Noticias e Historias de las Misiones

Edificando la Iglesia en el Sudeste Asiático

9 de febrero de 2017

People building a church in Vietnam.
Misioneros autóctonos construyen un templo en una zona remota de Vietnam.

La joven pareja de las montañas centrales de Vietnam se dirigía a un hospital infantil de Ho Chi Minh para ver si los médicos podían ayudar a caminar a su hija de 2 años. Mai había nacido con sus pies doblados, y ni siquiera se podía parar.

Un año antes habían viajado desde la provincia de Dak Lak a la ciudad de Ho Chi Minh, pero los médicos no habían podido ayudar al bebé. El otoño pasado decidieron ir primero a la oficina de un ministerio autóctono en la ciudad principal del sur de Vietnam. Un pastor entrenado por el ministerio oró por Mai.

Luego le pidió al pastor principal de la iglesia de la pareja y a otros cinco pastores Hmong que estaban asistiendo a su entrenamiento, que oraran con él.

El pastor dijo: "Al día siguiente, mientras la familia estaba en un hospital de niños esperando que los llamaran, por primera vez en su vida Mai pudo caminar alrededor de un metro con la ayuda de sus padres. Ellos estaban tan felices de que Dios hubiera comenzado a sanar a su hija, que cancelaron la cita, trajeron a Mai de vuelta a la oficina central y nos pidieron que siguiéramos orando por ella".

A la mañana siguiente Mai pudo caminar de un lado a otro de la cama, apoyándose con una mano en la pared. Sus padres les pidieron a los pastores que asistían a la sesión de entrenamiento que oraran por ella una vez más antes de comenzar el largo viaje de regreso a la provincia de Dak Lak. Dos días después informaron a su pastor que Mai estaba un 70% sana.

El director del ministerio dijo que las condiciones en los hospitales son tales que con frecuencia hay dos pacientes por cama, así como dos debajo de cada cama.

"No mucho después Mai pudo pararse, caminar y correr como una niña normal", dijo el pastor. "Aleluya, esto es un gran milagro, Dios sanó a una niña con un defecto de nacimiento en sus pies".

La noticia de la sanidad ayudaron a fortalecer y hacer crecer la iglesia en la parte sureste de la provincia. El ministerio autóctono que lo entrenó ha enviado equipos para ayudar a difundir la fe en Cristo en Vietnam, Camboya y Laos. La sanidad ha producido otro alcance espontáneo, ya que la esposa del líder del ministerio autóctono ha comenzado a compartir el evangelio con pacientes en hospitales de tratamiento del cáncer.

Ella ha encontrado que los pacientes que responden al evangelio están más abiertos a recibir oración por sanidad.

El director dijo: "En Hanoi hay cuatro hospitales de cáncer, y el ministerio tenia allí un misionero que en dos días vio a 50 personas recibir a Cristo. La gente suele estar en el hospital durante dos semanas, y los misioneros tratan de hacer el seguimiento con ellos después".

Por lo general las familias de los pacientes pasan la mayor parte del tiempo en el hospital para ayudar a cuidarlos, así que ellos también escuchan el evangelio. Las condiciones en los hospitales son tales que con frecuencia hay dos pacientes por cama, así como dos debajo de cada cama.

Él dijo: "Los pasillos están llenos de gente, todo está sucio, y las familias tienen que proveer su propia comida. En la ciudad de Ho Chi Minh hay dos hospitales de cáncer, pero ahora están construyendo uno más grande".

El director necesita patrocinadores que oren y apoyen a dos evangelistas que trabajan en hospitales de tratamiento del cáncer a razón de US$ 75 al mes cada uno, US$ 50 para salario, y US$ 25 para los costos de llamadas telefónicas y seguimiento de los pacientes que han sido dados de alta del hospital.

Los misioneros proveen unidades flash con materiales de seguimiento y la Biblia en las lenguas vietnamita y khmer a aquellos que han puesto su fe en Cristo. El director dijo que los misioneros necesitan 200 unidades flash por mes (US$ 2 c/u), así como un menor número de reproductores MP3 de ocho gigabytes (US$ 8 c/u). Eventualmente esperan proveer materiales de audio a pacientes analfabetos en los idiomas hmong, koho y ede.

"Típicamente la gente tribal de la montaña ha estado abierta al evangelio, pero el pueblo vietnamita de las tierras bajas y de las ciudades ha sido resistente", dijo. "En los hospitales, el 30 % de las personas son tribales y el 70 % vietnamitas, y el ministerio está entusiasmado porque es una forma de llegar a los grupos étnicos y los vietnamitas con el evangelio".

Sin nombre por razones de seguridad, el ministerio ha llevado el evangelio a grupos étnicos en más de 1,000 comunidades de tres países. Algunos de los grupos étnicos, como el Jarai, también están presentes en Camboya, donde el ministerio ha llevado la palabra del poder salvador de Cristo a 106 comunidades. También ha llegado a 67 comunidades de Laos.

Un área que ha sido especialmente resistente al evangelio es la ciudad de Vinh, en la costa norte central de Vietnam, en la provincia de Nghe An. El año pasado uno de los pastores del ministerio fue asesinado cuando un automóvil empujó su vehículo fuera de la ruta. Stephen Van Valkenburg, el director de Christian Aid Mission para el Asia Sudoriental, dijo que el líder del ministerio fue a consolar a la desventurada congregación.

Guardian Spirit statue in Vietnam.
Una figura animista formada como "espíritu guardián" en una tumba de la etnia Jarai en la provincia de Kon Tum, en las montañas centrales de Vietnam, en la frontera con Camboya y Laos. (Crédito de la foto: Rdavout, Wikipedia)

Él dijo: "Él pidió un reemplazo, y 30 hombres se ofrecieron como voluntarios, a pesar de que es un lugar muy difícil de ministrar. Ahora en la zona hay otras 12 iglesias".

Los parientes no cristianos de los miembros de la iglesia estaban enojados, diciendo: "Si Dios es un Dios grande, ¿por qué permitió que esto sucediera?" Una posible respuesta llegó cuando la madre del conductor que asesinó al pastor se sorprendió de que no hubiera un juicio y que la congregación perdonara a su hijo, y vino a la iglesia.

Van Valkenburg dijo: "Ella vio el amor del pueblo hacia ella y por eso creyó en Cristo. Un mes después del asesinato, el conductor, su esposa y su hija de 6 años vinieron a la iglesia, pero aún no han creído. Por favor sigan orando por esta iglesia, y oren que este conductor y su familia reciban al Señor Jesús".

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 740VHM ¡Gracias!

Apoye el ministerio en los hospitales de cáncer de Vietnam.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP