Noticias e Historias de las Misiones

Derrotando a la Enfermedad y la Oscuridad Espiritual en México

7 de diciembre de 2017

 .
Los líderes y evangelistas de las iglesias autóctonas en México reciben oración antes de ser enviados a sus respectivas misiones.

Además de padecer tuberculosis, diabetes y enfermedades del corazón, un aldeano de 54 años en el estado de Oaxaca, México, debía soportar la música de la iglesia de al lado.

Sabino, un Triqui étnico como todos los demás en la pequeña aldea (sin nombre por razones de seguridad) ubicada en montañas de gran altitud en el oeste de Oaxaca, hizo sacrificios y ofrendas a los dioses de sus antepasados, sobre todo al dios del rayo encargado de traer lluvias para las cosechas. Obedientemente se unió a los aldeanos en el sacrificio anual de la sangre de un pollo negro al dios del rayo.

Confió su pulmón, corazón y otras dolencias al brujo local, y cuando sus esfuerzos no ayudaron, Sabino visitó a otros chamanes de la región. Probaron cosas como llevarlo a lugares donde podría asustarse, ayudándolo a vencer el miedo con bebidas embriagantes y sacrificios de sangre de animales, además de quemar incienso. Le dijeron que comiera ciertas plantas y animales y realizara varios ritos.

Sin éxito, y temiendo que Sabino hubiera sido víctima del "mal de ojo", un hechizo malévolo o una maldición que alguien le hubiera infligido, los brujos le obligaron a pagar dinero para que intercedieran por él ante los dioses.

Cuando ninguna de estas técnicas funcionó, Sabino fue a los médicos.

Celso*, el director de un ministerio autóctono de México dijo: "Los médicos trataron sus enfermedades lo más que pudieron, pero finalmente se rindieron. Ellos le dijeron que tenía una enfermedad terminal y que se preparara para morir. Había perdido mucho peso y parecía un cadáver andante".

"Los médicos le dijeron que tenía una enfermedad terminal y que se preparara para morir", dijo el director del ministerio. "Había perdido mucho peso y parecía un cadáver andante".

Su esposa y sus hijos adultos observaban mientras se acercaba a la muerte.

"A Sabino y su esposa siempre les molestaba escuchar a la iglesia alabando a Dios, incluso la predicación de la palabra de Dios, pero después de buscar la curación por todos los medios humanos a su alcance, finalmente un día Sabino decidió asistir al servicio de adoración como último recurso", dijo Celso.

Lo que sonaba como ruido desde el exterior parecía más como calor en el interior. Sabino comenzó a sentir el compañerismo unificado alrededor del único Dios verdadero. él había visitado la iglesia unas cuantas veces. Esta vez Celso y su esposa estaban visitando y orando por los enfermos con los dos misioneros autóctonos de su ministerio.

"Ellos oraron por mí", dijo Sabino, "y desde ese momento sentí un cambio dentro de mí. Sentí que algo sucedía dentro, y desde entonces comencé a recuperarme. Tomé la decisión de seguir a Cristo y le di mi corazón, y Dios respondió".

Eso fue hace aproximadamente un año, y Celso dice que el cambio en Sabino ha sido increíble.

"Ahora está completamente sano, y es un testimonio a la gente de la comunidad, porque su apariencia física también ha cambiado radicalmente", dijo. "Se ha fortalecido mucho. Ha dejado el área para trabajar en otro lado, y actualmente asiste una iglesia allí y se está discipulando para involucrarse con la iglesia aquí cuando regrese".

El ministerio trabaja exclusivamente para traer a Cristo a grupos étnicos no alcanzados, y también difunde su pasión organizando conferencias para promover la visión misionera entre iglesias en lugares tan remotos como Celaya, en el estado de Guanajuato, Ciudad de México y San Luis Potosí en el estado del mismo nombre.

Al mismo tiempo alienta y aconseja regularmente a los misioneros autóctonos.

Celso dijo: "Durante los últimos cuatro años nuestro ministerio ha estado organizando y promoviendo reuniones bimestrales con pastores, misioneros y líderes locales de aldeas tribales. Nuestra intención es alentar y construir las vidas de los líderes tribales".

Recientemente un promedio de 20 pastores tribales de los grupos étnicos Mixteco y Triqui asistieron a dichas reuniones.

En su programa de "capacitación y multiplicación", el ministerio satisface la necesidad de los líderes cristianos autóctonos de recibir instrucción teológica sin tener que abandonar sus comunidades. La capacitación cubre temas tales como misionología, antropología y carácter cristiano.

"Los creyentes son entrenados y discipulados para que cada uno tome su posición dentro del cuerpo de Cristo de acuerdo con los dones que el Señor le ha dado", dijo Celso. "El propósito es que cada iglesia genere un movimiento de fundación de iglesias con liderazgo autóctono, autogobierno y autosuficiencia".

 .
Un misionero autóctono imparte capacitación bíblica como parte de un programa de discipulado en México.

A través de este programa son discipulados los misioneros de unas 30 comunidades tribales. El ministerio también capacita a misioneros autóctonos para el trabajo evangélico, principalmente en Oaxaca y otros en los estados de Jalisco, Nayarit y Guerrero. Algunos de los misioneros ayudan al líder del ministerio a capacitar a entre 10 y 12 personas durante seis meses.

Esos 10 o 12 aprendices luego sirven como aprendices de un pastor autóctono durante varios meses. De estos, Dios llama a algunos a fundar una iglesia en una comunidad determinada. Tal fue el caso de los dos misioneros que fundaron la iglesia al lado de la casa de Sabino.

Sabino regularmente da testimonio de lo que Dios hizo en su vida.

Celso dijo: "El Señor no solo actuó en su enfermedad, sino que cambió radicalmente la vida de Sabino para la gloria de Dios. Sabino ahora sirve al Señor con un corazón agradecido tanto en la iglesia como en su aldea".

Por favor, considere hoy una ofrenda para ayudar a difundir la luz en los rincones oscuros de México.

*Nombre cambiado por razones de seguridad

Apoye a los misioneros autóctonos en México
Email this page Print this page
SC: 65:190
150EOM-WMN