Blog

17 de mayo de 2016

Donde Reina el Islam, la Justicia es Pervertida

Por Brittany Tedesco

Flag of Pakistan

Ellos eran pobres y analfabetos, y ni siquiera podían darse el lujo de tener una estera donde dormir. Así que la pareja cristiana paquistaní dormía sobre un viejo cartel que habían encontrado en su aldea. Lo que no sabían era que el cartel también contenía un verso del Corán.

No pasó mucho tiempo antes de que un vecino reportara su "acto de blasfemia." Pronto los líderes islámicos estaban anunciando el crimen de la pareja en la mezquita local, provocando la indignación de sus compañeros musulmanes.

Cientos de ellos se lanzaron sobre la pareja, golpeándolos y arrastrando al marido a través de las calles. Estaban sedientos de sangre.

Habrían matado a la pareja si la policía no hubiera intervenido, lo que fue un milagro absoluto, ya que la policía en Pakistán suele permitir o es cómplice de tales actos de violencia contra los cristianos y otros grupos minoritarios.

Pakistani women walking with water jugs on head.

Ese incidente ocurrió el año pasado. Es el tipo de cosas que se pierden en el vórtice de noticias, sólo un pequeño punto de luz en las pantallas de radar. Pestañea y te lo pierdes.

Lo leí en un artículo de noticias de La Estrella de la Mañana en camino a un evento sobre la persecución religiosa, donde el marido y la hija de Asia Bibi iban a hablar.

Es posible que haya oído hablar de Asia Bibi. Ella es famosa por una razón muy desafortunada, siendo la primera mujer cristiana de Pakistán que es condenada a muerte por blasfemia. ¿Su crimen? Beber del mismo recipiente de agua del que las mujeres musulmanas con las que estaba trabajando bebían.

Asia Bibi
Asia Bibi, una mujer cristiana acusada de blasfemia, se encuentra en espera de la muerte en Pakistán.

En el 2009, antes de ser detenida y encarcelada, una turba de musulmanes la atacó y golpeó. Ellos trataron de obligarla a convertirse al Islam, pero ella se negó. Desde entonces ha estado en prisión.

Salman Taseer, el gobernador de Punjab, simpatizaba con el caso de Asia. Fue asesinado por su propio guardaespaldas, quien fue aclamado como un héroe por miles de musulmanes por defender el honor del Islam. Shahbaz Bhatti, el Ministro Federal de Minorías, también se pronunció en favor de Asia y también fue asesinado. Bhatti, un cristiano, declaró: "Creo en Jesucristo, que ha dado Su propia vida por nosotros. Yo conozco el significado de la cruz. Vivo por mi comunidad y por las personas que sufren, y voy a morir para defender su derechos".

Mi sangre comenzó a hervir mientras revisaba varios otros falsos casos de blasfemia en Pakistán. En el 2014 una pareja cristiana que trabajaba en una fábrica de ladrillos fue acusada de descartar páginas del Corán. Una turba de musulmanes descendió sobre ellos, los asesinó y arrojó sus cuerpos al horno.

El año pasado, después de que un hombre con problemas mentales fuera acusado de prender fuego a páginas con versos del Corán, los musulmanes comenzaron a destruir las casas de los cristianos que vivían cerca. Cientos de cristianos huyeron. Ellos saben cómo va esto. En el 2013 más de 100 casas fueron quemadas después de que alguien los acusó de faltar el respeto al profeta Mahoma.

En Pakistán existen leyes reales contra la blasfemia que penalizan cosas como "actos destinados a ultrajar los sentimientos religiosos de cualquier ciudadano". Este "crimen" se castiga con hasta 10 años de prisión. Insultar a Mahoma o profanar el Corán puede resultar en condena a muerte o cadena perpetua, respectivamente.

Young girl writing

Y ahora la verdadera monstruosidad: De acuerdo con la U.S. Commission on International Religious Freedom (USCIRF), "Los acusadores no están obligados presentar ninguna prueba de que se produjo la blasfemia, la cual condujo al abuso, incluyendo falsas acusaciones".

El líder de un ministerio paquistaní me informó que sabe de 35 cristianos actualmente en prisión por cargos de blasfemia. Un mayor número de musulmanes están en la cárcel por cargos de blasfemia, porque esa ley se utiliza vengativamente en disputas personales.

Oíd, oíd, todos los amantes de la justicia: El Islam, donde reina, pervierte la justicia. Esta religión oprime a los pobres y a los analfabetos. Las minorías, como los cristianos (que constituyen menos del 2% de la población de Pakistán), se encuentran en la parte inferior de los estratos socio-económicos. Son presa fácil.

La USCIRF informó que, en promedio, 1,000 niñas (la mayoría menores de 18) se "convierten al Islam cada año, principalmente a través de matrimonios forzados o por el trabajo en servidumbre".

Ese es el lenguaje (agradable) que usan para cómo ocurren esas "conversiones". El líder del ministerio me explico la realidad. Un "matrimonio forzado" por lo general ocurre después de que un musulmán ha atacado y violado a una niña cristiana. Él luego amenaza a su familia con la vergüenza, o peor, si ella no se casa con él y se convertirse al Islam.

Este tipo de cosas puede suceder en cualquier lugar, pero a menudo ocurre dentro de las casas donde las niñas cristianas trabajan como empleadas.

Young woman wearing head covering

Según Open Doors, la violencia contra los cristianos en todo el mundo ha llegado a su punto más alto. Cada año el número casi se duplica. ¿Qué hay detrás de esta persecución? ¿La respuesta? En 35 de los 50 principales países en la Lista de Vigilancia Mundial de Open Doors, es el extremismo islámico.

Durante los últimos 10 a 15 años el extremismo islámico se ha incrementado significativamente en Pakistán.

¿Por qué está pasando esto? No hace falta mirar más allá de las escuelas públicas de Pakistán.

La USCIRF llevó a cabo un estudio sobre los libros de texto de las escuelas públicas de Pakistán, que llegan a 41 millones de niños, y concluyó: "A los estudiantes de las escuelas públicas se les enseña que las minorías religiosas, especialmente los cristianos e hindúes, son nefastas, violentas y tiránicas por naturaleza. Hay una trágica ironía en esas acusaciones, porque los cristianos e hindúes de Pakistán enfrentan una persecución diaria, son víctimas frecuentes de la delincuencia y son blancos frecuentes de violencia mortal, vigilantismo y castigo colectivo".

Igualmente inquietante es la exaltación del yihad. Uno de los libros de texto del 9o grado declara: "El Jihad en el Islam significa hacer esfuerzos por la preeminencia de la verdad por todos los medios, sacrificando las capacidades financieras, físicas y mentales por el bien de Alá. Uno no debe aún dudar en sacrificar las vidas de familiares, parientes y amigos".

Estas palabras se encuentran en un libro de texto del grado 8: "Como estudiante, si no participa prácticamente en la Jihad, al menos puede ayudar financieramente en la preparación de la Jihad".

South Asian children

¿Realmente podemos asombrarnos por los ataques violentos de que oímos hablar en Pakistán? Como el ataque en el 2014 a una escuela en Peshawar que mató a 141 personas, 132 de las cuales eran niños. . . o cuando un atacante suicida se inmoló cerca de un grupo de niños cristianos que jugaban en un parque un domingo de Pascua, matando a 74 personas.

En la Biblia aprendemos que Dios aborrece la perversión de la justicia. Sin embargo, dondequiera que se enseña el Islam, la justicia es pervertida. Entonces, ¿qué podemos hacer? ¿Cómo llevar justicia a los oprimidos?

Podemos orar por la liberación de Asia Bibi y otros encarcelados por falsos cargos de blasfemia. También podemos orar que Pakistán acabe con sus leyes sobre la blasfemia.

Podemos dar educación cristiana en Pakistán. La educación ayuda a elevar el estatus de las personas en la parte inferior de los estratos socio-económicos. Si los cristianos saben leer y escribir, pueden obtener puestos de trabajo y tener un mayor nivel de respeto que si son pobres. Del mismo modo, no son blanco fácil de los extremistas islámicos para hacer falsas acusaciones contra ellos. Christian Aid Mission está ayudando a varios ministerios del sur de Asia que están proveyendo educación cristiana tanto a niños cristianos como musulmanes.

Por último, podemos correr la voz para que otros sepan lo que está pasando en países como Pakistán, para que también ellos puedan luchar por los pobres y oprimidos, que al fin y al cabo son nuestros hermanos y hermanas.

Email this page Print this page
Commentarios


Ingles
SC: WEBCAMSP