Noticias e Historias de las Misiones

Los Misioneros Combaten la Sequía, la Inanición y la Superstición

22 de junio de 2017

Emaciated boy in Niger.
Una clínica en el suroeste de Níger era la única esperanza de supervivencia de este niño desnutrido.

Debilitada por la sequía y temiendo a los espíritus enojados, Samira * sintió que no podía hacer nada mientras su hijo de 2 años moría.

La joven madre de la nación de África Occidental, afectada por la sequía, ya había visto a dos de sus hijos morir de hambre. Ahora su hijo Adamou *, nacido en su choza de lodo en la aldea Tsaboudey, en el desierto Sahel del sudoeste de Níger, estaba gravemente desnutrido.

Adamou nunca había recibido tratamiento médico. En su distrito Kollo natal, Samira lo había llevado a los curanderos tradicionales, cuyos encantamientos rituales, recitaciones de versos coránicos y tentativas de hacer contacto con espíritus a través de plantas y perfumes no habían protegido a Adamou de los estragos de la sequía en Níger.

Más del 80 % de la población de Níger es musulmana, aunque muchos practican su religión junto con los rituales animistas de sus antepasados. En la zona de Samira, los curanderos y marabús tradicionales (hombres musulmanes santos) desalientan a la gente de buscar tratamiento en clínicas médicas. Le dieron poca esperanza de que Adamou se recuperara.

El director del ministerio dijo: "El niño está gravemente desnutrido y, como de costumbre, los padres llegaron muy tarde al centro de salud después de visitar a varios marabús".

Ella dijo: "El curandero me dijo que los espíritus no están contentos conmigo y que tengo que pagar con mis hijos".

Muchas personas rurales en Níger desconfían profundamente de las prácticas médicas modernas, y los frustrados vecinos de Samira la instaron a llevar a sus hijos a la clínica médica de un ministerio autóctono en Dantchandou, a 35 km de distancia. En la clínica, otro niño de 19 meses de edad padecía Kwashiorkor - la deficiencia de proteínas que conduce a un vientre hinchado - junto con anemia y diarrea.

Un misionero médico autóctono de la clínica dijo: "Una semana después de la admisión, la madre huyó con el niño a un marabú. Regresó dos semanas más tarde, cuando el niño ya estaba en mal estado". él ofreció consuelo con un pensamiento final: "Sólo Dios tiene el control".

Otra madre en la clínica sufría de mastitis, una infección no causada por por sequía o desnutrición, sino por una inflamación mamaria común durante la lactancia. La precaria condición de su bebé iba de mal en peor.

El médico dijo: "El niño no puede ser amamantado debido a la condición de la madre y está gravemente desnutrido y, como de costumbre, los padres llegaron muy tarde al centro de salud, después de visitar a varios marabús".

Algunas personas evitan la clínica debido a su liderazgo cristiano. Tantos animistas musulmanes que buscaron tratamiento eventualmente recibieron Cristo, que los líderes religiosos del área aconsejan contra ella. La abuela de un bebé que se negó a mamar en sus primeras tres semanas de vida dijo que la familia inicialmente se negó a llevarlo a la clínica.

"Nos aconsejaron venir aquí con el niño, pero al principio nos negamos, porque nos dijeron que una vez que usted viene aquí, usted será cristiano", dijo.

Woman holding emaciated boy in Niger.
La madre de un niño malnutrido lo trajo a una moderna clínica médica justo a tiempo.

La clínica pudo derivar al bebé que se negó a mamar a un hospital, donde recibió una transfusión de sangre que salvó su vida. El personal de la clínica de Kollo realiza el seguimiento del bebé todos los días en un hospital de Niamey, la capital.

El director del ministerio autóctono que supervisa la clínica dijo que el personal es gentil y sabio compartiendo de la razón de su esperanza.

"En nuestra experiencia, la mayoría de la gente está abierta a escuchar el evangelio", dijo. "La decisión de seguir a Cristo no puede venir inmediatamente, ya que algunos siembran, otros riegan y otros cosechan. Aquí es básicamente un ministerio uno-a-uno, con mucha paciencia, y Dios obra a través en sus corazones.

El empobrecido país, parte en el desierto del Sahara y parte en el Sahel semiárido, es el hogar de varias tribus, incluyendo Hausa (poco más de la mitad de la población) Zarma-Sonrai, Tuareg y Fula, y tiene nueve idiomas oficiales además del árabe francés, buduma, fulfulde, hausa y tamasheq, entre otros. En medio de esta complejidad, los misioneros autóctonos están en una posición privilegiada para entender y ministrar a las diversas micro culturas.

Sufriendo junto a los que sirven, los equipos autóctonos están soportando la sequía en la región del Sahel de África Occidental que amenaza a 1 millón de niños con desnutrición severa. Mientras los índices de malnutrición están alcanzando el 15 % en Níger, Chad, Burkina Faso, Malí y el norte de Senegal, en los últimos cinco años los precios de los alimentos en la región han aumentado del 20 al 25 % y en agosto podrían llegar al 30 %.

Se prevé que este año hasta 13 millones de personas sufrirán los efectos de la sequía, como Samira. Recientemente sus vecinos finalmente la convencieron de llevar a Adamou a la clínica en Dantchandou.

"En la clínica le explicamos que es sólo un problema de alimentación", dijo el director del ministerio asistido por Christian Aid Mission. "El niño está desnutrido. Por la gracia de Dios pronto estará bien. Lo derivamos a un hospital, y estamos siguiendo el caso. La madre dice: "Estoy muy feliz".

La mayoría de los padres que llegan a la clínica regresan, dijo.

"Las madres siempre están felices y aprecian mucho lo que reciben todo el tiempo de nosotros", dijo. "La mayoría de ellas ahora están agradecidas y sonríen cuando llegan al centro. Muchas vidas están cambiando. Muchas gracias por todo vuestro apoyo, especialmente por vuestras oraciones ".

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 511HIS ¡Gracias!

*Nombres cambiados por razones de seguridad

Asistencia médica para los necesitados en Níger.
Email this page Print this page
SC: WEBCAMSP
511HIS-MED