Noticias e Historias de las Misiones

En Alepo, Siria, se Abre una Gran Oportunidad

23 de febrero de 2017

Partially destroyed apartment complex in Aleppo.
En Alepo, Siria, ha comenzado el largo camino hacia la recuperación.

En medio de la destrucción en Alepo, Siria, una rara combinación de ayuda externa, misioneros autóctonos y apoyo gubernamental, ha creado una oportunidad única para el avance del evangelio.

Dos meses después de que las fuerzas gubernamentales retomaran Alepo de las fuerzas rebeldes, la ciudad ha comenzado a restaurar algunos servicios básicos en medio de los escombros. Lo que alguna vez fuera la ciudad más grande de Siria, antes de que las protestas en el 2011 se convirtieran en una guerra civil, ha comenzado su recuperación. Muchos desplazados han vuelto. El servicio de tren ha comenzado de nuevo, y las reparaciones del sistema de agua, dañado deliberadamente, están en marcha.

Sin embargo, la economía sigue en ruinas, especialmente en la parte oriental de la ciudad devastada por la guerra. Un líder de la industria le dijo a Reuters que los bombardeos o los saqueos dañaron cada una de las 65,000 fábricas de Alepo en un grado u otro. Los empleos son escasos porque la base industrial se ha derrumbado, y miles de trabajadores se dirigen a otras partes del país o al extranjero. Los precios de los bienes básicos siguen altos, ya que los suministros siguen bajos.

Alepo está luchando por recuperarse mientras la guerra continúa alrededor de él. Aunque el 22 de diciembre de 2016 las fuerzas gubernamentales retomaron la ciudad, gran parte de Alepo sigue rodeada por combatientes rebeldes. En una zona industrial se oyen bombardeos y disparos automáticos, y el acceso a la ciudad es limitado. El Estado islámico (ISIS), uno de los grupos terroristas yihadistas que lucha junto a las tropas insurgentes (y en ocasiones contra ellas), ha mantenido el control de la fuente crítica del agua de Alepo, así como los campos de gas natural que proveen derivados necesarios para la energía eléctrica de la ciudad.

"La gente se muere de hambre, las personas necesitan toda clase de ayuda, y eso abre la puerta al evangelio, con el apoyo del gobierno", dijo el director del ministerio.

Aunque Alepo occidental está en gran parte intacto, muchas personas en otras partes de la ciudad siguen dependiendo de generadores de energía y agua entregada por camiones. Por la noche la ciudad sigue estando en su mayoría oscura, a excepción de motas de luz de las lámparas de parafina en miles de hogares.

En esta pesadilla urbana, una organización extranjera está dispuesta a enviar grandes contenedores de ayuda. Sin embargo, sin los voluntarios cristianos en el terreno y el apoyo del gobierno sirio, las más de 1 millón de bolsas de alimentos de la organización nunca llegarían a los supervivientes de Alepo. Un ministerio autóctono proveerá los trabajadores y el apoyo gubernamental.

El ministerio, con sede en un país no declarado del Medio Oriente, tiene vínculos con cristianos en Siria que distribuirán los bienes, y su director dijo que una serie de eventos providenciales condujeron a que los oficiales militares prometieran aprobación y protección. Aunque los detalles de los vínculos con los funcionarios del gobierno no pueden ser revelados, el director dijo: "Es una oportunidad tremenda, y es un milagro cómo Dios hizo que esto sucediera".

"La gente se muere de hambre, las personas necesitan toda clase de ayuda, y la puerta se abre para el evangelio, con apoyo del gobierno", dijo el director del ministerio.

Parte del milagro, dijo, es que el gobierno - dirigido por Alawite, el hombre fuerte de Bashar al-Assad - ha permitido que se distribuya literatura cristiana junto con la ayuda.

"El funcionario dijo que podíamos hacer lo que quisiéramos, y yo fui muy claro con él", dijo el director. "Le dije: 'Los refugiados no sólo necesitan comida, mantas y estar calientes, también deben encontrar esperanza. Para darles esperanza les estamos entregando la Palabra de Dios'. Y él dijo: 'Sí, no hay problema', y le dije que le daría una copia para revisarla, para que viera que no era propaganda. Le dije que era nada más la Palabra de Dios".

El funcionario aceptó la inclusión de la literatura cristiana en cada contenedor, 270,000 ejemplares de un libro en árabe sobre Jesús, usando versos bíblicos ordenados cronológicamente.

Partially destroyed apartment complex in Aleppo.
Dos meses después de que las fuerzas gubernamentales retomaran la ciudad, muchos residentes tienen dificultades para encontrar comida y agua.

"El libro está tomado de Mateo, Marcos, Lucas, Juan y parte de Hechos", dijo el director. "Es más fácil dar esto, así que la gente no puede decir, 'Oh están distribuyendo la Biblia'. Es la vida de Jesús, pero también es el evangelio".

Del mismo modo, cada contenedor será llenado con 270,000 bolsas de alimentos que alimentan a dos personas cada una. El ministerio autóctono planea descargar un contenedor cada dos meses, un total de cuatro durante ocho meses, así como mantas, botellas de agua y otros artículos.

Alrededor de una cuarta parte de los contenedores serán distribuidos a personas desplazadas en la ciudad costera siria de Tartus, y tres miembros del ministerio autóctono también ayudarán en la distribución de la ayuda en su nativo Alepo. El ministerio en Tartus vio tanta gente desplazada de Alepo y otras partes de Siria recibir a Cristo que formaron 23 grupos caseros.

Entre los 23 grupos, cuatro familias han regresaron a Alepo. Esas cuatro familias serán los principales misioneros que distribuirán los productos de los contenedores en Alepo, dijo el director.

"Así que tenemos cuatro personas allí, así como tres que van de Tartus a Alepo", dijo el director. "Con esta oportunidad, no se trata sólo de enviar mantas, sino de cómo vamos a hacerlo, ¿estaremos haciendo trabajo de ayuda, o predicando el evangelio? Queremos predicar el evangelio".

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 414JCA ¡Gracias!

Ayude a satisfacer las necesidades físicas y espirituales en Alepo.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP