Blog

25 de noviembre de 2014

¿Podemos Encontrar un Común Denominador Sobre Jesucristo?

Por Brittany Tedesco

¿Ha notado la actitud de cultura moderna hacia Jesús?

He observado que en general es positiva. He oído afirmar que él fue un profeta, un maestro, un defensor de los desvalidos. Muchos creen que fue un buen ejemplo a seguir, y fue manso y humilde.

Algunos creen que su mansedumbre y humildad significaba Él era tolerante y aceptaba todo tipo de comportamientos. Incluso van tan lejos como para afirmar que si Él hoy caminara esta tierra, sería un defensor de su causa, aunque su comportamiento estuviera lejos de lo que la Biblia considera una conducta piadosa.

Una de mis amigas de Facebook se lamentaba sobre la "obsesión de los cristianos con la sangre". Se preguntaba por qué siempre tenemos que hablar de la sangre de Jesús en vez de su vida, su ejemplo.

Muchos en Facebook están de acuerdo con ella.

Usted ve. La gente no tiene problemas con un Jesús manso, humilde y que calladamente apoya su agenda. Pero si usted empieza a hablar de la cruz que Jesús sufrió, donde su sangre fue derramada por sus pecados y los míos, comenzará a irritar a la gente.

"Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios”.1 Corintios 1:18.

La cruz es ofensiva para las personas que no creen que necesiten un salvador. Siempre ha sido así y siempre lo será.

Entonces, ¿cómo evitar esto?

Espere. ¿Qué?

No hay forma de evitarlo.

Los partidarios del Movimiento Insider (Iniciado) (ver mis dos artículos anteriores) discrepan. Ellos dicen que para llegar a la gente con el evangelio debemos encontrar un común denominador con ellos, más específicamente, un común denominador con sus creencias religiosas.

Por ejemplo, yo debería estar de acuerdo con mi amiga de Facebook en que Jesús fue un profeta y maestro, manso y humilde, pero sin mencionar el tema "repulsivo" de la sangre. De esa manera podríamos tener un común denominador. Ambas hablaríamos del mismo "Jesús", sólo que yo lo veo como Salvador mientras que ella lo ve como un tipo agradable.

Si yo fuera una misionera en el mundo musulmán, según el movimiento Insider, yo debería decir que soy una "seguidora de Isa." Isa es el nombre que el Corán utiliza para Jesús.

El Corán enseña que Isa nació de una virgen, que podía hacer milagros, que era la "Palabra de Alá" y "Mesías", y que regresará al final.

Sólo tenemos que ignorar el hecho de que el Corán enseña que cuando Isa regrese, va a destruir al cristianismo, junto con todas las demás religiones, excepto el Islam, y entonces gobernará como un seguidor de Mahoma.

No tenemos que mencionar que el Corán enseña que Isa no murió en una cruz. El Corán afirma específicamente que "los que dijeron que Él fue crucificado mintieron" (An-Nisa '4: 157). En realidad el hombre que murió en la cruz no fue Isa sino un sustituto. Isa fue llevado al cielo sin morir, y en realidad será un testimonio contra los cristianos y los judíos por creer en su muerte (An-Nisa '4: 159).

Además Isa no es el hijo de Dios, porque Dios no tiene hijos. Isa es un sólo un ser humano creado que es un "esclavo de Alá".

Isa afirma que Mahoma es el regalo de Dios para los cristianos, predice la venida de Mahoma y dice que debemos aceptarlo como mensajero de Alá y al Corán como la revelación final de Dios.

Por cierto, desde los tiempos antiguos los cristianos árabes han llamado a Jesús Yasou (la versión árabe de la palabra hebrea (Yeshua). Hoy la mayoría sigue utilizando esa palabra. No fue sino hasta hace poco, en las últimas dos décadas, que la palabra Isa se deslizó en las publicaciones árabes escritas expresamente para los musulmanes por cristianos que querían encontrar un común denominador con ellos.

O cambiamos nuestro mensaje o no llegamos a ellos. ¿Cierto?

¿O se trata de una falsa dicotomía?

¿Por qué debemos encontrar un común denominador con una religión falsa, ya sea el Islam, el hinduismo, el budismo, etc., para llegar a las personas atrapadas en esas falsas religiones con el evangelio?

¿Qué hay de malo en presentar la Verdad completa, sin disminuir o minimizar ciertos aspectos claves de la misma, solo porque contradice a un sistema diferente de creencias?

¿Solo porque algunas personas la van a rechazar? Por supuesto que lo harán. Pero al menos les hemos presentado una opción clara.

¿Isa? ¿Yasou? Ambos nombres se traducen como "Jesús," ¿Qué problema hay en usar cualquiera de ellos? Respuesta: Porque las palabras tienen connotaciones. Yasou derramó su sangre por nosotros. Isa no lo hizo.

Aquí vamos de nuevo con el tema “repulsivo” de la sangre.

Un ministerio autóctono apoyado por Christian Aid Mission, que está compartiendo a Cristo con éxito con refugiados musulmanes que han huido de ISIS, nos explicó cómo comparten el evangelio.

"Hablamos de la sangre, del sacrificio. Comenzamos con el Antiguo Testamento y explicamos por qué Abraham quiso sacrificar a su hijo, explicamos el significado de la sangre. Luego seguimos con Moisés, porqué los hebreos pusieron la sangre [en los postes], y sacrificaban ovejas. Así que vamos desde el Antiguo Testamento hasta la sangre de Jesús que nos salva”.

¿Y qué significa la sangre derramada de Jesús para los musulmanes?

El líder del ministerio nos dijo que la respuesta que está recibiendo de la mayoría de los musulmanes que escuchan y aceptan el evangelio es: "Que Dios nos amó tanto".

Ellos ya sabían acerca de Isa. Simplemente no habían oído hablar de Yasou.

¿Por qué un cristiano árabe debería identificarse con Isa, cuando podría identificarse con Yasou? ¿Por qué vamos a querer identificarnos con un tipo agradable, cuando podríamos identificarnos con el Creador todopoderoso, Señor, y Salvador, Jesucristo?

¿En aras de un común denominador? Ya tenemos un común denominador con cada persona en la tierra sin tener que fabricarlo: Todos somos pecadores y necesitamos un Salvador.


Email this page Print this page
Commentarios


SC: WEBCAMSP