Noticias e Historias de las Misiones

Persecución, el Pequeño Secreto Sucio de Vietnam

29 de junio de 2017

Vietnamese missionaries on motorcycles.
Los misioneros autóctonos pueden llegar a iglesias solo accesibles en motocicleta.

En las aldeas rurales de las tierras altas centrales de Vietnam, lo que usted no hace es lo que le causa problemas.

No es un problema emborracharse, tener más de una esposa o adorar espíritus ancestrales, pero el rechazo a participar en esas actividades llamará la atención de las autoridades locales, y le procesarán por violar un valor central de la cultura local: La unidad.

Su*, el director de un ministerio autóctono de Vietnam, dijo: "Tener dos esposas, beber, adorar a los antepasados es normal, el 99 % de la gente hace eso. Si no lo hace, no pertenece al pueblo, y eso es un crimen que afecta específicamente a los cristianos".

Los jefes de aldeas pertenecientes al Partido Comunista de Vietnam pueden acusar a los cristianos que desafían a las comunidades budistas y / o grupos étnicos que se adhieren a la adoración de los antepasados, el politeísmo y los fetiches, de romper la unidad.

"Los comunistas tienen un término general que no explica cuándo el pueblo está unido y usted rompe esa unidad convirtiéndose en cristiano", dijo. "Otras personas creen en Buda y adoran a los antepasados, y usted rompe esa unidad cuando no lo hace, y es un crimen".

Las autoridades locales intentan obligar a esos cristianos a firmar documentos comprometiéndose a aceptar las costumbres locales. No queriendo admitir ninguna mala conducta, los pastores de la aldea generalmente se niegan. Los funcionarios los golpean hasta que firman, y esa es una razón por la cual cientos de pastores y otros líderes de la iglesia de las Tierras Altas Centrales empacaron sus familias y huyeron a Tailandia el año pasado, dijo Su.

Él dijo: "Personalmente conozco a unas 400 personas Hmong que han escapado a Tailandia. Entre otros grupos étnicos, también hay alrededor de 400 a 500".

"Un pastor fue condenado a 11 años, pero extendieron la sentencia a 20", dijo el director. "Eso sucede si usted no se levanta a tiempo o no cumple su tarea".

Su dijo: Un año atrás las autoridades arrestaron al hermano de un pastor y lo mataron, pero los funcionarios dijeron que fue un suicidio. El hermano tenía miedo de ser el siguiente. Tres meses después de que su hermano murió, él escapó de Vietnam".

Los líderes de iglesias registradas y no registradas huyen, no dispuestos a someterse a los requisitos del gobierno de que sus congregaciones se combinen en iglesias más grandes para que ellos supervisen mejor sus acciones. Algunos huyen con sus familias; otros consideran más seguro dejarlas atrás.

Los líderes de Iglesias que permanecen enfrentan la prisión. Su dijo que 42 líderes de iglesias han estado languideciendo en prisión durante más de 10 años. Recientemente, otros quince líderes de iglesias no registradas de la provincia de Gia Lai, así como siete de la provincia de Dak Lak, fueron sentenciados a prisión por practicar su fe, dijo.

Las condiciones penitenciarias son duras; los reclusos sólo reciben un plato de arroz al mediodía y otro al anochecer.

Su dijo: "Para que los presos tengan suficiente nutrición, los miembros de la familia deben proveer alimentos adicionales, como verduras, para vitaminas. La prisión les permite 5 a 10 kilogramos de alimentos por mes, dependiendo de la ubicación. A veces la prisión está demasiado lejos y reciben a los visitantes sólo unas pocas veces al año debido a la distancia".

A los pastores en juicio rara vez permiten un abogado defensor, y la duración de sus penas de prisión es prácticamente irrelevante, ya que los funcionarios del campo de trabajo pueden extender indefinidamente las sentencias por las violaciones más insignificantes.

"Un pastor que conocemos fue sentenciado por 11 años, pero ya le han extendido la sentencia a 20", dijo Su. "Fue condenado en 2006, y todavía está en la cárcel. Eso sucede si usted no se levanta a tiempo o no cumple su tarea".

Security officers in doorway monitor Hmong worship service.
Oficiales de seguridad en la puerta vigilan un culto Hmong.

El profundo conocimiento de las iglesias en todo el país le permite al ministerio brindar ayuda a los familiares que tratan de mantener vivos a los pastores encarcelados.

"Pero algunos de ellos no tienen ningún apoyo en absoluto desde el exterior", dijo Su. "La familia de un pastor no tiene permiso para visitarlo, ahora está en una celda privada, así que sólo tiene arroz, tiene hambre y esta desnutrido, come insectos, ratones, ranas, todo lo que encuentra. Después de uno o dos meses, cuando a usted lo sacan de la celda, ni siquiera puede caminar, se arrastra, no puede sostenerse en pie.

A medida que la iglesia crece, la persecución crece. Los evangelistas autóctonos del ministerio han visto que las congregaciones se multiplican, pero Su dijo que 21 de los 54 grupos étnicos de Vietnam en su mayoría no han sido alcanzados. Unos pocos evangelistas han sido enviados a algunos de ellos en los últimos dos años, pero todavía están esperando para ver alguna transformación.

Su objetivo es establecer iglesias entre al menos 10 de esos 21 grupos étnicos en los próximos cinco años, y llegar al resto de las tribus cinco años después de eso. Él dijo: "Es imposible conseguir que misioneros extranjeros vayan allí, solo gente local puede ir. Para alcanzar a esos grupos étnicos, usted también debe ser étnico, o usted habla su lengua o ellos hablan la suya".

El ministerio capacita a misioneros autóctonos, cercanos a la cultura de esos grupos, para que vayan a ellos en parejas. Inicialmente se quedan en el hogar de una familia cuyos hijos pueden ir a la escuela junto a los suyos.

"Gente de diferentes grupos étnicos se conocen desde que fueron a la escuela secundaria; son grupos cercanos culturalmente, pero tienen diferentes idiomas y adoran cosas diferentes", dijo.

Luego de que los misioneros pasan tiempo con las familias y construyen suficiente confianza para compartir a Cristo, surgen iglesias familia por familia a pesar de que las autoridades locales prohíben las iglesias caseras.

"El pueblo étnico es diferente, cuando ellos creen algo, eso es todo, no van a cambiar", dijo. "Cuando creen en Dios, mil de ellos creen, es una explosión, un movimiento".

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 740VEC ¡Gracias!

*Nombres cambiados por razones de seguridad.

Apoye a los misioneros en Vietnam.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP
740VEC-WMN