y alimentos y deja las sobras", dijo. "Cuando entra en la habitación, deja los restos de comida, y como el niño tiene hambre, come la comida, y como ha visto a ese hombre y a su madre beber, también bebe. Luego golpea la puerta y grita: '¡Abre la puerta, déjame entrar!' Por lo que estos niños están expuestos a cosas a las que no deberían ser expuestos".

Una consecuencia natural de la obra del ministerio es el cuidado de las personas HIV-positivas. El SIDA se está propagando rápidamente en la India, y el ministerio ha comenzado a proveer alimentos a familias de 100 personas con SIDA, dijo su marido, cuyo nombre tampoco es revelado por motivos de seguridad.

"Si dejan de trabajar como prostitutas, no podrán alimentar a sus familias", dijo él. "El gobierno no les da ningún apoyo, así que no desean dejar la prostitución, incluso si están muy débiles o muy enfermas, y así difunden esta enfermedad a mucha gente. Y se están muriendo, por lo que pensamos que sería bueno darles algo, por lo menos darles un poco de comida para que tengan el estómago lleno".

Una de las iglesias del ministerio se encuentra en una zona donde casi el 80 % de los residentes son HIV positivos, dijo.

"No sólo llenamos sus estómagos, también tenemos compartimos las Buenas Nuevas con ellas", dijo el director del ministerio. "He visto a estas mujeres, que están enfermas, que saben que no podrán sobrevivir, venir a la iglesia y simplemente levantar sus mano al Señor Jesucristo, porque tienen la alegría de recibir a Jesucristo en sus vidas".

A través del proyecto de HIV del ministerio, en un pueblo han surgido cinco iglesias.

"Hemos visto a muchas personas recibir a Jesucristo justo antes de su muerte", dijo el líder.

El ministerio tiene previsto distribuir 200 saris a mujeres HIV-positivas en Navidad, y también realizar un desfile de modas para las ex prostitutas, para ayudarlas a sentirse hermosas a los ojos de Cristo, cuando antes solo se sentían utilizadas, dijo él.

"Hemos visto muchas veces a estas mujeres venir a nosotros llorando, desesperadas. Ellas no tienen nada, ninguna esperanza, y luego reciben a Jesucristo como su salvador personal y vuelven con la alegría de Cristo", dijo.

Él habló acerca de la primera hija de una prostituta del templo que se había casado.

"Ella conoció a su marido en el instituto bíblico", dijo. "También es de origen hindú. Ahora ella es la madre de tres hijas, y ella y su marido están trabajando con nuestro ministerio".

* Nombre cambiado por razones de seguridad

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 630RHT ¡Gracias!

Apoye al ministerio entre los niños necesitados de la India.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP