Foto de la Semana

Native Korean standing across barb-wired river crossing.

Cruzando Hacia lo Desconocido

Durante el invierno, cuando las temperaturas caen muy por debajo de los 0 grados F y el río Tumen está más bajo, muchos norcoreanos cruzan a China como una opción mejor que morir de hambre bajo un régimen opresivo. Dos mujeres jóvenes de Corea del Norte que se atrevieron un escapar en el año 2000 se encontraron con traficantes que las vendieron como esclavas. Ambas tuvieron niños con sus dueños antes de que funcionarios chinos las arrestaran y las repatriaran a Corea del Norte, donde pasaron 18 meses en prisión. Ellas escaparon y regresaron a China para vivir con sus hijas. Esta vez encontraron un ministerio cristiano en lugar de traficantes. Este ministerio entre refugiados las quiere ayudar a realizar su sueño de abrir una tienda pasteles de arroz tradicionales de Corea para mantenerse y mantener a sus hijas. El ministerio necesita US$1,700 dólares para prestar a las mujeres: US$ 880 para una arrocera, y US$ 800 para los gastos de apertura de la tienda.

Provea un préstamo para los negocios de las víctimas de la trata de personas.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP