Blog

21 de julio de 2015

Lea, Llore y Ore, Pero no les dé la espalda

Por Anne Easker

Yo hago una pasantía en una oficina donde mi corazón se rompe una vez a la semana. Apoyamos a misioneros autóctonos que sirven en tierras de persecución y pobreza. Trabajo con medios de comunicación social, por lo que termino leyendo un montón de noticias del mundo.

Una familia iraquí que dejó todo para huir de ISIS ahora vive indigente en un campo de refugiados.

La semana pasada transcribí una entrevista donde un hombre describe los campos de refugiados donde familias han estado viviendo en las mismas carpas durante cuatro años. No hay agua limpia. Tienen asma, enfermedades de la piel y casi nadie les ayuda. En el Medio Oriente los recursos se están agotando, y ya ha pasado tanto tiempo que la mayor parte del mundo está cansado de oír hablar de ello.

Ahora hay cosas más interesantes. Los refugiados no pueden hacer eso.

El jueves pasado leí un artículo sobre los residuos arrojados cerca de un campo de refugiados Rohingya en Nueva Delhi. . En otros lugares, los Rohingya han sido apodados el "pueblo más odiado del mundo". Algunos huyeron de Myanmar en barcos, con la esperanza de encontrar una nueva vida en países vecinos, mientras que a otros se les prohibió salir de los campamentos de desplazados donde el gobierno los coloca.

Un campamento de Rohingyas congestionado, improvisado, las "personas más odiadas del mundo".

Ahora estos refugiados Rohingya en la India están recibiendo jeringas descartadas, tubos salinos, paquetes de sangre y vendas arrojadas al único lugar que pueden llamar hogar. Los niños juegan con esos artículos y desarrollan infecciones mortales.

A menudo, cuando los estadounidenses leen titulares como éstos, hablan de lo afortunados que son, lo bendecidos. No me gusta escuchar eso. Ciertamente, somos bendecidos, pero me parece una declaración que plantea muchas preguntas.

¿Los Rohingya no son bendecidos? ¿Esos refugiados sirios no son bendecidos? Y si no, ¿por qué? ¿Por qué camino por los pasillos seguros del supermercado preguntándose qué comer cuando otros se preguntan cuándo comerán de nuevo?

Y cuando se trata de la persecución (la semana pasada supimos que una niña de la escuela Chibok secuestrada por Boko Haram eligió la muerte sobre negar a Cristo). Sus padres están agradecidos de que ella no negó su religión.

"Morir por Cristo es el momento más feliz para mí", dijo su padre.

Niñas jóvenes, desplazadas por Boko Haram, esperan en fila para recibir ropa de un ministerio autóctono en Nigeria.

Según los informes, a otras niñas Chibok les han lavado el cerebro y se las ha visto cortar las gargantas de hombres cristianos, actuando como armas en manos de sus captores.

No puedo llamar a las chicas a las que les han lavado los cerebros menos valientes que la que eligió la muerte. Parece que ya hay líneas claras. Mientras que mi corazón se rompe por las víctimas del terrorismo, no puedo imaginar ser parte de él, siempre despierta en esa pesadilla, con sangre en mis manos. ¿Qué tan enfermo puede ser el corazón de Boko Haram e ISIS, que los hombres compran niñas en bazares, o un hombre que quema a una niña con agua hirviendo por no recitar el Corán mientras abusa de ella ¿Qué tan enfermo y adormecido, encadenado y con necesidad de un salvador?

Ahora oro por el Medio Oriente. No tan a menudo como debiera, y generalmente pensando algo como "Dios, por favor, haz algo".

No es suficiente. Nunca es suficiente, y a veces me parece escandalosamente injusto ser una mujer joven en el oeste, tan extraordinariamente rico, pero haciendo tan poco.

Lo que sobre todo puedo hacer es no darles la espalda. Lo que puedo hacer es seguir leyendo esas historias y dejar que ellas me rompan, no aislarlas y olvidarme del gran dolor y dedicarme al entretenimiento fácil.

Por lo menos, puedo llorar con los que lloran.

Por favor, llore conmigo. Lea conmigo. Ore conmigo. Por favor, no les dé la espalda.

Para aprender más acerca de cómo ofrendar para los ministerios que apoyamos y que sirven en el Medio Oriente, visite nuestro sitio web www.ayudamisionera.org.


Email this page Print this page
Commentarios


SC: WEBCAMSP