Noticias e Historias de las Misiones

La Guerra y la Crueldad de ISIS Traumatiza a los Refugiados Sirios

27 de octubre de 2016

Crying refugee child.
Los campamentos no oficiales de Turquía están viendo llegar a más refugiados de Alepo, Siria, perjudicados psicológicamente.

Un anciano sirio en Turquía perdió dos hijos y otros familiares en los ataques aéreos y bombardeos intensificados en Alepo, Siria. Él es uno de los miles de refugiados que necesitan terapia aguda de trauma.

El director de un ministerio en el sur de Turquía dijo que el refugiado había huido dos años atrás de Alepo con su esposa, pero su hijo y su hija no pudieron escapar y habían estado viviendo bajo el control del Estado Islámico (ISIS).

El director dijo: "El anciano dijo que hace cinco días, cuando Rusia atacó con aviones de guerra, perdió a su hijo e hija. Su nuera también resultó herida y la trajeron al hospital en Antakya (Turquía, cerca de la frontera con Siria). Ella fue sometida a cirugía, pero tres días después también murió".

Angustiado, el refugiado le preguntó al líder cristiano si su ministerio los podía ayudar.

"El viejo estaba llorando, y me preguntó dónde debía ir o qué debía hacer," dijo. "Nos dijo que sólo quedan él y su esposa, y no tienen a nadie con ellos. Han perdido a su hijo e hija y la familia de su hijo, y no pueden trabajar para proveer alimento para su supervivencia".

Desde que el mes pasado el gobierno sirio y las fuerzas rusas montaron ofensivas para recuperar áreas de la ciudad de los rebeldes, el ministerio autóctono ha visto un aumento de refugiados que llegan de Alepo. Al igual que el anciano que intenta besar la mano del director del ministerio, implorando ayuda, la mayoría de ellos necesita apoyo psicológico, que los misioneros del ministerio proveen mientras escuchan sus historias y oran con ellos.

"El viejo estaba llorando, y me preguntó dónde debía ir o qué debía hacer", dijo el director del ministerio. "No pueden trabajar para proveer alimento para su supervivencia".

El director de otro ministerio que sirve a los que han huido de la guerra en Siria e Iraq dijo que con más de 2.7 millones de refugiados en Turquía, no hay suficientes agencias de ayuda para hacer frente a las abrumadoras necesidades de las personas que sufren traumas psicológicos. La crueldad particular de ISIS añade otra dimensión al dolor de los que sufren las atrocidades de la guerra.

El director del ministerio con sede en Estambul dijo: "Apenas hay 100 ministerios para llegar a ellos. Cada familia ha perdido a alguien por la guerra, cada familia, y algunas de las historias son terribles, ni siquiera puedo decirles - algunas historias son como pesadillas, y ellos están viviendo con esa carga todos los días".

Su equipo ha estado ministrando durante tres años a una familia siria traumatizada en el sur de Turquía. El primer año la familia estuvo escondida en un edificio colapsado y no tenía ningún contacto con nadie, dijo. Cuando los misioneros trataron de ayudarlos, la familia escapó. En Siria la madre había sido violada y el padre torturado.

Ella fue la primera en llegar a Turquía, habiendo escapado de ISIS con la ayuda de combatientes kurdos. Después de un año los miembros del equipo establecieron un vínculo con la pequeña hija de la pareja sunita, que resultó ser un enlace con el resto de la familia. Se convirtieron en amigos de los miembros del equipo del ministerio, que posteriormente puso a toda la familia en terapia de trauma.

"Ahora están trabajando, cuidando de sí mismos. El padre trabaja y la madre cuida de los niños, y los niños van a la escuela gracias a nuestro ministerio", dijo. "Cinco meses atrás empezamos a compartir el evangelio con ellos, y ahora están muy abiertos, en especial la mujer. Creo que muy pronto serán cristianos".

La situación terrible de los refugiados agrava las cicatrices psicológicas de la guerra. El líder del ministerio basado en el sur de Turquía dijo que recibe llamadas telefónicas de campamentos no oficiales informando que muchas personas que llegan no tienen nada para dormir.

"Ellos tratan de armar sus propias carpas, pero no tienen materiales para cubrirlas", dijo. "Durante los meses de verano el clima es muy caluroso, así que no pueden sentarse en las carpas, y no tienen ninguna sombra para protegerse del calor".

En una reciente visita a un campamento improvisado su equipo encontró muchos bebés recién nacidos en carpas recién armadas.

Refugee family in makeshift tent.
En los campamentos de refugiados improvisados en Turquía, familias enteras están sufriendo un trauma emocional.

"La mayoría de los bebés tenían 1 mes de edad, y algunos de ellos sólo 5 días de edad", dijo. "Cada madre con la que hablamos pedía fórmula para bebés y pañales, y decían que no podían producir leche porque no podían conseguir comida adecuada para ellas. Estas son las historias desgarradoras que escuchamos de los refugiados que sufren".

Cuando los miembros del equipo del ministerio llegan, los refugiados se agolpan alrededor de ellos para pedir ayuda, y muchas veces todo lo que los misioneros les pueden decir es: "Si podemos les traeremos ayuda", dijo. El ministerio provee fórmula para bebés, pañales, cajas de comida y agua limpia únicamente cuando reciben ayuda de los patrocinadores.

"Ellos necesitan agua limpia, ya que nadie viene a limpiar los campamentos no oficiales", dijo el director. "El agua se vuelve tan sucia que por la noche no pueden dormir por el olor, por no hablar de todas las enfermedades que ocurren como resultado".

El trauma que sufren los refugiados se extiende a los misioneros que los atienden. Mientras los miembros del equipo ayudan a llevar las cargas de los refugiados, experimentan un trauma secundario que los desgasta emocionalmente, especialmente cuando enfrentan oposición al evangelizar y la falta de un templo para sus reuniones.

"Realmente tenemos grandes responsabilidades, no sólo con nuestra comunidad, sino también con los refugiados, porque muchos musulmanes reciben al Señor", dijo el director. "Vemos al diablo trabajar muy duro para impedirnos llegar a ellos, así que por favor oren que podamos vencer al mal. La vida es cada vez más difícil para nosotros, ya que carecemos de apoyo".

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 400REF ¡Gracias!

Ayude a satisfacer las necesidades físicas / espirituales de los refugiados del Medio Oriente.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP