Foto de la Semana

Moroccan woman and child.

Disolviendo las Barreras del Evangelio

Llegar a los musulmanes del norte de Marruecos, como esta madre y su niño, es una cuestión de establecer relaciones e identificar las necesidades, y los españoles tienen la ventaja de ser esencialmente misioneros autóctonos para desempeñar esa labor. Debido a que partes del norte de Marruecos formaron un protectorado español entre 1912 y 1956, los marroquíes y los españoles comparten un vínculo común que todavía se refleja en la mayoría de los marroquíes del norte, que hablan un español fluido. "Para los estadounidenses es muy difícil compartir el evangelio allí, pero para los españoles es muy fácil, porque cuando voy a Marruecos suelen decir: 'Hola, hermano', porque nuestra cultura es muy similar", dijo el director de un ministerio basado en el sur de España. "Y ellos dicen: '¿Qué crees, qué estás haciendo aquí?', y comenzamos a hablar del amor de Dios". El director del ministerio viaja a través del Estrecho de Gibraltar a Marruecos una vez al mes, pero siente que es imprescindible ir una vez por semana. Cada viaje a través de las casi 9e millas del estrecho en ferry cuesta US$ 200. "El ferry, la comida y el gas son caros", dijo.

Provea transporte para los viajes evangelísticos en Marruecos.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP