Noticias e Historias de las Misiones

En Siria se Abre una Ventana de Oportunidad de Oro

2 de noviembre de 2017

Doctor talking to Syrian woman.
Los sirios desplazados por la guerra traen dolor físico y emocional a las clínicas médicas de un ministerio autóctono.

Cuando un soldado musulmán finalmente se encontró con su esposa y sus tres hijos en un campamento para personas desplazadas por la guerra civil en Siria, ellos descubrieron que había literalmente menos de él para abrazar.

No era sólo que Sayid* tuviera menos masa muscular en sus brazos lesionados y menos piel en su costado, gracias a un Dispositivo Explosivo Improvisado que los militantes del Estado Islámico (ISIS) habían detonado a unos metros de él. Ni que el estallido pareciera tener efectos permanentes en sus pulmones e hígado.

Se dieron cuenta de que estaba de mal humor y tenía dificultad para concentrarse. A veces parecía confundido. Tomar decisiones era difícil y sufría frecuentes dolores de cabeza. Sayid no podía recordar cosas de su vida compartida como normalmente lo haría. No era completamente el Sayid de antes, y no estaba seguro de si alguna vez lo sería.

Para reducir la inflamación del cerebro, obtener injertos de piel y reparar órganos internos, debió someterse a 12 operaciones.

Los médicos estaban demasiado ocupados como para determinar si sus problemas cognitivos eran una complicación de la conmoción cerebral (puramente física) o del Trastorno de Estrés Postraumático (emocional), lo que retrasó las opciones de tratamiento. Sayid se resintió por esto y por la brusquedad de los médicos y otros miembros del personal del hospital; parecían considerarlo como alguien que se había causado sus propias heridas o, al menos, como una interrupción en sus ocupados horarios.

Esto no ayudó en su recuperación.

"Cuando vienen a la iglesia y nos piden que oremos por sus necesidades, puedo ver que Dios está trabajando en sus vidas", dijo el líder del ministerio. "Las personas que piden oraciones son musulmanes sunitas, y también musulmanes extremistas".

Sayid supo de una clínica médica de tres días en el campamento para personas desplazadas y decidió ver si allí había algo que pudieran hacer por él. Dirigida por un ministerio cristiano autóctono con sede en una ciudad no divulgada de Siria, la clínica le ofreció algo que el sistema de salud no tenía: Un oído atento. Todos los miembros del equipo médico escucharon parte de su historia, desde la vida antes de que estallara la guerra civil, las atrocidades que había presenciado, hasta la explosión que lo dejó cojeando física y emocionalmente.

No podía recordar cada detalle, pero los miembros de la familia comentaron que estaba recordando más que en cualquier otro momento desde la explosión. También notaron que había estado escuchando a los misioneros médicos hablar sobre Cristo como el Hijo de Dios.

"Estoy muy feliz con su Jesús", les dijo Sayid. "Lo que están haciendo es Jesús a través de ellos".

Sayid estaba aprendiendo sobre el amor de Cristo, que vio expresado a través de los misioneros médicos. Lo alegró contarle al director del ministerio lo que había encontrado allí.

"Él compartió sobre sentir el amor y la presencia de Jesús aquí, y dijo: 'Es la primera vez que me siento como un ser humano con médicos'", dijo el director. "Dijo que deseaba que todos los médicos del país pudieran venir y aprender sobre Jesús para que trataran bien a la gente".

Sin embargo, antes de tomar una decisión formal de seguir a Cristo, Sayid está aprendiendo acerca de Él y, lo que es más importante, está experimentando a Dios directamente. Después de haber probado al Señor, la bondad de la Palabra y los poderes de la era venidera, está bien encaminado hacia la vida eterna, dijo el director.

La clínica le dio medicinas como parte de su seguimiento, y lo dejaron con algo mucho más grande.

"Al final dijo: 'No necesito ningún medicamento ni ningún tratamiento, porque estoy lleno de alegría y satisfecho', a pesar de que sí necesitaba medicamentos", dijo el director.

Oportunidad de Oro

 .
En las congregaciones que se han formado entre las personas desplazadas hay literatura cristiana para niños.

Este año el ministerio demostró el amor de Cristo de otras maneras, incluyendo la distribución de alimentos, agua y mantas (y literatura cristiana) a personas desplazadas por la guerra. A través de una asociación con otra organización, la ayuda llegó en un contenedor con 270,000 bolsas de alimentos (cada bolsa alimentaba a dos personas).

A causa de estas distribuciones, más de 500 personas pusieron su fe en Cristo, formando docenas de iglesias caseras, dijo el director.

"Probablemente hay más de quinientas, podría haber miles, pero personalmente he visto a cientos de personas", dijo.

Muchos más, como Sayid, están experimentando a Cristo en la oración y la asistencia a la iglesia sin aún tomar un compromiso decisivo, dijo.

El director dijo: "Cuando vienen a la iglesia y nos piden que oremos por una u otra necesidad, puedo ver que Dios está trabajando en sus vidas. Las personas que piden oraciones son musulmanes sunitas, y también musulmanes extremistas. Es más que preparar el suelo, ya estamos sembrando las semillas".

Con un raro permiso oficial, el ministerio tiene una oportunidad sin precedentes de distribuir ayuda en más áreas del país, ya que los militantes de ISIS han sido expulsados de las ciudades de las que se habían apoderado. Sin embargo, la guerra civil en Siria involucra un conjunto complejo de facciones, y la oportunidad de proveer ayuda y literatura evangélica puede no durar mucho, dijo el director.

"Tenemos que aprovechar esta oportunidad ahora, porque las cosas podrían cambiar: ISIS no se ha ido por completo", dijo. "Es más que una oportunidad de oro para avanzar más profundamente, tenemos acceso a todas partes, en cualquier lugar".

Los libros en idioma árabe, "La vida de Jesús" distribuidos con artículos de socorro cuestan US$ 110 por cada 100 enviados. Se donaron artículos de socorro, pero el director apeló a los patrocinadores de Christian Aid Mission para que brinden asistencia para comprar literatura cristiana para llevar la vida eterna a las personas desplazadas que sufren en Siria.

*Nombre cambiado por razones de seguridad.

Imprimir el libro 'La Vida de Jesús' para distribuir con la ayuda.
Email this page Print this page
SC: 65:149
400AWF-LIT