Misioneros con Ventaja en el Campo

Noticias e Historias de las Misiones

Continua la Lucha por Sobrevivir en Alepo, Siria

5 de enero de 2017

Aleppo neighborhood.
Durante la ofensiva del gobierno para retomar Alepo, Siria, los civiles estaban en peligro de ser bombardeados, asesinados, encarcelados o "desaparecidos" como presuntos rebeldes.

Los residentes de Alepo, Siria están intentando recoger las piezas de sus vidas destrozadas en medio de los escombros de la ciudad después de que el 22 de diciembre las fuerzas sirias retomaran las últimas áreas controladas por los rebeldes.

La retoma de Alepo liberó a decenas de miles de civiles en el este de la ciudad del peligro de ser bombardeado, asesinados, encarcelados o "desaparecido" como sospechoso de rebelión, pero los residentes siguen necesitados, dijo el líder de un ministerio autóctono del país. La gente en Alepo ha estado viviendo en temperaturas frías de invierno sin hospitales y con escasa electricidad y agua.

"Se necesita de todo – cualquier cosa", dijo el líder del ministerio. "En primer lugar, la parte emocional - la gente está deprimida, asustada, se siente perdida... Cuando miras a Alepo, es como un fantasma, así que el miedo es muy grande".

Los misioneros visitan a los residentes diariamente para orar con ellos y determinar cómo pueden ayudarlos. Las necesidades van desde la calefacción en el hogar hasta el transporte - la dificultad de simplemente ir de un lugar a otro. Los recursos de cualquier tipo son difíciles de encontrar, incluyendo alimentos y agua. En algunas áreas, las tiendas que no han sido bombardeadas o cerradas están abiertas, pero debido a las interrupciones en la oferta, los precios se dispararon.

"Tenemos algunas familias con las que estamos tratando ahora mismo. Debido a su fe, las estamos moviendo de un lugar a otro", dijo el líder. "Estamos reubicando a alrededor de 23 familias".

El costo del transportar alimentos desde el extranjero es aún mayor. El ministerio autóctono puede comprar alimentos localmente en Siria y transportarlos a zonas carenciadas de Alepo, aunque a un alto costo.

"Tenemos que comprarlos muy caros y llevarlos a la gente", dijo.

El ministerio viaja regularmente al este de Alepo, donde los rebeldes que intentaban derrocar al presidente Bashar al-Assad fueron derrotados el 22 de diciembre. Durante días durante y después de la ofensiva para expulsar a los rebeldes, los misioneros debieron retirarse de la zona debido a la inestabilidad.

"El gobierno va de puerta en puerta verificando a la gente", dijo el líder del ministerio el día en que las fuerzas sirias derrotaron a los rebeldes. "En este momento, nadie sabe si los rebeldes realmente abandonaron o cambiaron su apariencia. Eso es un problema, porque pueden mezclarse y formar parte de la gente; no lo sabrías, así que la situación todavía no es estable".

La estabilidad económica también tardará mucho. Los US$ 80 a US$ 85 que el ministerio autóctono gastó una vez para comprar bolsas de comida para los residentes necesitados de Alepo ahora compran cerca de la mitad de la cantidad anterior de alimentos básicos y otros bienes de supervivencia, dijo el líder del ministerio.

"Solíamos poner arroz, aceite, fideos y otras cosas, como carnes enlatadas y azúcar", dijo. "Ahora ni siquiera ponemos el 50 % de eso, hacemos todo lo que podemos".

Ayudar a satisfacer las necesidades físicas ha permitido abrir el camino para satisfacer las necesidades espirituales. Una de las mayores solicitudes del líder del ministerio es libros cristianos para colorear, CDs y grabaciones de audio. A medida que los sirios en el país predominantemente islámico reciben a Cristo, los miembros del equipo ministerial deben reubicarlos a áreas más seguras, ya que están en peligro adicional debido a su nueva fe.

"Tenemos algunas familias con las que estamos tratando ahora mismo - debido a su fe, las estamos moviendo de un lugar a otro", dijo el líder. "Estamos reubicando a alrededor de 23 familias".

 .
Desde que estalló la guerra en 2011, los programas infantiles en Alepo han llevado a un gran aumento en la gente que recibe a Cristo.

Las necesidades personales de 37 líderes de equipo que sirven en el área también pesan mucho en el corazón del director del ministerio autóctono. Muchos viven y dan sacrificialmente.

"Durante varios meses no les hemos pagado todos sus salarios porque no teníamos los fondos", dijo. "Incluso cuando lo hacemos, ellos comparten su propio dinero con otros".

Con salarios entre US$ 800 y US$ 1,400 al mes, dependiendo de si son solteros o tienen familias, todos los jefes de equipo deben tener otros trabajos para llegar a fin de mes. Cuando el jefe de un equipo recibe su salario y ve a alguien necesitado, lo comparte y se queda sin dinero a mitad del mes, dijo el director.

"Esta es una necesidad que la mayoría de los líderes enfrentan", dijo. "Ellos están tan involucrados que comparten sus propios recursos".

Instó a orar por la salud emocional de los líderes y sus equipos.

"Toda esas necesidades todo el tiempo deprime a los líderes, pero lo que los hace avanzar es cuando ven a la gente venir al Señor. Pero al mismo tiempo, no es fácil ver a todos los bebés y niños y personas sin hogar ni nada.

Gracias a las actividades de extensión, como programas para niños y grupos pequeños que han surgido entre sus padres y otros adultos, la respuesta al evangelio en Alepo en los últimos seis años ha aumentado dramáticamente, dijo.

"Antes, solíamos contar el número de grupos pequeños con nuestros dedos", dijo. "Ahora tenemos muchos más grupos en marcha. Debido a los frutos, al número de personas que vienen a Cristo, usted ve el crecimiento".

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 414JCA ¡Gracias!

Ayude a satisfacer las necesidades físicas y espirituales en Alepo.
Email this page Print this page
WEBCAMSP