Foto de la Semana

Refugee woman and child.

Anhelando el Hogar

Aunque los refugiados encuentran albergue en edificios decrépitos en Turquía, cuando llega el frio invierno no tienen mucho más. Las familias desplazadas, devastadas por la guerra de Siria, donde el Estado Islámico (ISIS) ha torturado y matado a musulmanes y a otros que no juran lealtad a su califato, dependen de los misioneros para que les provean mantas, alimentos y medicinas, ya que los empleos que algunos refugiados habían encontrado en los campos de cultivo se terminaron con la llegada del invierno. En los campamentos de refugiados cerca de la ciudad de Adana, "han comenzado las lluvias y el clima se está poniendo muy frío", informó el director de un ministerio autóctono que provee alimentos, calentadores y otros artículos. Más de 200 carpas no tienen calentadores, mantas, combustible o cajas de alimentos, y también hay una escasez crítica de fórmula para bebés y pañales. Él dijo: "He recibido muchas llamadas telefónicas de refugiados que piden provisiones, ya que no pueden valerse por sí mismos. Mientras tanto estamos predicando el evangelio y tenemos buenas noticias. Tres refugiados han recibido a Jesús. Son dos hermanos y una hermana. Por favor oren que podamos ayudar a otros refugiados a recibir a Jesús".

Ministerio y Asistencia a los Refugiados del Medio Oriente.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP